Jueves, 17.01.2019 - 10:37 h
Estrategia de la distensión en Cataluña

Sánchez Llibre maniobra para juntar a Sánchez y Torra en un acto en Barcelona

El presidente de la patronal catalana negocia para propiciar un encuentro en el acto de entrega de los premios Carlos Ferrer Salat, el 20 de diciembre

Fotografía Josep Sánchez Llibre y Quim Torra / Foment
Sánchez Llibre maniobra para reunir a Sánchez y Torra en un acto en Barcelona. / EFE

La fecha señalada es el jueves, 20 de diciembre, la víspera del controvertido Consejo de Ministros que el Gobierno pretende celebrar en la Casa Lotja de Mar de Barcelona. El lugar, el Sofía Hotel de Barcelona, y el motivo la XII edición del ya tradicional acto de entrega de las Medallas de Honor y los Premios Carlos Ferrer Salat, que la patronal catalana Fomento del Trabajo instauró en 2007 para distinguir a las personas y a los empresarios cuyo desempeñó resultó más destacado en el último año.

Estas coordenadas podrían marcar el primer encuentro entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el president de la Generalitat, Quim Torra, tras la escalada de tensión de los últimos días y la reaparición del fantasma del artículo 155 en el discurso público. Para ello trabaja, al menos, el nuevo presidente de Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre, que quiere sellar con una imagen de concordia su primer gran evento público como nuevo patrono de los empresarios catalanes.

Fomento del Trabajo ya ha cursado de manera formal las invitaciones al Palacio de la Moncloa y al Palau de la Generalitat  para propiciar el encuentro en un marco que desde la patronal catalana entienden como inmejorable por diversos motivos. Para empezar, por una cuestión de agenda. La entrega de los Premios Carlos Ferrer Salat se ha programado para la víspera de la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona, lo que hace más sencillo operativamente contar con la presencia en la ciudad condal del presidente del Gobierno y de algunos de sus ministros en un evento que tradicionalmente se ha celebrado en forma de cena.

Según fuentes conocedoras de las gestiones realizadas desde la patronal catalana, hasta cuatro ministros del Gobierno de Pedro Sánchez, además del propio presidente, habrían manifestado su disposición a asistir al evento organizado por Fomento del Trabajo. 

En segundo lugar, por el simbolismo del evento en sí: un homenaje a Carlos Ferrer Salat, el empresario catalán que fundó la patronal española CEOE y que se erigió en una de las figuras críticas de la Transición Democrática Española, y un reconocimiento al empresariado catalán, tal vez el ámbito que más ha sufrido las consecuencias demoledoras de la quiebra social y política generada en Cataluña en los últimos meses.

Fuentes cercanas a la entidad comentan que hasta el perfil de los premiados debería servir para propiciar el encuentro. Este año las circunstancias han hecho que Fomento del Trabajo haya decidido conceder tres Medallas de Honor en lugar de las dos habituales. De este modo, la patronal catalana reconocerá la figura empresarial de Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy (antes Gas Natural); al ya jubilado ex secretario general de la organización, Joan Pujol; y de forma excepcional concederá la Medalla de Honor de la organización a título póstumo a Montserrat Caballé.

Un espacio para el encuentro

Sánchez Llibre ha llegado a Fomento del Trabajo con la intención de recomponer las relaciones del empresariado catalán y de contribuir a la estrategia de la distensión. Los empresarios catalanes también esperan eso de su nuevo presidente. Y para un personaje acostumbrado a construir consensos a un lado y a otro - como hizo con éxito incuestionable en su etapa como parlamentario de CiU - eso pasa también por generar espacios de encuentro.

Foment busca esa foto de unidad, que sería histórica, ya que nunca antes los presidentes del Gobierno central y de la Generalitat han coincidido en esta emblemática cena anual que desde hace más de una década organizado Fomento del Trabajo.

El equipo dirigido por Sánchez-Llibre cree que es posible y por eso ha cursado las invitaciones tanto al Palacio de la Moncloa como al Palau de la Generalitat, admiten fuentes internas. Hay precedentes que invitan al optimismo. En la última edición, en diciembre de 2017, el acto reunió al presidente Rajoy y al exconseller Santi Vila, que fue cesado por el artículo 155 y pasó unas horas en prisión. En convocatorias anteriores habían asistido Artur Mas o José Montilla.

El objetivo de Fomento es conseguir un encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra. Las fuentes consultadas admiten que lograrlo dependerá más del contexto político que de su propio empeño, pero esperan al menos que tanto Moncloa como la Generalitat sepan interpretar la invitación de Sánchez Llibre y consientan al menos un encuentro entre segundos espadas. En este sentido, no descartan que sean Carmen Calvo y Pere Aragonès los que protagonicen esa instantánea que contribuiría a destensar la situación entre Madrid y Barcelona.

Fuentes de Foment reconocen ciertas dificultades para poder encuadrar su entrega de premios anual en el apretado calendario navideño catalán. Ese mismo día 20 La Caixa celebra su tradicional concierto navideño y la Fira de Barcelona también ha convocado su cena anual. Ambos han invitado a representantes del Gobierno autonómico y central aprovechando el consejo de ministros del día después, por lo que -admiten- no va a resultar nada sencillo cuadrar las agendas de los dirigentes políticos. Este acto de la patronal catalana se ha solido celebrar en noviembre, pero el reciente relevo en la organización ha provocado un retraso en la convocatoria.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios