Miércoles, 14.11.2018 - 23:47 h
De alojamientos austeros a diseño vanguardista y moderno

La transformación de los hostales de la mano de los millennials y de Instagram

El deseo de vivir experiencias por parte de las nuevas generaciones ha potenciado un cambio radical de este tipo de establecimientos.

Hostales
Los hostales españoles acogieron cerca de 10 millones de turistas el año pasado / Pixabay

La imagen que teníamos de los hostales ha cambiado mucho de unos años a esta parte. Si antes les teníamos por alojamientos baratos en los que había que compartir habitación con muchas personas más y de aspecto algo cutre, ahora se han convertido en remansos de paz y tranquilidad con cierto aire vanguardista e incluso artísticos. La generación 'millennial' -la nacida entre mediados de los 80 y finales de los 90- ha transformado la sociedad en la que vivimos y la mayoría de sectores económicos, incluido el turismo. Y todo ello de la mano de las nuevas tecnologías y las redes sociales.

Ahora se ha impuesto una nueva forma de viajar que busca ansiosamente vivir experiencias. Se trata de integrarse en el ambiente que se visita como uno más, no como un turista que está de paso. Eso era lo que potenciaban en su origen las plataformas de alquiler vacacional -aunque luego han devenido en la más severa especulación-, pues ofrecían a los viajeros la posibilidad de alojarse en las casas de los residentes y compartir con ellos la vida en dicho lugar. Esto obligo a los hoteles a ponerse las pilas y a reinventarse para ajustarse a la nueva demanda. Y también a los hostales, esos alojamientos hoteleros de menor categoría que hasta la fecha solo usaban los estudiantes o aquellos que disponían de menos recursos.

En nuestro país, el pasado año los hostales españoles recibieron a cerca de 10 millones de viajeros, los cuales se repartieron ente los más de 6.600 establecimientos de este tipo que tenemos, según la encuesta de Coyuntura Turística Hotelera del pasado año del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto, sumando los hoteles propiamente dichos, impulsó las pernoctaciones en alojamientos hoteleros un 2,7%, hasta los 340 millones. Así, el impulso del turismo en España (82 millones de visitantes el pasado año) y las nuevas tendencias han dado lugar a una transformación del hospedaje de gama baja que nada tiene que envidiar a algunos hoteles. Además, la necesidad de compartir estos viajes a través de las redes sociales -la generación Instagram- ha potenciado su reconversión en lugares bien cuidados, con un diseño moderno y bonito que sea totalmente 'instagrameable'.

Porque diferentes hostales han abierto sus puertas -o se han reformado- en las principales ciudades españolas con el objetivo de atraer a ese turista millennial que ya no quiere ser un mochilero pero prefiere optar por un perfil más bajo y alejarse de los hoteles convencionales. Además, esta nueva forma de turismo está transformando los barrios, porque estos hostales suelen llevar consigo la apertura de establecimientos de la misma tipología en los alrededores.

Cadenas españolas y extranjeras

Diferentes establecimientos han abierto en los últimos años en España dando lugar a un nuevo ecosistema hotelero que, a pesar de no jugar en la primera división, crece con fuerza y se está convirtiendo en una opción cada vez más usada por los turistas o por quienes necesitan pernoctar en una ciudad diferente a la suya. La ventaja de estos hostales de nuevo cuño es que siguen ofreciendo precios por debajo de los hoteles de gama superior con una calidad mucho mejor que antaño. De hecho, las diferencias principales con algunos hoteles son las zonas comunes con otros huéspedes.

Una de las cadenas 'made in Spain' que más presencia tiene es Toc Hostels, que está presente en Madrid, Barcelona y Sevilla. Esta cadena la puso en marcha el hijo de uno de los hoteleros con más experiencia de nuestro país, Antonio Catalán, el dueño de AC Hoteles. Ignacio, el fundador de Toc, trabaja también junto a su padre en AC, pero ha querido emprender por su cuenta con una firma de hostales urbanos que se caracterizan por su "carácter sociable" y por ubicarse en el centro de las ciudades en las que están presentes, facilitando así la experiencia al cliente. Con un diseño moderno y funcional, Toc ofrece a los visitantes salas comunes más allá de lo habitual, pues dispone de salas de juegos y de ordenadores, además del comedor o los baños. En el caso del hostal de Barcelona dispone incluso de piscina. Sus precios se mueven entre los 180 euros por noche de un dormitorio privado para ocho personas o los 20 euros de una cama en una habitación compartida con otros clientes. 

The Hostel Box también tiene ADN nacional, ya que la cadena nacida en 2012 pertenece a Javier Velat, fundador y CEO, quien en solo seis años ha conseguido implantar sus hostales en Barcelona, Madrid y Málaga. Además, desde 2016 ha ampliado el negocio con las franquicias, dando la oportunidad a otros emprendedores de abrir un hostal de la firma y unirse a la compañía. Su concepto viene de Japón, ya que consiste en las 'camas cápsula' o 'caja' -de ahí el nombre de "box"-, un concepto que tiene muchos adeptos, ya que los viajeros que pasan una o dos noches en una ciudad no necesitan más espacio. Además cuentan con zonas comunes. Así, The Hostel Box tiene ya cinco establecimientos (tres en la Ciudad Condal y los de Madrid y Málags), con una capacidad media para 40 personas y un precio de alrededor de 18 euros la noche. En estos hostales no hay habitaciones privadas, todas son 'camas-cápsula'.

The Hostel Box
The Hostel Box Gaudí (Barcelona)

Generator es otra cadena de hostales presente en España, aunque en este caso su procedencia es británica. Los hermanos Louise y Kingsley Duffy están detrás de esta cadena que definen como "hostales de lujo" que tiene establecimientos en Barcelona y Madrid, a donde acaban de llegar. Están presentes ya en 13 ciudades europeas (Ámsterdam, Berlín, París, Hamburgo...) y en breve cruzará el charco para abrir el primer Generator en Estados Unidos, concretamente en Miami. En las ciudades españolas en las que se encuentra la cadena, la localización cercana al centro es uno de sus principales atractivos, así como sus zonas comunes con comedor y coctelería incluso. Una de sus particularidades, para alejarse de esa imagen de escándalo y alboroto constante de los hostales, es que no permite ni beber ni comer en las habitaciones. Dispone de habitaciones privadas tanto para parejas como para familias por precios de entre 70 y 110 euros y de camas compartidas desde 15 euros la noche.

Uno de los primeros hostales de este tipo en España y uno de los más famosos es The Hat, que de momento solo está en Madrid a pesar de su gran popularidad. Este establecimiento se define como "hostal ecológico", ya que es el primer hostal -y hotel- de Madrid que utiliza la biomasa como fuente de energía. Se encuentra detrás de la Plaza Mayor, en pleno centro, y a parte de ser un sitio para hospedarse ofrece en sus instalaciones diversas opciones de ocio, ya que su terraza siempre está llena, pues dispone vistas privilegiadas. En su caso, hay habitaciones para compartir básicas o las denominadas 'deluxe' -con más comodidades- y dispone de cuartos solo para mujeres. Sus precios no llegan a los 20 euros por noche.

Ahora en Portada 

Comentarios