Trucos para ahorrar

Cómo hacer los ahorros más rentables y asegurar que se puedan retirar del banco

Foto de archivo: ahorrar dinero
Foto de archivo: ahorrar dinero
Canva

Los ecos de una posible recesión económica motivan la idea del ahorro. Es obvio que, a la hora de ahorrar, buscamos una alternativa rentable y segura. Una buena forma de empezar la encontramos en productos como las cuentas de ahorro o los depósitos bancarios a plazo fijo.

No obstante, antes de lanzarnos de lleno a dicha labor, los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com recuerdan que la diversificación de los ahorros es un factor por considerar a la hora de aumentar nuestro capital y mantenerlo seguro. Diversificar nuestros ahorros nos permite, entre otras cuestiones, obtener más rentabilidad y una mayor seguridad para nuestro capital. Por ello, a la hora de escoger un producto o de plantearnos en serio el bienestar de nuestros ahorros, debemos contemplar los siguientes aspectos.

Acceso a diferentes rentabilidades

Como consumidores, debemos saber que no es obligatorio mantener una relación exclusiva con nuestra entidad. En la actualidad, la gran banca española ofrece rentabilidades más bien escasas o nulas, como depósitos sin remuneración, tal y como sucede con BBVA o Bankia. Otras entidades, como ING, han retirado los depósitos de su catálogo.

Por motivos de este calibre u otros destacables como los límites en cuanto a la remuneración (pues es posible que nuestros ahorros hayan alcanzada el saldo límite a remunerar por nuestra entidad) conviene explorar otras opciones. Tenemos varias opciones para hacer crecer nuestro dinero como la Cuenta de Ahorro de WiZink, la cual, además de ser una cuenta sin comisiones, ofrece una remuneración del 0,50% TAE. Esta cuenta es 100% online y no exige importes mínimos, de modo que podemos ahorrar a nuestro ritmo. El abono de intereses es mensual, por lo que no tardaremos en comprobar el efecto de su tipo de interés.

La Cuenta de Ahorro de WiZink, además, nos abre la puerta a una serie de depósitos a plazo fijo con una rentabilidad de hasta 1,30% TAE, un tipo de interés muy competitivo en el mercado actual de los depósitos bancarios.

La seguridad y el Fondo de Garantía de Depósitos

El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) es un organismo estatal que se ocupa de proteger el capital depositado por los usuarios en una entidad financiera que forme parte de la lista de dicha institución. En el caso de España, el FGD cubre hasta 100.000 euros por titular y producto, cantidad que, además, es común en la mayoría de los países europeos que poseen su propio FGD

Con esta información en mente, desde HelpMyCash aconsejan, ante los límites de protección del FGD, que nunca depositemos o mantengamos un saldo igual o superior a 100.000 euros en una cuenta o un depósito del mismo banco, ya que toda cantidad superior no cuenta con esa garantía y, por ende, en caso de insolvencia o quiebra del banco,esa parte del capital estaría en riesgo.

Por ello, y sabiendo de la existencia de este organismo, podemos explorar posibilidades de diversificación incluso más allá de nuestras fronteras. Noruega, por ejemplo, dispone de una clasificación de AAA, lo cual indica máxima seguridad. En Noruega encontramos a BRABank, entidad adherida al FGD noruego (que cubre nuestro capital hasta un máximo de 100.000 euros) cuya Cuenta de Ahorro al 0,32% TAE puede interesarnos en caso de no confiar en la situación financiera de nuestro país. Esta cuenta 100% online y sin comisiones requiere de una inversión inicial de 5.000 euros y se puede contratar a través de Raisin, plataforma intermediaria con la que es posible ganar hasta 100 euros de regalo

Disponer de liquidez

A la hora de plantearnos ahorrar, debemos tener en cuenta el factor clave de la liquidez y de si necesitaremos ese dinero en un plazo determinado. Así, podemos combinar un depósito con un plazo determinado con una cuenta, que es una buena herramienta para aquellos que no saben cuándo necesitarán su dinero, ya que, por lo general, permiten recuperar el capital en cualquier momento sin penalización.

Por ejemplo, la Cuenta Evolución de Banco Mediolanum, entre otras, remunera nuestros ahorros hasta un 2% TIN (1,40% TAE) y, además, nos permite disponer de nuestro capital en cualquier momento. De hecho, al no ser una cuenta de ahorro pura, sino una corriente, permite asociar tarjetas y retirar el dinero a través de cajeros. Además, es una de las pocas cuentas del mercado que devuelve una parte de los recibos domiciliados, otro factor que incrementa el ahorro. Para beneficiarnos de las ventajas de esta cuenta será necesario disponer de productos gestionados por la entidad cuyo valor mínimo sea de 25.000 euros y cumplir con uno de los requisitos del programa Mediolanum A Tu Medida, como, por ejemplo, domiciliar ingresos mensuales de 700 euros o más y domiciliar dos recibos trimestrales que sumen un valor de 250 euros. Otras opciones a combinar con el ingreso mensual de 700 euros serían ser titular de un crédito o realizar operaciones por un valor de 3.000 euros con la tarjeta de débito o crédito al año.

Mostrar comentarios