Martes, 18.06.2019 - 19:31 h
Tampoco logran recuperar sus inversiones en España

'The Economist' alerta: Adiós amigos,
vendrán menos jubilados británicos

El encarecimiento de los activos inmobiliarios en Reino Unido obliga a muchos a quedarse en casa para cuidar de sus hijos. Y el Brexit, no ayudará.

Vendrán menos jubilados británicos a España

El semanario británico 'The Economist' señala que el número de pensionistas procedentes de Reino Unido en España podría haber alcanzado su máximo histórico y que podría verse reducido en el futuro. Es culpa del Brexit es el primer pensamiento a la hora de buscar las razones, pero aunque influirá, no es la principal clave. 

Detrás de este freno también se encuentran factores como la crisis económica a partir de 2007, que incidió también en la economía británica, y que en las economías del Mediterráneo perjudicó a los ingresos y la liquidez de aquellos británicos que complementaban su pensión con pequeños trabajos a tiempo parcial, ahuyentando a aquellos con interés en trasladarse a estos países.

En este sentido, la revista también señala, especialmente en el caso español, la pérdida de valor de los activos inmobiliarios, lo que provocó que aquellos británicos que ya habían comprado en España perdieran la capacidad de recuperar su inversión volviendo a vender sus propiedades.

Los hijos atan a sus padres

Por otro lado, otro factor que influye en la menor llegada de pensionistas británicos al continente es que el encarecimiento de los activos inmobiliarios en Reino Unido ha dado lugar a un incremento en el número de jóvenes británicos que continúa viviendo con sus padres (21% en 1996 y 26% actualmente), atando también a sus progenitores.

En cuanto a la posible influencia del 'Brexit', el semanario destaca que todavía no se han detectado grandes impactos en los patrones de migración de pensionistas, aunque señalan el freno que podría suponer la depreciación de la libra respecto al euro, con una pérdida de valor del 14% de la moneda británica desde que se realizó el referéndum, y la consecuente pérdida de poder adquisitivo.

En esta línea consideran que todo dependerá de las condiciones que acuerden Reino Unido y Unión Europea, que podría garantizar algunos derechos de los ciudadanos británicos residentes en Europa, pero destacan que muchos de ellos podrían encontrarse en "limbos legales" que reducirían su acceso a servicios y podráin provocar su retorno a su país de origen.

Ahora en Portada 

Comentarios