Las entidades adheridas a la CECA ganaron 1.991 millones hasta junio, un 10,5% más

Los bancos y cajas adheridos a la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) registraron un resultado atribuido de 1.991 millones de euros en el primer semestre de 2017, un 10,5% por encima de las ganancias obtenidas en el mismo periodo del ejercicio precedente, según informó la patronal de cajas de ahorros en un comunicado.

Las entidades adheridas a la CECA ganaron 1.991 millones hasta junio, un 10,5% más

El resultado antes de impuestos de estas entidades, por su parte, alcanzó los 2.375 millones de euros en los seis primeros meses del ejercicio, un 1,5% más que un año antes.

La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) alcanzó el 7%, frente al 6,5% registrado a junio de 2016, gracias al avance de los ingresos recurrentes, al registrar un aumento interanual del margen de intereses y de las comisiones netas en el semestre. El sector, además, ha reforzado su solvencia y ha alcanzado una ratio CET1 del 13,4% a junio, desde el 13,2% registrado un año atrás.

El margen de intereses ha crecido un 2,6% respecto al primer semestre de 2016, hasta 4.818 millones de euros, mientras que los ingresos por comisiones netas se han incrementado un 13,5%, impulsadas principalmente por los ingresos procedentes de la comercialización y gestión de productos fuera de balance.

Los gastos de explotación de las entidades asociadas a CECA se incrementaron un 7,9%, por la incorporación de BPI --a raíz de su integración en CaixaBank-- así como de otros gastos asociados a procesos de reestructuración. Sin tener en cuenta estos impactos, los gastos de explotación se habrían mantenido prácticamente estables.

La dotación a provisiones acumulada en el primer semestre ascendió a 2.054 millones de euros, lo que supone un aumento del 14% en comparación con el primer semestre del año anterior, mientras que las pérdidas por deterioro de activos financieros continúan descendiendo (-3%), en línea con la mejora de la calidad crediticia de las entidades del sector.

No obstante, esta caída se ve compensada por el incremento de las provisiones para hacer frente a posibles contingencias futuras (+47%).

En lo que respecta a la actividad, el saldo de crédito minorista moderó su ritmo de caída hasta un 2,5% en junio y los depósitos se mantuvieron estables con respecto a junio de 2016. El nuevo crédito otorgado en los seis primeros meses del año ha seguido creciendo con respecto a la primera mitad de 2016, tanto en Pymes (+13%), como en consumo (+16%) y vivienda (+15%).

Por último, la tasa de dudosidad del crédito del sector se redujo al 7,7% al cierre del primer trimestre, lo que supone un descenso de 1,2 puntos porcentuales con respecto a junio de 2016, y se sitúa por debajo de la tasa del conjunto del sistema financiero (8,5%).

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios