Service Point busca socios y prepara un duro ajuste operativo y de plantilla

  • La empresa de reprografía e impresión digital Service Point Solutions (SPS) negocia la entrada de nuevos socios que le inyecten capital mientras se prepara para acometer un duro plan de ajuste de sus centros de producción y de personal para ahorrar 11 millones de euros en tres años.

Barcelona, 28 jun.- La empresa de reprografía e impresión digital Service Point Solutions (SPS) negocia la entrada de nuevos socios que le inyecten capital mientras se prepara para acometer un duro plan de ajuste de sus centros de producción y de personal para ahorrar 11 millones de euros en tres años.

En una rueda de prensa previa a la junta de accionistas, el presidente de la compañía, José Manuel Arrojo, ha explicado que Service Point, que tiene su sede en Barcelona, reducirá de 80 a 20 el número de centros de impresión propios que tiene en los ocho países en los que opera, que son, además de España, Alemania, Bélgica, Holanda, Suecia, Noruega, Estados Unidos y el Reino Unido.

El resto de centros o bien cerrarán o se transformarán en puntos de venta ubicados en espacios singulares en los que se mostrará a los clientes todos los servicios y productos que puede ofrecer Service Point.

"Serán algo parecido a las 'Apple Store', tiendas donde se pueda tocar el producto y mostrarlo al mercado", ha apuntado Arrojo.

El presidente de Service Point ha reconocido que este plan de racionalización comportará un "significativo" recorte de plantilla, aunque no ha concretado cuántos trabajadores se verán afectados por el ajuste.

En el marco de este plan de reestructuración, la compañía prevé centralizar en sus oficinas de Barcelona todas las tareas de soporte de sus filiales, que son aquellas no relacionadas con la venta y la producción, de manera que la plantilla crezca de cinco a veinte empleados.

Con la primera de las medidas, Service Point espera ahorrar unos 8 millones de euros en un plazo de tres años, mientras que la centralización del trabajo de soporte en Barcelona permitirá economizar otros 3 millones.

Service Point, que cuenta con una plantilla de 1.870 personas en todo el mundo, de las que 150 están en España, ha nombrado a un director de operaciones para que ejecute este plan de ahorro.

La compañía, entre tanto, continúa inmersa en un proceso de búsqueda de inversores con el objetivo de reforzar la estructura de capital del grupo y reducir su deuda, que actualmente es de 97 millones de euros.

"La idea es quitarnos la deuda actual y sustituirla por deuda capital", ha señalado el directivo, que ha reconocido mantener conversaciones con diversos fondos de inversión libre (hedge funds) y firmas de capital riesgo acerca de esta posibilidad.

Ha subrayado que hoy por hoy no hay nada cerrado, aunque confía en que en septiembre el tema esté prácticamente solucionado.

"Siendo realistas, a la vuelta del verano podríamos tener una oferta en firme", ha apostillado Arrojo, que espera captar unos 40 millones de euros para poder reestructurar toda la deuda.

A pesar de que Service Point ha cerrado el primer trimestre del año con unas pérdidas de 3 millones de euros, el directivo se ha mostrado convencido de que a partir de septiembre se producirá un cambio de tendencia en la evolución de los resultados y que el grupo dejará atrás los números rojos.

"Este año será el primero en el que tengamos beneficios después de cinco años de pérdidas", ha subrayado Arrojo.

Mostrar comentarios