El empleado tiene más libertad

Revolución en Siemens: teletrabajo 3 días y menos importancia a las horas

Siemens aplica un nuevo modelo de trabajo y de liderazgo, donde son "más importantes los resultados que las horas de trabajo al día".

Siemens remodela su jornada laboral.
Siemens remodela su jornada laboral.
Canva.

Siemens es una de las empresas más grandes del mundo con 380.000 empleados en plantilla. La firma alemana es conocida a nivel global por sus electrodomésticos y sistemas electrónicos, pero también es líder en otras industrias como los transportes, las energías renovables y equipamiento médico. Múltiples áreas de trabajo en una empresa que acaba de revolucionar las jornadas laborales de sus empleados.

La compañía ha adoptado un nuevo modelo de trabajo que permitirá a sus trabajadores de todo el mundo teletrabajar "una media de dos a tres días a la semana". Esta opción se extenderá para siempre.

De este modo, Siemens se suma a la ola de teletrabajo implantada por muchas empresas por la pandemia del coronavirus, pero lo realmente importante del anuncio de su CEO Roland Busch radica en la forma de medir el trabajo de sus empleados.

"La base de este nuevo modelo de trabajo va más allá del desarrollo de nuestra cultura corporativa. Estos cambios se asociarán también con un estilo de liderazgo diferente que se centra en los resultados más que en el tiempo que el empleasado pasa en la oficina. Confiamos en nuestros trabajadores y les damos el poder para modelar su trabajo con el fin de que alcancen los mejores resultados posibles. Con este cambio motivamos a la plantilla a la vez que mejoramos el rendimiento de la empresa y destacamos a Siemens como un empleador flexible y atractivo", explicó Busch.

De esta forma, Siemens no solo permite un teletrabajo de hasta tres días por semana, sino que cambia la forma de medir el rendimiento de sus empleados, centrándose en los resultados que consigan y no en las horas que inviertan en sus tareas a diario.

Un cambio basado en la inteligencia emocional

Tal y como señala el experto en empleo Justin Bariso en 'Inc Magazine', la revolución de Siemens se tomó en base a la inteligencia emocional, es decir, la habilidad de hacer que las emociones funcionen para ti, en lugar de que lo hagan en contra.

La mayoría de las empresas pagan a sus empleados en función de las horas que pasan en su puesto. "Esto es un sin sentido, ya que las empresas reciben dinero por un resultado: el producto o servicio final que producen, no la cantidad de tiempo que se necesitan para producirlos", indica.

El cambio de rumbo de Siemens sí se adapta a ese principio y recuerda al de Netflix. La compañía audiovisual da a su plantilla vacaciones ilimitadas. No cuentan ni controlan las vacaciones de sus empleados siempre y cuando cumplan plazos de proyectos y ciertos objetivos.

Mostrar comentarios