1,3 millones reciben el complemento a mínimos

Uno de cada cinco jubilados necesita 221 euros para llegar a la pensión mínima

El Gobierno añade al importe de la pensión una 'bonificación' cuando esta no alcanza 654 euros. Cada mes, la Seguridad Social desembolsa 290 millones para este fin. Mujeres y autónomos, los más vulnerables.

Protestas convocadas por el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria este sábado en Pamplona.
El 21% de los jubilados llegan al retiro con una pensión menor a 654 euros.
Agencia EFE

Uno de cada cinco jubilados necesita del complemento a mínimos para evitar la pobreza y poder cobrar una pensión casi digna. Este plus, que el Gobierno añade al importe de la prestación contributiva cuando ésta no alcanza los 654 euros mensuales en 14 pagas en el caso de un jubilado sin cónyuge a su cargo y los 851, en el caso de que si lo tenga, supone de media 221 euros, sin los que hasta 1,3 millones de trabajadores retirados no podrían afrontar gastos habituales como es el pago de un alquiler, de los alimentos o de la energía de su hogar.

El complemento no puede suponer en ningún caso más de 403 euros mensuales, que es la cuantía de las pensiones mínimas no contributivas, cuyos beneficiarios son mucho vulnerables económicamente y que reciben la prestación al no poder acreditar al menos 15 años de cotización. Para obtener este plus en la pensión contributiva es necesario que el beneficiario no perciba rentas de capital o de trabajo personal, y si las percibe no deben exceder de la cuantía que se establece anualmente en la Ley de Presupuestos Generales del Estado

Cada mes, la Seguridad Social desembolsa en torno a 290 millones de euros para pagar los complementos de los jubilados, a los que suma otros cerca de 198 millones de euros con el objetivo de 'bonificar' las pensiones de viudedad, orfandad, a favor de familiares y de incapacidad permanente que no llegan al mínimo. La pensión menor prevista para los huérfanos es de apenas de 210 euros, pero cerca del 67% deben ser complementadas por el Ejecutivo todo los meses.

Pese a que durante los últimos 16 años se ha producido una reducción del porcentaje de jubilados con respecto al total que requieren este complemento, pasando del 27,7% del total en 2005 a los 21,3% actuales, el número de perceptores ha aumentado en el cómputo global, debido al aluvión de retirados a causa del envejecimiento de la población y las primeras jubilaciones de la generación del 'baby boom' que ha entrado en el sistema de la Seguridad Social.

También se ha incrementado de forma importante el importe medio añadido a las pensiones, pasando de los apenas 138 euros de hace tres quinquenios a los 221 euros que se abonan de media en la actualidad, un 60% más. El complemento no tiene carácter consolidable y se revisa de manera anual  para comprobar que no se ha producido cambio alguno que haga perder la prestación, que además en el caso de no ser comunicado a tiempo puede acabar en un multa para el beneficiario de entre 60 y 187.515 euros y con la obligación de devolver las cantidades defraudadas.

Las mujeres y los autónomos son los colectivos que mayoritariamente reciben una pensión más baja, fundamentalmente por sus cortas e irregulares carreras laborales y porque en el caso de los autoempleados más de la mitad -1,7 millones- cotiza por la base mínima. Un trabajador por cuenta propia con aportaciones a la Seguridad Social durante 15 años, necesarios para cobrar una pensión contributiva, obtiene el 50% de la base reguladora, lo que genera un prestación de 470 si ha cotizado por la mínima.

Según la estadística de pensiones de la Seguridad Social del mes de abril de este año, hasta 680.000 de las prestaciones de los autónomos, de todas las clases, deben ser complementadas. En el caso de las de jubilación son cerca de una de cada tres. Mientras, las mujeres son perceptoras del 66% de los complementos a mínimos y más de 644.000 viudas reciben bonificaciones que de media suponen 242 euros.

Mostrar comentarios