Tras el fin a las limitaciones de reposición

Se abre el grifo a los funcionarios: cuenta atrás para la mayor oferta en una década

Se aprobará el viernes y generará empleo público neto por primera vez desde antes de la crisis. La Administración central ofertará 17.000 plazas

Fotografía Meritxell Batet
Meritxell Batet se reúne con los sindicatos para fijar la oferta de empleo público.  / EFE

La oferta de empleo público de 2018 será la más importante en una la última década y, por primera vez desde antes de la crisis, generará empleo neto en la Administración. Miles de opositores, que llevan preparándose desde hace años para lograr un puesto de funcionario , esperan ávidos a que el Gobierno y los sindicatos culminen la negociación para establecer las nuevas plazas y los puestos de promoción interna, además de diversos aspectos retributivos. Ese momento llegará previsiblemente la semana que comienza y el acuerdo será ratificado en el Consejo de Ministros del viernes, el último de julio.

El fin de las limitaciones -salvo excepciones- a la reposición de plazas va a facilitar una oferta de empleo público que solo en la Administración central rondará las 17.000 plazas, de las cuales 8.151 serán de nuevo ingreso, 2.863 de estabilización de plazas interinas y cerca de 6.000 de promoción interna, según las estimaciones del sindicato mayoritario en la Función Pública, CSIF.

Desde enero de 2008 y hasta julio de 2017 -último dato disponible- el número de funcionarios ha descendido en más de 100.000. A comienzos de 2008 había en las administraciones 2.484.997 empleados públicos, mientras que a mediados del pasado años su número apenas alcanzaba los 2.384.154, según los datos del Boletín Estadístico del personal al servicio de las Administraciones Públicas. En esta caída, que ha tenido especial incidencia en los ayuntamientos y en la Administración General del Estado (AGE), ha tenido mucho que ver la tasa de reposición, cuyo porcentaje ha variado en los últimos años. 

En los años 2007 y 2008 se contemplaba una tasa de reposición de los 100% en los sectores y categorías prioritarios o que afectaran al funcionamiento de los servicios públicos esenciales. Pero el porcentaje de reemplazo de la bajas se redujo drásticamente en 2009 hasta el 30%, aunque la limitación no afectaba al personal de Justicia, Educación, Sanidad e Instituciones Penitenciarias. Mientras, en 2010, pasó al 15%, lo que tuvo un efecto muy importante en la oferta de Empleo Público, y en 2011 solo se permitió cubrir diez de cada cien plazas que quedaban vacantes y el 30% en pequeños ayuntamientos y en Educación.

Las drásticas limitaciones continuaron hasta 2015, cuando se empezaba a ver el final del túnel de la crisis y la tasa de reposición se estableció en el 50%, para pasar en 2016 -año electoral- al 100% en sectores prioritarios y en el resto al 50%.

Para la oferta de empleo público de 2018 y gracias al acuerdo alcanzado por el Ejecutivo de Rajoy y los sindicatos desaparecen las limitaciones en la reposición de empleados públicos e incluso en algunos casos es mayor al 100%.  

Así, aquellas administraciones que hayan cumplido el objetivo de déficit, deuda y regla de gasto tendrán un 100% de tasa de reposición en todos los sectores, más una bolsa del 8% para los sectores en los que consideren necesario un refuerzo adicional. En el caso de las Corporaciones Locales, el refuerzo podrá ser de hasta el 10%.

Las administraciones públicas que no hayan cumplido tendrán una tasa de reposición del 100% en sectores prioritarios y del 75% en sectores no prioritarios, más una bolsa adicional del 5% para los sectores que vean  necesario reforzar.

En todos los municipios habrá una tasa adicional del 5% si en alguno de los ejercicios del periodo 2013 a 2017 han tenido la obligación legal de prestar un mayor número de servicios públicos por el incremento de su población y bajo determinadas circunstancias. Y en el caso de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía autonómica y Policía local la tasa de reposición se eleva al 115%.

Una negociación clave

El Ministerio de Política Territorial y Función Pública se reunirá mañana -lunes- con los sindicatos representativos en la mesa de la Administración General del Estado (AGE) para pactar la oferta de empleo público de 2018. A la reunión, a la que asistirán representantes de CCOO, UGT, CSIF, CIG y ELA, se abordará también el régimen retributivo para el personal al servicio de la Administración General del Estado en situación de incapacidad temporal, de forma que vuelvan a percibir el 100% de su salario desde el primer día.

Esta oferta de empleo incluirá el acuerdo de estabilización del personal interino, correspondiente a la ley de Presupuestos Generales del Estado de 2017 que no habían sido convocadas.

Asimismo, los representantes del Gobierno se comprometerá con los sindicatos a aprobar en los próximos seis meses las plazas del acuerdo de estabilización que contemplan los Presupuestos de 2018, de forma que las dos convocatorias (2017 y 2018) se realizarán juntas.

Las plazas de nuevo ingreso que estima CSIF coinciden básicamente con las que plantea Comisiones Obreras (CCOO), 8.000 al aplicar la tasa de reposición. Además, CCOO reclama otras 400 por el incremento del 5% del número de efectivos en algunos sectores que recogía el II acuerdo que firmaron Gobierno y sindicatos.

Mientras, según datos de UGT, la plantilla de la AGE ha sufrido un descenso neto del 15% de sus efectivos y, como consecuencia de la falta de reposición, un envejecimiento que hace que dos de cada tres trabajadores supere los 50 años.

Ahora en Portada 

Comentarios