Miércoles, 26.02.2020 - 17:45 h
La primera propiedad que se le embargó

La mansión de Ruiz-Mateos, a subasta por un millón... y se intentó vender por 4

Está en Somosaguas, mide 1.700 metros y está ubicada en una parcela de 7.000 metros. La actual propietaria de la mansión es BNP Paribas Real State.

La mansión de los Ruiz Mateos sale a subasta por un millón de euros.
La mansión de los Ruiz Mateos sale a subasta por un millón de euros. / BNP Paribas Real Estate

En la misma semana que BNP Paribas Real State, la actual propietaria de la mansión de los Ruiz-Mateos, arrancaba la subasta online de la propiedad situada en Pozuelo de Alarcón, Hacienda volvía a incluir a los hijos del empresario y propietario de Nueva Rumasa en la cuarta lista de morosos. Ambos gestos son una buena muestra de cómo ha sido el declive de la familia. 

Ubicada en Somosaguas, la mansión permanece impasible al paso del tiempo. Son 1.700 metros cuadrados de vivienda situados en una parcela de casi 7.000 y otra adyacente de 2.600, por las que ahora se puede pujar por 1.200.000 euros y 1.000.0000, respectivamente. Allí José María Ruiz-Mateos y Teresa Rivero, su mujer, criaron a sus 13 hijos. Por sus habitaciones pasaron algunos de los personajes de la élite empresarial del país.

La planta principal está distribuida en un hall, un gran salón comedor, una sala de estar, varios despachos y un aseo de cortesía. En la misma planta, una cocina con 'office', despensa y un área de servicio con amplia zona de estar. En la primera planta encontramos cuatro dormitorios tipo suite con baño y oficinas con despachos. En la planta baja, dos habitaciones independientes con sala de estar, vestidor, dormitorio con terraza y un baño en cada una.

Aún queda un sótano en el que se ubica una zona residencial independiente con cuatro dormitorios y baño, zona de servicios con bodega, cuarto de plancha, lavadoras, vajillas, trastero y una amplia zona de estar que incluye biblioteca, sala de juegos y, no se asombren, una capilla de sesenta metros cuadrados con salida al porche. Ahí, junto al garaje, se acomodó un espacio de otros 500 metros para despachos con entrada independiente.

No queda nada de aquel barullo infantil. Ni de las celebraciones familiares o de los encuentros empresariales para decidir la deriva de Nueva Rumasa, la empresa matriz del imperio familiar. El inmueble se mantiene intacto desde que un juzgado en 2014 ordenó al empresario abandonar su residencia desde los años ochenta. Fue el último de la familia en hacerlo, reacio a dejar recuerdos y vivencias. De esta residencia Joaquín Yvancos, el abogado del empresario durante 30 años, dijo que era ‘la caja central’ donde se escondía el dinero negro que después se mandaba a cuentas en Ginebra (Suiza). Pero no pudo salvarse. Fue la primera de las 45 propiedades que el juzgado embargó.

La vivienda, registrada a nombre de la sociedad Begonia S.A. administrada por Zoilo Ruiz-Mateos, ha sufrido innumerables avatares en todos estos años. El gobierno de Felipe González intentó embargarla tras la expropiación del holding Rumasa, pero el empresario logró evitarlo escriturando la casa a nombre de Teresa. Años más tarde, Hacienda la convirtió en objeto de deseo en un intento frustrado de recuperar los 84 millones de euros adeudados dentro del procedimiento del Rayo Vallecano, club de fútbol que perteneció a la familia hasta 2011 y cuya presidenta fue su mujer.

Fue la entidad bancaria BNP-Paribas Fortis, con quien estaba suscrita una hipoteca de seis millones de euros, quien finalmente se la adjudicó para ejecutar un embargo por impago. La entidad intentó primero la ejecución hipotecaria, pero en 2013 decidió sacarla a subasta pública, aunque nadie pujó por ella. La inmobiliaria de la entidad la puso a la venta en un principio por tres millones, aunque tampoco tuvo resultado. Después de los años y un letargo inmobiliario, le dio una vuelta a la operación y subió el precio a cuatro millones de euros ofreciendo la segunda parcela dentro del conjunto. Hubo quien intentó comprarla, pero al final no se cerró ninguna venta.

La nueva estrategia inmobiliaria coincidió con otro momento importante en la vida de la familia: el del juicio en la Audiencia de Palma a los seis hijos varones del empresario acusados de una presunta estafa de 50 millones de euros y de insolvencia punible, por la compraventa de establecimientos hoteleros. Quizás con esta nueva subasta se rompa, por fin, el hechizo. Ninguno parece acordarse ya de la propiedad. Los que han podido han rehecho su vida mientras la matriarca de la familia pasa su vida entre Cádiz y Aravaca. Mientras, ustedes pueden optar por la mansión hasta el próximo 12 de julio. Entonces, se cerrarán las pujas.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING