Sábado, 16.11.2019 - 02:09 h
Una iniciativa clave para la economía

Los viajes del Imserso en crisis... 900.000 pensionistas pueden quedarse en tierra

El recurso de los hoteleros deja en el aire el programa de este año, que podría cancelarse, y pone en riesgo 60.000 empleos.

Viajes del IMSERSO
Los viajes del Imserso en crisis... 900.000 mayores pueden quedarse en tierra. / EP

Los viajes Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), que nacieron hace 33 años con el objetivo de mejorar la vida de las personas mayores, pero también reactivar el sector turístico en temporada baja e impulsar la actividad económica y el empleo, pasan por su peor momento. El recurso presentado hace un mes por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) -que representa más de 15.000 establecimientos y 1.800.000 plazas- contra los programas de vacaciones de mayores del Gobierno por lesionar los intereses del sector y ser "absolutamente incompatibles" con el producto de calidad que deben ofrecer deja en el aire una iniciativa que despierta envidias en Europa, supone un negocio redondo para el Estado y, en algunos casos, un fiasco económico para hoteleros y agencias de viajes.

La impugnación, que constata el enfado de los empresarios turísticos y que va en la línea de las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) instando a cambios en los pliegos que permitan el acceso de un mayor número de compañías, abre varias vías: que se prorrogue el actual contrato, que lograron Mundosenior -Halcón Viajes y Ávoris-, y Mundiplan -Iberia, Alsa, Gowaii y IAG-, pero que dejaría fuera al Traveltino Senior; que se desestime el recurso presentado por la patrona Cehat; o que se cancele el programa de forma indefinida. Lo que sí parece claro es que los hoteleros, dispuestos a negociar, no van aceptar las actuales ofertas económicas que el Gobierno, que aseguran que les hacen perder dinero. 

Mientras el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social reconoce que en el cálculo de los costes de alojamiento y manutención se parte de un importe mínimo de 23 euros por estancia, que puede llegar a 42 según los paquetes, los hoteleros insisten en que esa cantidad no es suficiente y que cobrar solamente entre 22,10 y 22,50 euros al día por cada cliente -IVA incluido- supone pérdidas y exigen una tarifa que ronde 25 euros. Por su parte, las agencias de viaje también reclaman su parte e incrementar las comisiones actuales, "que no llegan a los diez euros, que claramente resultan totalmente insuficientes", reconocen desde la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (Acave), que engloba a más de medio millar de establecimientos. 

Por su parte, desde el Gobierno, se ha asegurado que pase lo que pase los viajes no están en peligro. Así, el director general del Imserso, Manuel Martínez Domene, ha asegurado que existen alternativas que el Ejecutivo pondrá en marcha, en el caso de que no se resuelva el recurso interpuesto por la Cehat, que ha provocado la paralización del concurso. Más de 900.000 pensionistas, que realizan siete millones de pernoctaciones y cerca de ocho millones de desplazamientos, se juegan las vacaciones, y muchos no pueden afrontar otra alternativa para un merecido descanso.

Viajes del Imserso vinculados a las rentas

Además de la polémica generada en torno a los pliegos, las comisiones y los beneficios de las empresas privadas o la falta de competencia, los viajes del Imserso -bonificados en un 20% por las administraciones públicas- también han sido puestos en cuestión porque llegan a personas mayores que podrían pagarse unas vacaciones sin tener que acudir a esta iniciativa. A estos 'atractivos' viajes acceden no solo los pensionistas que cobran menos 850 euros -que suponen la mayoría-, también pueden optar a ellos los que reciben prestaciones superiores a 2.500 euros.

Hace apenas dos años, PSOE y Ciudadanos reprobaron en la Comisión Mixta Congreso-Senado para las relaciones con el Tribunal de Cuentas, que el Imserso no primase los criterios de renta cuando oferta los viajes para los jubilados. Prácticamente todos los pensionistas que piden un viaje lo tienen, pese a que algunos tengan muchas más dificultades para pagarlo. Pese a las críticas que aparecen en los foros respecto a la comida, el coste de los paquetes 'extra' o la distancia de los alojamientos a los centros de ocio, lo cierto es que la mayoría repite en ejercicios posteriores y que muchos viajan con el Imserso dos o tres veces al año.

Los datos que aporta el Imserso muestran que uno de cada cuatro de los mayores que solicita uno de los viajes subvencionados por el organismo tiene unos ingresos inferiores a 750 euros, mientras que un 10% recibe una pensión de entre 750 y 900. Hasta 350.000 solicitudes para acceder a estas vacaciones, que en muchos casos no cuestan más de 250 euros por una semana en un hotel de cuatro estrellas con todos los gastos pagados, proceden de mayores con ingresos de entre 1.950 y más de 2.500 euros, que representan el 16,5% del total de las demandas. 

Motor para el empleo

Una de las claves de los programas del Imserso es el impulso del empleo en temporadas diferentes a la de verano. En la de 2017-2018 participaron en la iniciativa 308 hoteles y se contabilizaron casi 6,5 millones de estancias, de las que más de la mitad correspondían a la Comunidad Valenciana y Andalucía. Se realizaron 11.911 contrataciones directas, con un gran impacto en los destinos como Andalucía (24% del total) y la Comunidad Valenciana (21%), mientras que fue menor en Baleares (9%) o Murcia (2%), según las cifras oficiales que maneja el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Mientras, el Gobierno, aseguran los sindicatos, debe hacer más para mantener los viajes e instan a la patronal a moderar las quejas, que ponen en riesgo numerosos empleos. Las estancias de los mayores son superiores a las de un turista medio, pero especialmente suponen un alivio para los hoteleros en épocas de 'vacas flacas'. Casi 20 millones de personas han disfrutado de estas vacaciones en las últimas tres décadas y desde Comisiones Obreras se apunta que por cada euro que invierte el Estado recupera 1,56 euros, cobra impuestos y evita además que los trabajadores vayan al paro y cobren el subsidio. Un negocio interesante que puede caer si los involucrados tensan demasiado la cuerda.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios