Miércoles, 24.04.2019 - 08:47 h
Casos de éxito

El CEO que ganó un millón en tres meses vendiendo online sillones hinchables

Trevor Chapman tenía una empresa de paneles solares que le daba beneficios, pero se pasaba el día en la oficina. Por ello, creó un negocio diferente.

Fotografía de sillones hinchables a la venta en LDSman.com.
Sillones hinchables a la venta en LDSman.com. / LDSman.com.

Trabajar en empleos humildes es una ventaja a la hora de triunfar en el mundo del emprendimiento en el futuro. El principal ejemplo es el del empresario Wang Wei, que pasó de ser un repartidor ilegal a convertirse en la actualidad en la séptima persona más rica de China. Un camino largo hacia el éxito en los negocios que también recorrió el estadounidense Trevor Chapman

Este no era bueno en los estudios y no terminó el colegio. Eso no le impidió ingeniárselas para abrirse camino en la vorágine empresarial. Su primer trabajo fue el de vendedor puerta a puerta de productos para controlar plagas de animales. Un puesto muy duro pero con el que consiguió ahorrar un dinero fundamental para su provenir.

Años más tarde lanzaría su propia empresa especializada en la instalación de paneles solares que se expandió rápidamente por Estados Unidos. Todo iba a la perfección. La firma generaba beneficios y Chapman había formado una familia, pero había algo que no le satisfacía: se pasaba demasiado tiempo en la oficina. 

"Llegó un momento en el que pensé, '¿Tengo más de 30 años y estoy dispuesto a esperar a que algunos de mis hijos se vayan de casa para disfrutar de mi vida hasta el punto que imaginé que lo haría?'", recuerda el emprendedor en declaraciones a 'CNBC'.  

Fotografía de Trevor Chapman.
Trevor Chapman. / Capital First.

En ese momento decidió dar un vuelco a su vida laboral e invertir 200 dólares en la web LDSman.com, una empresa de comercio electrónico que creó de la nada especializada en la venta de productos extraños provenientes de China: pantalones de kevlar, pasta de dientes de carbón vegetal, sillones hinchables, 'spinners' y otros artículos.

Y fue un éxito total. Chapman pasó de estar 12 horas en la oficina al día a  invertir apenas una hora y media a la semana en su web. En 92 meses alcanzó el millón de dólares en ventas. Para Chapman, el comercio electrónico ofrece la mejor oportunidad para cualquiera que quiera tener el control de su tiempo y ganar dinero, incluso para los inexpertos en este sector.  

El negocio perfecto

La operativa de Chapman fue muy simple. En un principio dedicó unas pocas horas por la noche en el proyecto, analizando los costes y el diseño. El resultado fue realmente barato en términos de inversión: 200 dólares en total incluyendo la compra del dominio por 2,99 dólares al año, una cuenta de Shopify por 14 dólares y la publicidad en posts de Facebook por 100 dólares. 

El 11 de noviembre de 2016 fue el primer día de LDSman.com y Chapman perdió dinero, pero se dio cuenta del problema: estaba vendiendo el producto equivocado. Había decidido vender obras de arte mormonas, pero el rendimiento fue muy pobre. Descartó esos productos y los cambió por otros más populares como los pantalones de kevlar y los sillones inflables, previo estudio de los artículos más virales en Alibaba y Aliexpress.

Chapman encontró productos que podía comprar por 4,99 dólares y ponerlos a la venta por 59,99 y para evitar riesgos en el inventario y en los gastos de envío, acordó con los proveedores que los paquetes se enviasen directamente desde los almacenes en China a las casas de los clientes en Estados Unidos.

En definitiva, el comercio electrónico es un negocio en auge del que Chapman supo sacar partido aplicando una de las premisas más conocidas de Warren Buffet: "Si no encuentras un modo de ganar dinero mientras duermes, trabajarás hasta que te mueras". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios