Viernes, 13.12.2019 - 11:17 h
Casos de éxito

Este hombre sobrevivió al holocausto, se hizo millonario y trabaja a sus 98 años

La historia de Marcel Adams no tiene desperdicio. Tras mudarse a Canadá creó una empresa que le ha permitido ganar 1.700 millones de dólares. 

Fotografía de Marcel Adams, uno de los hombres más ricos de Canadá.
Marcel Adams es uno de los hombres más ricos de Canadá. / ADAMS Academy.

A pesar de que la mayoría de las personas aspiran a ahorrar suficiente dinero para poder jubilarse lo antes posible, hay quien decide continuar hasta que su cuerpo se lo permite. Chang Yun Chung es el multimillonario más viejo del mundo con una fortuna de 1900 millones a sus 100 años, según la lista Forbes, y en segundo lugar se encuentra Marcel Adams, con 1.700 millones de dólares a sus 98 años. Ambos tienen en común una historia complicada de mucho trabajo y que pese a su edad han continuado al pie del cañón y que dejando legados multimillonarios a sus hijos. 

La historia de Marcel Adams, que ahora vive en Canadá, se caracteriza por la dificultad. Nació hace 98 años en Rumanía y bajo el apellido Abramovich. Allí sobrevivió al holocausto en una campo de trabajo forzado durante la Segunda Guerra Mundial. En 1944 consiguió escapar a Israel, donde llegó a luchar en su Guerra de la Independencia, como recoge 'Money'. 

En 1951 se mudó a Canadá, lugar en el que comenzó a dar forma a su fortuna. Sus inicios fueron en la industria del cuero, pero pronto comenzó a invertir en edificios comerciales, residenciales e industriales. Con su primer sueldo como trabajador del cuero compró su primer terreno. Tras varias inversiones, en 1958 fundó su propia empresa, Iberville Developments. 

En la actualidad es uno de los inversores inmobiliarios más prolíficos de Canadá gestionando más de 700.000 metros cuadrados en aproximadamente 100 centros comerciales, oficinas, edificios residenciales o industriales, es decir, una extensión similar a cerca de 139 campos de fútbol. Pero Adams tiene como principal negocio los centros comerciales. De hecho, tiene en propiedad el más grande de Quebec.

A sus 98 años sigue activo profesionalmente aunque ya ha delegado en su hijo el puesto de director de la compañía. A pesar de ello continúa yendo a su despacho y supervisando el trabajo. “Mi padre llega antes de las 8 de la mañana. Cuando has estado trabajando básicamente toda tu vida, no sé si lo llamas un hábito o un estilo de vida", aseguró el hijo de Marcel, Sylvan Adams.  

Ayudas a la universidad

Los duros comienzos de Marcel Adams marcaron su vida, especialmente su marcha a Israel. Con este país se siente en deuda después de que le dieran "una nueva vida" al acogerle tras su huida del holocausto. Por ello, junto a su mujer fundó, en la Universidad de Tel Aviv, el Instituto Adams para Sistemas de Información de Gestión Empresarial, además de crear el Centro de Investigación Cerebral. 

Por otro lado, cada año dona un millón de dólares para el Fondo de Becas Marcel. Las ayudas, que se gestionan a través de la Academia de Ciencias y Humanidades de Israel, se dirigen a los mejores estudiantes de doctorado. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING