Moncloa pacta con Iglesias los Presupuestos de 2019

Sánchez 'castigará' a quien gane más de 130.000 euros y posea más de 10 millones

La 'subida a los ricos' pactada por el Gobierno y Unidos Podemos alcanzará a unos 100.000 contribuyentes del IRPF y a 3.000 de Patrimonio.

Sánchez e Iglesias firman el acuerdo para los PGE de 2019
Sánchez e Iglesias tras la firma de los PGE. / EFE

Gobierno y Podemos han conseguido finalmente delimitar lo que para ellos debe ser la nueva frontera fiscal entre lo que es una renta alta y la que no lo es, y lo que es un gran patrimonio y lo que no lo es. Según el acuerdo bilateral sobre el proyecto de Presupuestos del Estado para 2019, que ahora deberá ganarse el respaldo de las formaciones nacionalistas para salir adelante, la subida fiscal a los ricos que ansiaban ambas formaciones alcanzará a los contribuyentes que declaren rentas anuales superiores a los 130.000 euros y a los que acrediten un patrimonio personal con un valor superior a los 10 millones de euros.

La delimitación de esta frontera permite calcular también el universo de afectados. Las estadísticas oficiales de IRPF no sitúan la línea divisoria en los 130.000 euros, sino que agrupan a los contribuyentes entre los que declaran una base imponible de entre 60.000 y 150.000 euros y los que acreditan una base imponible superior a los 150.000 euros, que por otra parte era el umbral con el que el Gobierno se sentía más cómodo. Por encima de esa cifra había en España con datos de 2016 - los últimos disponibles - poco más de 90.000 contribuyentes. Dado que la línea de lo que se considera renta alta se ha bajado hasta los 130.000 euros para aproximarse a las posiciones de Podemos, el universo de afectados podría alcanzar los 100.000 contribuyentes.

La subida del IRPF no afectará, no obstante, a todos por igual. De prosperar el esquema pactado entre el Gobierno y Podemos, los que ganen entre 130.000 y 300.000 euros verán incrementada su presión fiscal en dos puntos, lo que significa que el tipo de retención del impuesto se les situaría en el 47% frente al 45% actual, sin perjuicio de lo que se determine en cada comunidad autónoma. Para los contribuyentes con una base imponible superior a los 300.000 euros, el tipo fiscal de referencia en el IRPF se iría hasta el 49%.

El acuerdo cerrado esta mañana tras 30 horas de negociaciones maratonianas elevará también la presión fiscal sobre el ahorro para aquellos que obtengan unos rendimientos anuales superiores a los 140.000 euros. La idea del Gobierno y Podemos es elevar del 23% actual al 27% el tipo fiscal que abonan estos rendimientos.

Tampoco la estadísticas oficiales del Impuesto de Patrimonio permiten realizar un cálculo exacto de los contribuyentes a los que alcanzará la subida de un punto pactada en ese impuesto para los españoles y españolas que declaran un patrimonio gravable superior a los 10 millones de euros, ya que los cortes estadísticos se realizan en los seis millones de euros y más arriba en los 30 millones, en el escalón de lo que se ha dado en denominar 'ultrarricos'. Atendiendo a esas referencias el universo de contribuyentes afectados por la subida en ese impuesto estaría en el entorno de los 3.000.

Podemos ha arrancado a última hora el compromiso del Gobierno de subir también los impuestos a los grandes patrimonios, algo a lo que el Ejecutivo se había resistido prácticamente hasta el momento final de las negociaciones y que era una de esas 'líneas moradas' que el bloque de izquierdas había establecido en la negociación. No ha conseguido sin embargo otro de sus grandes objetivos en ese marco: conseguir que el Gobierno modificara la ley de financiación autonómica para penalizar a las comunidades autónomas que como Madrid tienen bonificado el 100% del impuesto para sus contribuyentes.

Un amplio paquete fiscal

En el Impuesto sobre Sociedades, se creará un tipo mínimo del 15% sobre la base imponible para los grupos que tributan en régimen de consolidación fiscal y las empresas no integradas en grupos cuya cifra de negocios supere los 20 millones de euros. También habrá un suelo fiscal incrementado del 18% para la banca y las empresas de explotación de hidrocarburos, que ya en el impuesto actual tienen un tipo nominal del 30% en Sociedades frente al tipo general del 25%.

La otra modificación pactada en Sociedades es la limitación de la exención actual del 100% sobre los dividendos y plusvalías generados en el exterior, que si prospera el acuerdo rubricado este viernes por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tributarán al 5%, como permite la directiva matriz-filial y como ya se ha hecho en otros países. Las pymes que facturen menos de un millón de euros verán reducido su tipo nominal del 25% al 23%.

El acuerdo contempla, igualmente, la creación de un Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, que como ya avanzó la ministra de Hacienda gravará a aquellas empresas con ingresos anuales totales de, al menos, 750 millones de euros y con ingresos en España superiores a los 3 millones de euros. El nuevo tributo gravará el 3% de los servicios de publicidad en línea, servicios de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario.

Además, se ha acordado la creación de un Impuesto sobre las Transacciones Financieras, consistente en gravar con un 0,2% las operaciones de compra de acciones españolas ejecutadas por operadores del sector financiero. Solamente se someterán a tributación al 0,2% las acciones emitidas en España de empresas cotizadas cuya capitalización bursátil sea superior a 1.000 millones de euros. No se gravará la compra de acciones de pymes y empresas no cotizadas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios