El sector hotelero rechaza el plan de alojamientos turísticos de Barcelona

Ambas entidades reaccionan así después de que el pleno de Barcelona haya aprobado este viernes el Peuat con el apoyo del Gobierno de BComú y PSC, y de ERC, mientras que la CUP se ha abstenido y CiU, C's y el PP han rechazado el plan, mediante el cual el ejecutivo de Ada Colau prevé ordenar los alojamientos turísticos en la ciudad.

En concreto, el Peuat plantea dividir la ciudad en una zona de decrecimiento, en la que no se podrán abrir nuevos alojamientos aunque cierren otros --la zona 1, en Ciutat Vella, parte del Eixample, Poblenou, Vila Olímpica, Poble Sec, Hostafrancs y Sant Antoni--, una zona 2 de congelación --sólo podrán abrir nuevos si cierran actuales--, y las zonas 3 y 4, de crecimiento limitado.

El Consejo de Gremios ha reclamado una gestión "eficiente, responsable y seria" para hacer pedagogía a favor del turismo y su crecimiento sostenible, y para mantener una promoción inteligente, permitiendo que sus beneficios se distribuyan entre todos los ámbitos socioeconómicos de la capital.

Por su parte, el Gremio de Hoteles de Barcelona ha criticado que el Peuat "capitaliza el libre y el lícito derecho de ejercer su actividad a los empresarios" turísticos, y ha añadido que debería permitir las obras de rehabilitación para el mantenimiento de la calidad de la planta hotelera sin que ello suponga la reducción del número de plazas hoteleras.

Ha rechazado el concepto de decrecimiento en una "actividad clave" para la ciudad, y ha argumentado que el Peuat ha de propiciar el crecimiento en los principales ejes de la ciudad y los edificios históricos, a la vez que ha insistido en preservar la seguridad jurídica en la ciudad.

Además, ha criticado los conflictos en la convivencia que los pisos turísticos ilegales están provocando y han pedido su erradicación, ya que, ha añadido, también fomentan la economía sumergida y el fraude fiscal sin asegurar garantías para el consumidor.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios