Los vándalos de las bicicletas: BiciMAD ha sufrido 400 ataques en el año 2017

Según los datos de EMT, la empresa que se encarga del servicio, una de cada 10 bicicletas ha sufrido daños por actos vandálicos entre los meses de enero y mayo.

Las bicicletas cuentan con un novedoso sistema llamado M2M que permite tenerlas localizadas en todo momento y en tiempo real para evitar los robos.

BiciMAD se ampliará desde finales de abril y llegará a Cuzco y al Paseo de la Florida con 468 bicicletas eléctricas más

El servicio de bicicletas eléctricas de Madrid, BiciMAD, es utilizado a diario por miles de personas que lo prefieren como medio de transporte para trayectos cortos. Es sin duda la opción menos contaminante para moverse por la capital y tiene unos 60.000 abonados, pero hay quien prefiere no pagar los 20 euros anuales (más una pequeña cantidad por cada uso) y 'apropiarse' de ellas a la fuerza durante unos minutos para después abandonarlas. En los talleres de reparación el trabajo es incesante. En lo que va de año, una de cada 10 bicis del servicio se ha visto afectada por actos vandálicos y ha tenido que ser reparada.

BiciMad se estrenó en Madrid en junio de 2014, meses después de que el Ayuntamiento de Madrid adjudicara a Bonopark el servicio de alquiler de bicicletas eléctricas. Un contrato por 12 años y un importe de 25 millones de euros. Pero este acuerdo se rompió en apenas un par de años después debido a que la empresa perdía cerca de 300.000 euros mensuales hasta llegar a los 3,6 millones de déficit al año. Entonces ya aseguraron que para ellos era un negocio ruinoso a causa "del vandalismo y el robo de bicicletas".

Carmena compró BiciMAD en octubre de 2016 y se la entregó a la EMT (Empresa Municipal de Transportes), que centró su mira en la seguridad de las bicicletas para intentar acabar con los robos. Para ello, sustituyeron el GPS que las localizaba por el sistema M2M. Un método activo que hace un seguimiento continuado de la bicicleta para tenerla localizada en todo momento. Esto les permite detectar el robo y abandono de una bicicleta cuando deja de estar en movimiento y pasa un tiempo anormal fuera de una estación de recarga. 

Toda la flota de bicicletas ha pasado en los últimos meses por el taller de la EMT, lo que repercutió a finales de 2016 en el descenso del número de usos diarios. A pesar de las medidas de seguridad de la empresa pública, BiciMAD ha sufrido 391 actos vandálicos entre los meses de enero y mayo, según los datos oficiales facilitados por EMT Madrid. El servicio cuenta con 165 estaciones que acogen 2.028 bicicletas, la mitad de ellas estrenadas en el mes de mayo para renovar la flota.180 bicicletas vandalizadas 

En lo que va de 2017, casi 200 bicis eléctricas del servicio han llegado al taller "con evidencias de haber sido estropeadas por actos vandálicos", aseguran desde EMT. Esto sin contar con las bicicletas averiadas y sobre las que los técnicos realizan las labores de mantenimiento. El mes de marzo fue con diferencia en el que más incidencias se registraron este año con un total de 63.

El precio de las bicicletas ronda los 1.000 euros y todas ellas están aseguradas, ya que una parte del precio que pagan los abonados está destinado a la póliza. Esta cubre hasta 50.000 euros por los daños materiales, corporales y perjuicios ocasionados por el usuario a terceros hasta un total de 120.000 euros en el conjunto de todo el año.

El sistema de localización M2M también permite a la EMT conocer la disponibilidad de las "bicicletas que están pendientes de reparar, en reparación o reparadas pendientes de distribución". La empresa pública ha logrado que la disponibilidad diaria "de bicicletas operativas aumente en más de un 53%", logrando que haya más horas de uso.211 estaciones afectadas 

Pero no solo las bicicletas sufren los actos vandálicos de los usuarios, también las estaciones donde estos cogen las bicis y después las entregan. Según los datos recogidos por los empleados de EMT que se encargan de su mantenimiento, entre enero y mayo estas estaciones sufrieron un total de 211 ataques. Casualmente, o no, el mes de marzo también fue en el que más incidencias se registraron. 

Las estaciones han sufrido la rotura de 19 cajones, 18 bases, 23 tapas y dos puertas. Además los empleados tuvieron que borrar un centenar de pintadas y retirar decenas de pegatinas. En el mes de mayo se averiaron unos 40 anclajes cada día entre todas las estaciones, una cifra que ha ido reduciéndose paulatinamente con el paso de los meses debido al trabajo de los técnicos. 

Los usos diarios de BiciMAD superaron los 9.000 en el pasado mes de mayo y el servicio crecerá en los próximos meses con 468 bicis más y unas 40 estaciones para, posteriormente, ir a una ampliación del sistema eliminando el límite de la M-30. EMT estima que para 2019 el sistema cuente con 4.000 bicicletas, es decir, que duplique su tamaño respecto a la implantación actual.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios