Trucos para ahorrar

Cinco claves para ahorrar con un fondo de emergencia, incluso con sueldo bajo

Fotografía de ahorro de dinero.
Fotografía de ahorro de dinero.
Canva.

La creación de un fondo de emergencia es uno de los primeros pasos que, en muchas ocasiones, se suele dar en épocas de recesión para asegurar los ahorros ante cualquier tormenta. Eso sí, no siempre es fácil, sobre todo si los ingresos de los que disponemos son bajos. 

Lo esencial, antes de nada, es elegir la cantidad que se desea ahorrar para mantener ese dinero en una cuenta separada de su cuenta corriente regular. Preferiblemente puede ser una cuenta de ahorro de alto rendimiento que aumentará sus ganancias con el tiempo. 

Desde Business Insider han elaborado cinco claves para ahorrar con un fondo de emergencia, sin importar el sueldo. 

1. Automatiza los ahorros

Hacer que los ahorros sean automáticos es fundamental para construirlos sin pensar. La escritora Elizabeth Aldrich acumuló unos 20.000 dólares en su fondo de emergencia en apenas medio año. "Configuré mi cuenta corriente para transferir 125 dólares a la de ahorro todo los jueves, justo antes del fin de semana que, generalmente, es cuando más gasto", dice  Business Insider. 

Ese dinero fue, además, creciendo de dos maneras: con el depósito automatizado y con los intereses que le proporcionaban. 

2. Ahorrar con el reembolso

Laura McCamy, otra escritora, no tenía suficientes ingresos para ahorrar nada. Entonces, comenzó con un fondo de emergencia solo con el reembolso de impuestos que planeaba gastar. 

"Hace un año, me dieron un reembolso de impuestos de 5.000 dólares", dice McCamy. "Antes de que me llegara ya había encontrado cosas que sumaban un valor de 15.000 dólares para gastarlo". Fue ahí cuando le recomendaron que ahorrase ese dinero durante un tiempo. Lo hizo y esa cifra de dinero "se transformó en una ganancia inesperada" al poco tiempo. 

3. Tarjetas con devolución en efectivo 

Otra opción es usar tarjetas de crédito de modo responsable y obtener recompensas a través de la devolución en efectivo. Las tarjetas continúan ganando dinero a medida que se realizan compras. Y eso luego se puede guardar.

4. Vivir solo con el último salario 

La planificadora financiera Elaine King vivía en la ciudad de Nueva York con un pequeña salario al empezar su carrera. Era consciente, entonces, que necesitaba un fondo de emergencia. Así, se propuso reducir sus gastos de modo que presupuestó gastar solo el dinero de la nómina del mes pasado, en lugar de planear utilizar el que esperaba obtener. 

"Marqué los días de vencimiento de las facturas y fijé un horario para las compras. Cambié de tarjetas de crédito a tarjetas de débito para evitar gastar dinero que no tenía", explica King a Business. 

5. Bonos de apertura de cuentas de ahorro

La escritora Zina Kumok utilizo bonos de registro bancarios. Fueron alrededor de 100 a 300 dólares, para comenzar a ahorrar cuando ganaba un pequeño salario en un periódico. 

"Abro una cuenta, le ingreso dinero, cambio mi depósito directo a esa cuenta y luego recibo un bono 90 días después", escribe. Eso sí, es necesario vigilar una parte de las ganancias porque están sujetas a impuestos y vigilar las tarifas. Además, avisa que no es la forma más rápida de construir un fondo de emergencia. 

Mostrar comentarios