Sin comisiones

Así puedes sacar dinero en efectivo sin ir al cajero: en el súper o la gasolinera

El cashback es una metodología que, según el Banco Central Europeo, está ganando cierta notoriedad en los últimos años.

pago, dinero, efectivo, autónomos
Así puedes sacar dinero en efectivo sin ir al cajero: en el súper o la gasolinera
©[Alfexe de Getty Images] a través de Canva.com

Según los últimos datos del Banco Central Europeo, los pagos en efectivo supusieron el 82% de todos los registrados y el 66 % del volumen de las transacciones en España. Datos que dejan en evidencia que al dinero en efectivo aún le queda una larga vida, aunque si bien es cierto que su fin ya puede ser una realidad, sobre todo si tenemos en cuenta que ya hay países dentro de la Unión Europea con programas dirigidos a eliminarlo. Además, aunque hay pocos, todavía existen ciertos establecimientos en los que no se puede pagar con tarjeta o que tienen un límite para ello. 

Sea como fuere, todavía son muchos los que siempre apuestan por llevar algo de efectivo en la cartera. Pero, ¿qué ocurre si no tenemos y tampoco disponemos de un cajero de nuestra entidad cerca? En este caso, siempre se puede acudir a una gasolinera, un supermercado o hasta una cafetería y sacar dinero. Esto es posible desde hace ya tiempo gracias a un término que aún puede resultar algo desconocido a día de hoy: el cashback. 

Qué es el 'cashback'

Se trata de una metodología que se puede aplicar en dos cosas. El primero, el que estamos mencionando, consiste, según explica el Banco Santander, en que una persona que quiera sacar dinero en efectivo de su cuenta bancaria pueda hacerlo sin acudir a un cajero automático o sucursal. "Basta con que vaya al establecimiento que cuente con este servicio y lo pida al momento de pagar su compra. Este importe se sumará al precio a abonar. Así, el cliente pagará con su tarjeta bancaria y el dependiente le entregará la cantidad solicitada en efectivo junto al resto de su compra", añade la entidad. 

El ejemplo que utiliza el Santander es bastante representativo: una persona que compra una camiseta por valor de 10 euros en un local, pero que, como necesita dinero en efectivo, le dice al dependiente en el momento de la compra que quiere sacar 20 euros. Bien, pues lo que le cobrará con la tarjeta bancaria serán 30 euros. Los 10 de la camiseta y 20 que luego le dará en metálico.

Mostrar comentarios