Martes, 26.03.2019 - 16:19 h
El debate sobre el futuro de las pensiones

Trabajo persuadió a la Airef para que no planteara subir la edad legal de jubilación

El informe preliminar del organismo planteaba elevar a 67 años la edad legal de jubilación para todos los trabajadores, sin las excepciones actuales  

Imagen presentación informe pensiones Airef / Airef
La Autoridad Fiscal modificó las recomendaciones de su informe sobre pensiones tras el preceptivo debate con el Ministerio de Trabajo. / Airef

El pasado 1 de enero la edad legal de jubilación subió a 65 años y ocho meses en el marco de esa subida secuencial aprobada en el año 2011 y que llevará la edad estándar de jubilación del sistema a los 67 años en 2027. No todos se jubilarán a esa edad, sin embargo. Al margen de las excepciones existentes para colectivos específicos para los trabajadores con largas carreras de cotización -por encima de los 36 años y 9 meses cotizados- la edad legal continuará siendo de 65 años, incluso en 2027.

Los técnicos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) -el órgano creado bajo mandato de Bruselas para velar por la sostenibilidad de las cuentas públicas- entendieron que si el sistema público de pensiones quería continuar con vida cuando llegue el año 2050 esa excepción debía eliminarse y, según fuentes del Ministerio de Trabajo, así lo reflejaron en la versión preliminar de su informe sobre la sostenibilidad futura del sistema de pensiones que les remitieron allá por mediados del mes de diciembre.

Según las fuentes consultadas, se pedía en concreto exprimir todo lo posible el marco creado por la reforma de pensiones de 2011 -la de 2013 del PP se da casi por amortizada- e implantar la edad legal de jubilación de 67 años para todos los trabajadores en 2027, con independencia de su carrera de cotización, y si fuera posible antes.

El texto definitivo, sin embargo, muestra un tono mucho más moderado. En concreto, el texto presentado dice lo siguiente: "Existe recorrido en la profundización de la reforma de 2011, principalmente en dos componentes: un retraso de la edad efectiva de jubilación y una ampliación del periodo de la carrera de cotización".

¿Qué ocurrió para que el foco de la Autoridad Fiscal pasara de la edad legal -la que aparece en los textos legales-  a la edad efectiva -la que aparece en las estadísticas a partir de los datos reales-? Pues un animado debate con el Ministerio de Trabajo. Así lo confirman fuentes gubernamentales que aseguran que tuvieron que poner encima de la mesa un volumen importante de datos estadísticos de la Seguridad Social para convencer a los técnicos de la Autoridad Fiscal. 

Datos como, por ejemplo, que el 50% de los ciudadanos se jubilan por una vía u otra antes de la edad legal de jubilación y evidencias como que la supresión del sistema de clases pasivas ha sido mucho más eficaz a la hora de retrasar la edad real a la que se jubilan los españoles que el desplazamiento de la edad legal más allá de los 65 años.

Argumentos de peso que habrían convencido a los técnicos de la Autoridad Fiscal para centrar el foco en la elevación de la edad efectiva de jubilación más que en una espiral de incrementos de la edad legal, como se pide en muchas ocasiones desde el ámbito académico y desde los organismos internacionales.

El escenario fase de la Autoridad Fiscal aboga, finalmente, por adoptar las medidas que sean necesarias para alcanzar el objetivo de que la edad real de jubilación de los trabajadores llegue a los 65,5 años en 2048. El Ministerio de Trabajo acepta el reto y asegura que se trata de un desafío asumible para garantizar la sostenibilidad futura del sistema.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios