Sábado, 21.09.2019 - 11:58 h
Formas sencillas para ahorrar

Los seis trucos para ahorrar que de verdad pueden funcionar en tu día a día

Es verdaderamente sencillo retirarse con un cómodo colchón de dinero para tu retiro dorado si tienes la convicción de ahorrar en tu día a día.

Ahorrar en el día a día es posible.
Ahorrar en el día a día es posible. / Pixabay

Una de las grandes preocupaciones de la sociedad actual es, no sólo tener un trabajo, sino poder tener tras una dilatada carrera profesional un retiro cómodo. Es verdaderamente sencillo retirarse con un cómodo colchón de dinero para tu retiro dorado. Todo lo que debes tener es una conciencia diaria de ahorro a lo largo de tu vida laboral e invertir esos ahorros de forma razonable. Con la combinación de todos estos elementos, lo único que debes hacer es esperar que se produzca la magia.

Puede parecer simple, pero no es fácil. Nuestro día a día nos impone otras prioridades que nos impiden establecer la prudencia de pensar en establecer un sistema de ahorro a medio o largo plazo. El camino hacia una jubilación dichosa, que te permita vivir con comodidad, empieza tan pronto como comiences a ahorrar dinero y lo asumas como una prioridad en tu día a día.

El portal The Motley Fool establece seis pasos para llegar a ese escenario ideal:

Hazlo automático

Si tu jefe te ofrece un plan de jubilación, no lo dudes. Es una de las mejores maneras que puedes adoptar para poder ahorrar dinero. Una de las claves de este sistema es que puedes hacer que esa contribución sea automática. De forma que te lo quiten del cheque y, mes a mes, no llegues a ver ese dinero que ahorras. Al no percibir que estás ahorrando, tienes menos tentación de gastarlo.

Trata los ahorros como una factura más

Si quieres ir más allá de este primer consejo, trata los ahorros como si tuvieras un gasto fijo más cada mes. De tal forma que cuando te llega la factura de la luz, el agua o el alquiler, una factura más sería el ahorro que te autoimpones. Al convertir en una prioridad el ahorro de dinero, mantendrás ese dinero fuera de tu vista a lo largo del mes. De tal forma que no puedas gastarlo, porque ya habrás hecho una transferencia a tu cuenta de ahorros.

Ahorra el reembolso del IRPF

En ocasiones al realizar el pago de impuestos, nos sale a devolver, de forma que en unos meses recibiremos una compensación de impuestos. Ese dinero que recibamos de Hacienda lo debemos depositar automáticamente en nuestra cuenta de ahorro.

Ahorra la mitad de tus subidas de sueldo

Si estabas logrando vivir con tu sueldo anterior, cuando por tu trayectoria en la empresa o cuando superes los objetivos marcados logres una subida de sueldo, recibas un incremento de sueldo, no asumas esa subida como más dinero disponible. Ese porcentaje de subida respecto a tu sueldo anterior, súmalo a tu cuenta de ahorro.

Es cierto que un mayor salario genera mayores impuestos. Al final, la mayor inflación por tu subida de sueldo reduce considerablemente esa subida de sueldo. Esa subida de sueldo puedes aplicarla a pagar el incremento en el pago de impuestos, de forma que te permita, no sólo ahorrar más de lo que lo hacías anteriormente, sino también mejorar tu calidad de vida.

El ahorro aleja tus deudas

Las deudas recurrentes suelen ser uno de los mayores obstáculos que impiden a la mayoría de las personas ahorrar dinero para el futuro. Con excepciones, como la hipoteca, querrás centrar tus esfuerzos en eliminar las deudas antes de preocuparte demasiado por ahorrar dinero mes a mes. La eliminación de tus deudas no sólo permite que tengas un mayor retorno en tus inversiones, sino que permite que tener más dinero disponible en efectivo.

Acumula tus deudas desde la más alta a la más baja. Paga todas tus deudas con la tasa de interés bajas excepto la que tenga el mayor interés. En ese caso, paga todo lo que puedas por encima del mínimo hasta que la tengas pagada. Entonces, repite el proceso con la siguiente. Conforme tengas más deudas pagadas tendrás más dinero disponible para el ahorro.

Trabaja horas extra

Si eres capaz y tienes la posibilidad, acumula horas extra de forma que puedas generar unos ingresos extra. Ese dinero que ganes de más al de tu nómina, aplícalo a tu ahorro. Mientras trabajas, además de ganar más, gastarás menos.

Junto a estos puntos positivos de trabajar horas extra, tu jefe podrá apreciar el esfuerzo realizado y los resultados asociados a esas horas extraordinarias, puede permitir que aumentes tu salario base. Además, ese mayor volumen de trabajo puede hacer que mejores tu posición particular, si eres hábil a la hora de ahorrar dinero en tu día a día.

Ahora en Portada 

Comentarios