Miércoles, 01.04.2020 - 07:46 h
Primera aparición pública tras su paso al sector privado

Soraya se estrena en la CNMC como socia de Cuatrecasas... en 'gestión de crisis'

La exvicepresidenta fue la invitada de lujo en el programa de compliance y gobierno corporativo del organismo regulador de mercados y competencia.

Soraya Sáenz de Santamaría con el director de Control Interno de la CNMC, Carlos Balmisa
Soraya Sáenz de Santamaría con el jefe de Control Interno de la CNMC, Carlos Balmisa

En los pasillos de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) se produjo este miércoles un revuelo de curiosidad cuando a primera hora de la mañana se observó a la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, cruzar el arco detector de seguridad como una invitada más  a la nueva edición del llamado 'Espacio Compliance' que organiza  el organismo regulador. La número 2 del Gobierno popular durante el mandato de Mariano Rajoy trató de mantener una actitud discreta en este su estreno en público desde que fichó por el despacho de abogados de Cuatrecasas, pero su presencia no pasó desapercibida para el centenar largo de asistentes que acudieron a la cita.

Justo después de culminado el ciclo electoral que ha transformado el mapa político en España y sin ningún interés por comentar las incidencias de los dos últimos comicios, Soraya Sáenz de Santamaría atendió desde la primera fila las disertaciones del jefe de Ética del Banco Mundial, Jorge Dajani, quien subrayó la importancia del código de conducta que está elaborando el organismo supranacional. La exvicepresidenta ha decidido pasar página y para evidenciarlo nada mejor que una reunión de alto nivel profesional en la que han participado representantes del mundo empresarial y de las grandes instituciones.

Soraya Saénz de Santamaría se incorporó a Cuatrecasas el pasado mes de marzo como socia responsable de 'compliance y gobierno corporativo' pero como ella misma ha añadido es también la encargada de pilotar la unidad de 'gestión de crisis', una actividad en la que, por razones obvias, le sobra experiencia y capacidad de actuación. En su calidad de abogada del Estado, la que fuera mano derecha de Rajoy durante cerca de quince años ha dejado claro que su nuevo trabajo constituye una salida natural de carácter netamente profesional: "Hablar de puertas giratorias no tiene ningún sentido en mi caso, so pena que me quieran condenar al total ostracismo", señaló a este periódico.

La socia de Cuatrecasas considera que el gobierno corporativo está cambiando muy rápidamente en España, como se está comprobando por otra parte en el funcionamiento interno de las grandes sociedades cotizadas del Ibex 35. Más complicada es la función de 'compliance' o cumplimiento interno, que exige involucrar a todos los empleados de la empresa con unos valores de comportamiento, lo que implica por lo general un cambio cultural que está todavía por implementar en la mayor parte de las grandes empresas españolas. De ahí la trascendencia de los códigos de conducta como marco de referencia para una política efectiva de 'compliance'.

La presentación en público de la 'nueva Soraya' supone, en cualquier caso, un desmentido tajante a todas las especulaciones que se han venido generando en los ambientes empresariales sobre el posible regreso al primer plano político de la exvicepresidenta del Gobierno. El descalabro electoral sufrido por el Partido Popular el 28 de abril provocó que algunos dirigentes del mundo de los negocios se hicieran los dedos huéspedes con la eventual alternativa política de un supuesto ticket formado por Alberto Nuñez-Feijóo y Soraya Sáenz de Santamaría. No en vano, ambos dirigentes han sido, cada cual en su ámbito de gobierno, interlocutores directos con los grandes empresarios del país durante estos últimos años.

Siete años de poder casi absoluto

Al margen de la libertad con que cada cual tiende a confundir sus deseos con la realidad, la verdad es que los hechos han venido a demostrar la inviabilidad de esa dupla al frente del PP. Algunos podrán pensar ahora que ha sido el resultado del pasado domingo, 26 de mayo, lo que ha enfriado definitivamente la tentación de la que durante los últimos siete años asumió, en la práctica y con el respaldo tácito o explícito de su jefe,  el mayor poder político en España. Sea como fuere, el PP de Pablo Casado ha obtenido, sin duda, un balón de oxígeno que le aporta a su actual presidente la plena legitimidad para refrendar durante los próximos años el liderazgo obtenido en las primarias del pasado mes de julio y encabezar desde el Congreso de los Diputados una alternativa firme de oposición al Gobierno socialista de Pedro Sánchez.

No es menos cierto que desde que se conoció su traslado al sector privado el propio entorno de Soraya Sáenz de Santamaría ha venido insistiendo en que "la decisión de la 'vice' era del todo punto irreversible". La propia interesada manifestó en un primer momento que estaba encantada de volver a la abogacía. Su presencia en la sede de la CNMC junto al responsable de Control Interno del organismo regulador, Carlos Balmisa, así parece acreditarlo. Asegurar que no habrá una segunda parte es ahora una simple conjetura pero, de momento y mientras no se demuestre lo contrario, el tiempo político de Soraya, como el de otros tantos colaboradores de Rajoy, parece haber pasado a la historia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING