Miedo en el taxi: la CNMC puede acabar con la reventa de licencias, su 'jubilación'

La liberalización del sector no solo afectaría al número de VTC en las calles, también al de los taxis. La administración concedería las licencias y desaparecería el mercado secundario.

Significaría el adiós de las 'jubilaciones' de los taxistas autónomos, que a día de hoy se embolsan unos 120.000 por revender sus licencias cuando dejan de estar en activo.

Le interesa leer: la CNMC considera desproporcionados los requisitos legales a las VTC.

Foro Taxi respeta el paro y la protesta del jueves pero no se suma al participar quienes "agreden a compañeros"

Hace dos años los taxistas lograron acabar con la Ley Ómnibus que estuvo vigente entre 2009 y 2013 y que liberalizaba el sector del transporte discrecional de pasajeros. Lo lograron con un real decreto y una orden aprobados en 2015 por el que se modificó el Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres. Poco después de la llegada de Uber a España, se limitó su presencia al establecer un rango de 1 VTC por cada 30 taxis.

Pero la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha recurrido ante la Audiencia Nacional esta regulación del sector aprobada en 2015 que, en su opinión, "impone al alquiler de vehículos con conductor requisitos innecesarios y desproporcionados”.

La CNMC apuesta por una liberalización del transporte, tanto de las licencias de taxi como de las autorizaciones de VTC. Estas modificaciones supondrían, a grandes rasgos, que cualquiera puede acceder a las licencias pagando las tasas administrativas y obteniendo los requisitos exigidos. Adiós a las dos limitaciones cuantitativas marcadas por la ley como eran 1 VTC cada 30 taxis y 1 taxi por cada cada 2.000 habitantes (en Madrid hay 15.723 licencias de taxi para los 3,1 millones de personas).Pondría fin al mercado secundario

¿Cuál sería la consecuencia? Que las licencias de taxi serían ilimitadas, lo que supondría el fin del mercado secundario en el que a día de hoy se venden las licencias entre 120.000 euros y 140.000 euros. En el gremio consideran esta cantidad como su ‘jubilación’, ya que la mayoría son trabajadores por cuenta ajena y la pensión media de un autónomo en España a día de es de 708 euros.

Le interesa leer: un día de pérdidas para un taxista en Barajas que compite contra Uber.

Si se liberalizara el sector del taxi por orden del Tribunal Supremo, serían los ayuntamientos lo que pondrían precio a todas las nuevas licencias, lo que supondría el fin de la especulación. En Madrid se han concedido recientemente tres licencias por el aumento de la población, pero no ha trascendido el precio. Jesús Fernández, vicepresidente de la Federación Profesional del taxi de Madrid, afirma que "la cifra es similar a la del mercado secundario. Se trata de la oferta y la demanda".

"Necesitamos tener compradores para salvaguardar nuestro patrimonio. Para el que se ha gastado 120.000 euros en una licencia, qué menos que salvaguarde su patrimonio. Ha ido al banco y se ha metido en una hipoteca. Necesitamos mantener este patrimonio para cuando nos jubilemos. Las pensiones van a estar complicadas, por lo que, al menos, debemos poder vender nuestra licencia o dársela a nuestros hijos", afirmó recientemente Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi en una entrevista en El Español.

La CNMC pide que se anulen más artículos

A día de hoy, las autorizaciones VTC, que en Madrid tiene un coste de 38,64 euros, están delimitadas territorialmente, porque el 20% de los recorridos efectuados trimestralmente deben realizarse en la comunidad autónoma en que se haya concedido la licencia. La CNMC también ha recurrido este artículo.

Otro de los puntos de confrontación es el que obliga a comprar 7 autorizaciones VTC y tener 7 vehículos disponibles, así como a la justificación exigida a los VTC de que los servicios son contratados previamente a la circulación y la prohibición de captar clientes en la vía pública.

Jesús Fernández afirma que “el sector ya ha estado desregulado y salimos adelante”. Considera que la liberación afectaría a la "seguridad”, ya que “cualquiera puede dedicarse al transporte de vehículos” una vez pague la tasa administrativa y compre un coche.A la espera de 6.400 VTC más

En los dos últimos años se han presentado 12.500 recursos a la Ley Ómnibus y la justicia les ha dado la razón en la mayoría de los casos. De hecho, de las 5.928 autorizaciones de las que utilizan Uber y Cabify, hay 3.740 logradas a través de recursos por la vía judicial. Además, se espera que el Tribunal Superior de Justicia aún de luz verde a unas 6.400 autorizaciones más en los próximos meses.

El gremio del taxi califica este escenario como “competencia desleal”, ya que hace tiempo dejó de cumplirse el citado rango de de 1 VTC por cada 30 taxis. Lo debe regular el Ministerio de Fomento que, sin embargo, no cuenta con capacidad para actuar frente a las licencias que se logran por vía judicial.

Ahora en portada

Comentarios