"Tremé", el sueño de libertad de David Simon, arranca su última temporada

  • Mateo Sancho Cardiel.

Mateo Sancho Cardiel.

Nueva York, 30 nov.- El gurú de la televisión David Simon, autor de la elogiada "The Wire", habla sobre la agridulce despedida de su proyecto más personal, la discutida serie "Tremé", que estrena mañana domingo en la HBO de Estados Unidos su última temporada, que por problemas de audiencia tendrá cinco capítulos en vez de diez.

Después del éxito crítico de "The Wire", tanto Simon como su compañero en la producción, Eric Overmyer y, sobre todo, el canal de televisión HBO sintieron que una serie exigente no tenía por qué ser un fracaso.

Animados por el nivel intelectual de su último éxito, pensaron que cualquier formato podía tener cabida en la pequeña pantalla, incluso esos semidocumentales ficcionados, sin clímax ni efectismos, que este equipo había preparado para su próximo proyecto: el retrato reposado de una Nueva Orleans después del huracán "Katrina" que en España se emite en el canal TCM.

Pero los habitantes de "Tremé", barrio de una de las ciudades más multiculturales de Estados Unidos, no tuvieron la recepción de público esperada por la HBO y después de tres temporadas a tiempo pausado, han tenido que darse más prisa de la que en un principio tenían para dar fin a sus avatares.

"Yo no tuve confusión sobre lo que estaba haciendo. Es una serie sobre gente normal en un momento y un lugar extraordinarios. Tiene la velocidad de la vida normal y eso es una moneda muy tramposa para gastar en televisión. No hay gángsters, no hay zombies", explica David Simon en una entrevista con varios medios internacionales, entre ellos Efe.

"Si el objetivo era levantar una franquicia, hubiésemos hecho otra cosa, pero no hubiese hecho eso (...) Sabíamos lo que estábamos ofreciendo y tuvimos 35 horas en la HBO. Hubiésemos querido hacer 40, pero tuvimos que quitar algunas cosas y condensar algunas historias, pero hemos podido acabarla en nuestros términos", añade.

La cuarta y última temporada de esta serie, condenada a ser objeto de culto, arranca el 4 de noviembre de 2008, 38 meses después de la catástrofe natural y, sobre todo, el día en el que Estados Unidos eligió a su primer presidente negro, Barack Obama.

La esperanza en Nueva Orleans, una de las poblaciones con más habitantes afroamericanos, se refuerza, y la música las celebra... pero las intrigas inmobiliarias y el abuso policial también siguen su camino. Todo terminará para la serie cuando llegue el Mardi Gras, el carnaval de la ciudad.

Eric Overmyer promete que en los próximos cinco capítulos "no cabe la decepción por el gobierno de Obama porque son solo tres meses de su primera legislatura. No podemos aplicar una decepción retroactiva", asegura quien quedó tan enamorado de Nueva Orleans que ha trasladado ahí su residencia. "Es la ciudad caribeña más al norte del mundo", asegura.

Y es que, a pesar de ser esta serie otra mirada en profundidad a otra parte poco reluciente de Estados Unidos, como ya sucedió con el Baltimore de "The Wire", David Simon no tolera que se le considere antipatriótico por encontrar las fallas al sistema.

"'Tremé' es para mí una serie muy patriótica. No ondea banderas, pero la gente sabe adonde pertenece y se siente de ese sitio, aunque no siempre se entiendan entre sí. Saben que la ciudad es así y pertenecen a ese sitio", asegura pensando en esos personajes que interpretan actores como la oscarizada Melissa Leo, David Morse, Wendell Pierce, Chris Coy y Khandi Alexander.

"Considero que Nueva Orleans resume el mundo. Vamos a acabar todos viviendo en sitios así, en los que todo va a ser más compacto. La migración humana va a ser más acelerada, todo el mundo va a ser diferente y o lo convertimos en una fuerza motora o nos va a enterrar", añade.

Precisamente, "Tremé" nació como un canto, casi literal, a la cultura. "Es lo único que aglutina a la gente en este mundo decepcionado por el sistema y las instituciones. Desde que llegó Obama no importa a quien votes, la teoría del gran héroe que salva ya no funciona. Una economía de mercado que solo piensa en el beneficio, instituciones autoritarias que se resisten a reformarse".

"Los mercados han desconectado la métrica del capitalismo de lo que realmente está pasando a la gente. ¿Va alguien a reconocerlo?", concluye Simon, entre victorioso y decepcionado.

"Luchar es una versión noble de lo que he hecho por terminar esta serie. En realidad lo que he hecho ha sido rogar. Rogué por las últimas temporadas de 'The Wire', desde la tercera para ser más exactos, y he rogado para poder hacer 'Tremé'", dice.

Mostrar comentarios