Martes, 13.11.2018 - 16:59 h
Airbus, Navantia o Coca-Cola, entre sus clientes

TCI Cutting, la firma que corta el acero para hacer tanques... y latas de refresco

La empresa española con sede en la Comunidad Valenciana combina las tecnologías de agua supersónica y láser y factura 30 millones de euros al año.

TCI Cutting
La empresa valenciana TCI Cutting se dedica a las máquinas que cortan con alta precisión planchas de acero. / La Información

Mientras finalizaba sus estudios de Ingeniería en la Universidad Politécnica de Valencia, Emilio Mateu, CEO y presidente de TCI Cutting, desarrolló con una empresa cerámica de Castellón una máquina de corte por chorro de agua, ‘Waterjet’, adaptada a ese sector concreto, el de la cerámica, tan desarrollado en la región levantina. La visión de las posibilidades que ofrecía esta tecnología le animó a crear en 2001 TCI Cutting. En 2008, además del chorro de agua la empresa adoptó la tecnología láser. Hoy, sus máquinas de agua ‘supersónica’ (lanzan el agua a una velocidad tres veces superior a la del sonido) y láser cortan con precisión acero para fabricar aviones, submarinos o carros de combate, pero también trenes o edificios. O incluso una lata de Coca-Cola.

TCI Cutting se coinvirtió así en la primera empresa española en diseñar y construir máquinas de corte de precisión con ambas tecnologías. La compañía valenciana exporta a buena parte del mundo, factura hoy 30 millones de euros y espera alcanzar los 60 millones en un futuro muy cercano. “Prevemos cerrar el 2018 con una facturación que se aproxime a los 30 millones de euros, una cifra que triplica a la de tan solo hace unos años cuando estábamos inmersos en la peor crisis de las últimas décadas”, explica su responsable.

Y las expectativas son “seguir creciendo a todos los niveles y llegar a los 60 millones de euros de facturación en unos tres años”, añade.“Empezamos con un equipo inicial de cinco personas y en la actualidad superamos las 200, con un alto número de ingenieros”, explican en TCI Cutting. “Nuestras instalaciones han crecido también a ritmo de la expansión internacional de la compañía. Actualmente estamos ampliando los más de 10.000 metros cuadrados que ocupamos. Las naves anexas que estamos construyendo se dedicarán a la fabricación de láseres de alta tecnología con el objetivo de duplicar tanto la productividad como la facturación de la compañía. Uno de los retos en los que estamos inmersos actualmente es fabricar de manera competitiva, queremos aprovechar la cualidad que poseemos como país, con técnicos muy preparados, infraestructuras inmejorables y clima perfecto que podrían convertir a España en la fábrica de Europa”, exponen desde esta firma con raíces valencianas.

Pero TCI Cutting no solo vende máquinas. “Nuestro modelo de negocio está basado en la prestación de un servicio integral, en el que destaca una cuidada posventa con atención al cliente en todo el mundo a través de sistemas telefónico, telemático o presencial. Me gusta insistir en la idea de que la mejor máquina es la que nunca para, y para esto hay que trabajar mucho después de la instalación de las maquinas, es servicio y la atención posventa, es lo que realmente te consolida un mercado”, destaca el CEO de la compañía.

El valor añadido de TCI Cutting está estrechamente vinculado a las convicciones y cultura fijadas desde los orígenes de la empresa: “Innovación, dominio de las tecnologías de vanguardia, calidad, excelente servicio y sobre todo, adaptación a las necesidades del cliente…” Actualmente, tiene una capacidad de fabricación anual de 40 máquinas Waterjet y 40 máquinas láser, número que esperan duplicar en dos años. Y es que la precisión de la tecnología desarrollada es clave en sectores como el de la aeronáutica y el naval.

Emilio Mateu, CEO de TCI Cuttting
Emilio Mateu, CEO de TCI Cuttting / La Información

El sistema desarrollado por Waterjet es capaz de “cortar a la perfección y sin errores” materiales como el acero, el titanio, la fibra de carbono o la de aluminio. Estas máquinas de corte se utilizan, por ejemplo, “en la construcción de los aviones de Airbus o los buques de Navantia”. También en la de los submarinos que la compañía francesa DCNS construye en Normandía, así como los blindados que fabrica General Dynamics o los helicópteros de combate de TAI en Turquía. Pero el abanico de sectores que las emplean es mucho más amplio: infraestructuras, ferroviario, automoción, cerámico, electrodomésticos, alimentación o decoración, entre otros muchos. Además de los citados, “entre nuestros clientes está también Arcelor Mittal, GE, Yudigar, SAFRAN, Bosch o la italiana Sidel, fabricante de embotelladoras para Coca-Cola”.

En TCI Cutting no ocultan que su gran reto es la exportación: “Para nosotros todo lo que es euro ya no es exportación. Exportar es vender fuera de Europa. Hasta ahora hemos estado centrados en el mercado europeo”, que supone el 60% de su facturación, “pero lo realmente complejo ha venido estos dos últimos años cuando realmente hemos salido de Europa para centrarnos en países como India, Australia o Canadá, donde está siendo tremendamente complicado entender el código local y adaptarnos a la demanda de estos mercados”.

TCI Cutting
La empresa TCI Cuttting emplea a unas 200 personas. / La Información

TCI Cutting, que sigue siendo una empresa familiar, aunque ya ha oído los cantos de sirena de diversos fondos de inversión, cuenta con 700 instalaciones en Europa, China, Venezuela, Turquía o México y en los últimos dos años han ampliado la lista de países a los que exportan sus máquinas de corte de precisión a Rusia, Australia o India. Todo ello, mientras continúan con su consolidación en ‘casa’: Italia, Portugal, Francia, Bélgica, Holanda, Polonia…

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios