Domingo, 17.11.2019 - 23:15 h
Reunión privada en La Moncloa

Sánchez busca calmar a fondos de EEUU y la UE ante las dudas de los PGE y Cataluña

El presidente transmite a representantes de firmas como Wellington, Millenium, Picket o DWS que su Gobierno ha aprobado todos los reales decretos.

Sánchez saluda a Antonio Vázquez, presidente de IAG.
Sánchez calma a fondos de inversión ante las dudas sobre los PGE y Cataluña. / Moncloa

Pedro Sánchez ha celebrado la que, según fuentes de La Moncloa, ha sido la reunión más importante del presidente del Gobierno en el terreno económico en sus primeros siete meses y medio de mandato. El jefe del Ejecutivo se encerró este martes con representantes de grandes fondos americanos y europeos con el objetivo de transmitirles tranquilidad y animarles a apostar por España, un país que, según les hizo ver, es un refugio seguro para sus inversiones en comparación con la situación que viven Reino Unido, Francia, Italia y los Estados Unidos de Trump. Todo ello a pesar de lo complicado que va a resultar aprobar los Presupuestos de 2019 y del conflicto de Cataluña.

Moncloa preparó a conciencia la cita. Fue el gabinete de Sánchez, con Iván Redondo a la cabeza, quien se encargó de todo. Y el Departamento de Asuntos Económicos de Presidencia, dirigido por Manuel de la Rocha, elaboró un prolijo informe para el presidente. La iniciativa partió de BNP Paribas, el banco que organiza el Spain Investors Day, que quería tener una cita personal con el jefe del Ejecutivo (ya habían celebrado algo similar en Francia con Macron). En colaboración con el gabinete, acordaron celebrar esta reunión en el complejo presidencial invitando a una serie de representantes de fondos y de empresas españolas. La lista de asistentes, por tanto, la decidió la entidad francesa y Moncloa se limitó a aceptarla. 

¿Quiénes se vieron con Sánchez en privado? Estuvieron los principales fondos extranjeros, directivos que manejan cantidades millonarias en inversiones. Acudieron a Moncloa representantes de Wellington Management, de TIIA Cref, de Milenium, de Moor Capital, de Picket o de Dws, un fondo propiedad de Deutsche Bank, entre otros. Fondos estadounidenses, británicos o alemanes. Entre los invitados también hubo algunos empresarios españoles: José Manuel Entrecanales (Acciona), Jordi Sevilla (Red Eléctrica), Antonio Llardén (Enagas), Marcelino Fernández Verdes (ACS), Jesús Nuño de la Rosa (El Corte Inglés), Antonio Vázquez (IAG) e Íñigo Meirás (Ferrovial).

El discurso de Sánchez: "Somos un Gobierno serio"

Sánchez quiso tener con los empresarios y directivos presentes en Moncloa una actitud conciliadora. Diferentes fuentes presentes en la sala reconstruyen para La Información cómo fue la conversación, de en torno a dos horas de duración. Así, el presidente puso en valor los avances conseguidos en sus siete meses y medio en el poder y habló insistentemente de España como un valor refugio para invertir. Destacó las fortalezas del país, la calidad institucional, la paz social, la seguridad jurídica, la cohesión... y animó a los fondos a continuar apostando por nuestro país. "Somos un Gobierno serio", resumió.

En un momento de la conversación Sánchez puso sobre la mesa que, a pesar de lo que podían leer en determinados medios de comunicación o escuchar en algunas tertulias, el Gobierno goza de buena salud. Alejó el fantasma de unas posibles elecciones anticipadas y destacó que en estos siete meses y medio en el poder ha aprobado más reales decretos (23) que el anterior Ejecutivo de Rajoy (a pesar de contar con 84 diputados). Remarcó, además, que lo ha conseguido en el 70% de las ocasiones con los votos favorables de PP y Cs. Es decir, quiso transmitir que el Gobierno no pierde las votaciones en la cámara legislativa a pesar de ser el más débil en apoyos de la democracia.

Los temas sensibles: Presupuestos y Cataluña

Todos los presentes en la cita con Sánchez consultados coinciden en señalar que los dos temas sensibles que se abordaron en la cita fueron los Presupuestos Generales del Estado y Cataluña. Fue durante el turno de preguntas (el presidente estuvo durante hora y media respondiendo a todas las dudas que tenían los empresarios e inversores) cuando se entró en materia. Querían saber cuáles son los planes del Gobierno para sacar adelante las cuentas públicas y para solucionar el conflicto con los independentistas. Y Sánchez contestó a todos sin tapujos.

El presidente detalló a los financieros las claves del proyecto de ley de Presupuestos y les dijo que es optimista: "Creo que se aprobarán", confesó. Explicó también que son unas cuentas comprometidas con un cambio de modelo económico, con Europa y, a la vez, con una reducción del déficit y la deuda pública. También ofreció algún detalle sobre la llamada 'agenda del cambio' en la que está trabajando el gabinete que dirige Redondo (y que detallará las reformas a medio plazo para nuestro país) y les insistió en una apuesta decidida por la transición ecológica, como queda demostrado en las cuentas públicas -unas declaraciones que efectuó Sánchez en presencia de representantes de tres energéticas: José Manuel Entrecanales (Acciona), Jordi Sevilla (Red Eléctrica), Antonio Llardén (Enagas)-.

Sánchez reúne en Moncloa a empresarios VIP
Reunión de Sánchez con empresarios e inversores / Moncloa

En relación a Cataluña, Sánchez pidió a los empresarios e inversores presentes intentar reducir el "ruido" y centrarse en que su Gobierno tiene un proyecto para solucionar el conflicto. Reconoció que se enfrentaba a un problema "complejo", pero realizó un sesudo análisis de la situación para intentar tranquilizar a los financieros. Les pidió estar calmados y ser optimistas si conseguía finalmente aprobar las cuentas públicas de 2019 porque tenía un proyecto político para la autonomía.

Impresiones de los presentes

Empresarios presentes en la reunión económica con Sánchez concluyen que el discurso que escucharon fue "bien recibido" en general tanto por por parte de los representantes de las grandes firmas nacionales como de los fondos extranjeros. Hubo un detalle que agradó: fue el momento en el que el presidente del Gobierno explicó que su programa económico es socialdemócrata y que su agenda para los próximos años iba a estar centrada en estas políticas. 

También fue recibida con esperanza el intercambio de opiniones que mantuvieron sobre la subida del Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros. Sánchez explicó que ahora su preocupación como Gobierno era conseguir que España continúe creciendo en competitividad en relación a otros países europeos. También fijo su prioridad en combatir la precariedad laboral, algo que los empresarios consideran que se puede mejorar.

En general, la veintena de empresarios e inversores presentes salieron de La Moncloa al mediodía con una impresión positiva. "Sabe lo que quiere, es europeísta y domina los temas", resume uno de los presentes. "Solo que nos reciba y nos escuche es muy positivo para nosotros", afirman. Fuentes del entorno de Sánchez añaden, por su parte, que el presidente se sintió muy cómodo a lo largo de todo el encuentro y que aspira a seguir manteniendo una interlocución permanente con estos fondos de inversión a quienes conoció en su visita en Nueva York y ahora ha recibido por primera vez en sus dependencias. La próxima cita económica de Sánchez será en Davos la próxima semana.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios