Nueva denominación

¿Qué es el 'beachspreading? La figura del típico dominguero de playa se sofistica

Ir a pasar un día completo de playa desde primera hora hasta que se va el sol adquiere una nueva dimensión de la mano de los estadounidenses.

Familia playa
El 'beachspreading' es pasar el día en familia en la playa con todo lo necesario / EFE

Nos encantan los anglicismos. Cada vez los adoptamos más en nuestro rico lenguaje castellano. El fin de semana ya es 'weekend' para casi todos, la ropa que nos ponemos a diario conforma nuestro 'look', el 'selfie' ya forma parte de nuestro lenguaje habitual por la cantidad de autorretratos que nos hacemos al día e incluso está más que extendido saludar con un 'hello', despedirse con un 'bye' y decir 'thank you' para dar las gracias.

Y ahora, aparece otra palabra nueva que, de momento, muchos desconocen, pero que a buen seguro estará muy integrada en nuestro idioma en poco tiempo. De nuevo procede del inglés, aunque en este caso su origen hay que buscarlo en Nueva Jersey, uno de los estados americanos, que ha puesto de moda una práctica que en España conocemos de sobra, pero con otro nombre. 

Se llama 'beachspreading' y significa, 'literalmente, 'esparcimiento playero'. Vaya, lo que aquí viene siendo ir a pasar el día a la playa...pero cargado con la casa a cuestas. Es decir, se trata de la típica figura del 'dominguero', ese que madruga lo indecible un domingo para ir a disfrutar de la jornada al mar con toda la familia. Pero lo que hace 'especial' a este concepto es que el 'dominguero' se lleva a la playa toda la comida posible en multitud de neveras, sillas, mesas y sombrillas para montar el chiringuito y todo el elenco posible de palas, pelotas y colchonetas para entretener a los niños -y no tan niños- durante tantas horas bajo el sol.

Pero ahora, algo que aquí es de sobra conocido, se ha puesto de moda al otro lado del Atlántico, y los medios locales se asombran de esta nueva costumbre que han tomado los estadounidenses. Sí, parece que por una vez son los españoles los que exportan una costumbre a Estados Unidos más allá de la famosa siesta. Porque, normalmente, suele suceder al revés, y aquí ya es norma general celebrar 'Halloween', el 'Black Friday' y las 'vacaciones de Pascua', que no Semana Santa.

Los nuevos 'domingueros'

Cabe destacar que con el nuevo concepto anglosajón la figura del 'dominguero' se ha sofisticado. Porque el 'beachspreading' ya no concibe llevar la comida o la fruta en el 'tupperwear' -otro anglicismo que la Real Academia Española de la Lengua (RAE) prefiere denominar como táper-. No, se lleva entera con los utensilios necesarios para trocearla, ya sea una sandía, un melón o una piña. Incluso hay gente que ha llegado a llevarse un jamón con su tabla para cortarlo en la arena.

Lo mismo sucede con la bebida. Olvídense de la sangría o la limonada que se llevaba en botellas congeladas previamente realizada en casa. Ahora se lleva la bebida necesaria en la nevera para hacer 'in situ' las mezclas que se antojen, ya sean mojitos o los cócteles más sofisticados. Con sus respectivos vasos y pajitas. 

Así, una práctica 'made in Spain' tan campechana ha subido de nivel gracias a las formas más sofisticadas de los 'picnic' -otro anglicismo- de ingleses y americanos. De este modo, ser un 'dominguero' ya no tiene porqué tener un sentido peyorativo. Ahora serlo puede ser 'cool' -y otro más'-.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios