Inicio del curso político

Sánchez promete pensiones que suban con el IPC y llevarlo en los Presupuestos

El presidente del Gobierno proclama que su política será "la de la justicia social" y apunta no solo a acabar la legislatura sino hasta el año 2030.

Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda a un simpatizante.  / Efe

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está dispuesto a situar a los mayores como uno de los grandes ejes de lo que ha bautizado como política de "justicia social". Para ello, se ha ratificado en dos grandes promesas en materia de pensiones: lo primero, garantizar que las prestaciones de los jubilados se actualicen cada año en función al Índice de Precios al Consumo, y, por lo tanto, se termine con el mecanismo aprobado por el PP desde hace años o con fórmulas mixtas dependiendo de los ciclos económicos como está negociando el propio PSOE en el seno del Pacto de Toledo.

Y lo segundo que, pase lo que pase con las negociaciones parlamentarias y los apoyos que pueda conseguir o no para que se respalden sus medidas, habrá unos Presupuestos que protegerán el poder adquisitivo de todos los pensionistas. "No solo garantizaremos que se revaloricen las pensiones con el IPC sino que tenemos que resolver el agujero del sistema" y "en los próximos Presupuestos garantizaremos el poder adquisitivo de los jubilados y jubiladas", ha asegurado, respectivamente de cada promesa. 

Así ha dado el jefe del Ejecutivo el pistoletazo de salida al curso político. Ha aprovechado para ello su intervención en un acto público organizado por el Partido Socialista en Oviedo y enmarcado en la ‘Fiesta de la Rosa’. También sirve este encuentro en Asturias para poner en marcha la campaña de la formación titulada "Razones para confiar" y con la que se pretende explicar lo que han supuesto los poco más de tres meses de Sánchez en el Palacio de la Moncloa.

Precisamente, los tres meses se pueden considerar una gota de agua temporal en función a la ambición demostrada este mediodía por Sánchez, que no solo parece que pretende agotar los dos años de mandato que le podrían quedar, sino que ha proclamado que "en esta legislatura vamos a sentar las bases de la gran transformación que necesita España hasta 2030". "Nuestro objetivo es la justicia social y nuestro horizonte 2030", ha añadido de inmediato por si hubiera alguna duda sobre sus pretensiones.

Y como aval de lo que puede hacer, ha puesto como ejemplo lo que ya ha hecho en estos tres meses en la Moncloa. Ha destacado, en este contexto, cuestiones sociales como la pelea por una política migratoria en Europa o "la recuperación de la sanidad universal". Pero también ha destacado que, en materia de empleo, "no solo se han enviado cartas a los empresarios, sino que gracias a ese compromiso hemos aflorado muchos trabajadores y falsos autónomos que estaban siendo explotados y hoy gracias a ese plan director están reconocidos".

"Somos un Gobierno", ha repetido de forma insistente para resaltar la solidez de su gabinete y luego añadir sus objetivos, como que está dispuesto a revertir también los recortes en Educación, que está comprometido con el Medio Ambiente y que implementará "una transición energética justa". En resumen, los cinco ejes de la puesta en marcha de la política de "justicia social" de Pedro Sánchez serán: la educación, el trabajo -donde "tenemos que seguir trabajando para un empleo digno" y rebajar la tasa de paro del 15% actual-; la sanidad, el medio ambiente y las pensiones, "con una Seguridad Social garantizada", que es algo que, según él, solo el PSOE ha demostrado que sabe hacer.

Finalmente, y en un ámbito estrictamente político, Sánchez ha regresado a sus palabras durante el debate de moción de censura y ha duplicado los dos principales adjetivos que marcarán su acción de Gobierno. A partir de ahora, y hasta donde llegue su estancia en la Moncloa, se compromete a dirigir en función con cuatro grandes rasgos: coherencia, diálogo, ambición y realismo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios