¿Cómo se fabrican las maletas del futuro?

Viajar se ha convertido en la prioridad de toda una generación. Conocer nuevas culturas y nuevos destinos es un placer que muchos han incorporado a su día a día. Y es que a diferencia de lo que podía ocurrir hace unas décadas, cada vez viajamos más en épocas distintas a las tradicionales vacaciones de verano o de Navidad.

¿Cómo se fabrican las maletas del futuro?

Escapadas de fin de semana, puentes, mini vacaciones... ya no hay ningún tipo de restricción para coger la maleta e irnos unos días. En ese sentido, las maletas también han tenido que adaptarse a la nuevas necesidades de los viajeros.

Más ligeras, prácticas y duraderas, son las características que pide un nuevo cliente que no quiere perder ni un solo minuto de su viaje. En Samsonite lo tienen claro y así lo han manifestado en la inauguración de su segunda planta en Hungría. De primera mano pudimos descubrir el proceso de fabricación de cada una de sus maletas. Una labor muy artesanal que nada tiene que ver con lo que muchos pueden imaginar de la típica línea de producción de una fábrica.

Cada maleta se cose y se ensambla a mano, una cadena de trabajo en el que el test final de calidad es de vital importancia. Un operario de Samsonite realiza exhaustivamente un estudio de cada una de las maletas antes de pasar al embalaje final. Si ve cualquier error, desde una mínima ralladura o a un problema con las ruedas, este producto vuelve a la fábrica para ser reparado.

EL NUEVO VIAJERO RECLAMA MALETAS LÍGERAS Y MÁS RESISTENTES

Además, en la nueva planta de Szekszárd -a 150 km. de Budapest- han dado un paso más para implantar todas las novedades tecnológicas que las nuevas tendencias en el mundo del viaje requieren.

"Hoy en día el mercado demanda maletas más ligeras y resistentes. Hemos conseguido combinar ambas características en una sola maleta gracias a nuestra constante investigación, nuevas tecnologías y pruebas exhaustivas. Este constante equilibrio entre resistencia y ligereza se ha convertido en uno de nuestros desafíos así como en nuestro campo de expertise. Me enorgullece decir que hemos alcanzado el más alto nivel posible en materia de ligereza que resulta asequible para el consumidor final", nos explica Lieve Beelen, responsable de calidad del área de equipajes rígidos de Samsonite Europa.

Una apuesta por la calidad que tiene el reconocido sello 'Hecho en Europa' que es el tercero más valorado seguido por el 'Hecho en Alemania' y 'Hecho en Suiza' según el ranking de Statista Made-In-Country (MICI). Y es que la apuesta por la calidad y satisfacción del cliente es una de las máximas de una empresa que nació en 1910 en Denver, Colorado, como la apuesta personal de Jesse Shwayder.

Ahora en portada

Comentarios