Mundial en Rusia

Qué ver y dónde comer en Kaliningrado, sede del Mundial en Rusia

Ubicada a más de mil kilómetros de Moscú, esta peculiar ciudad cuenta con uno de los zoológicos más grande del país.

Qué ver y dónde comer en Volgogrado, sede del Mundial en Rusia
Vistas de la ciudad rusa de Kaliningrado. / Pixabay

La lejana Kaliningrado es la tercera parada de la selección española de fútbol en el Mundial de Rusia. Tras medirse a Portugal e Irán, el conjunto de Julen Lopetegui abrochará la fase de grupos ante Marruecos. La más occidental de las 12 sedes del Mundial es una ciudad con 459.000 habitantes, fundada en 1255. El Estadio de Kaliningrado, donde España medirá sus fuerzas con el cuadro marroquí, es una de las nuevas y modernas infraestructuras construida para acoger cuatro encuentros de la Copa del Mundo, y dispone de capacidad para 35.000 personas.

Amalienau, uno de los barrios históricos de Kaliningrado, es una de las visitas obligadas para los más nostálgicos. Se caracteriza porque no dispone de calles lisas y rectas, de hecho, ninguno de sus caminos se cruza en ángulo recto con otro. Se ubica entre el parque de La Victoria y la calle Lesoparkovaya.

Los amantes de los animales, por su parte, cuentan con una visita obligada al zoológicos de Kaliningrado, que fue fundado a finales del siglo XIX y actualmente es uno de los más grandes de Rusia. En un entorno íntegramente dedicado a la naturaleza, quienes lo visiten podrán encontrar todo tipo de animales y plantas. El espacio está catalogado como estado de parque natural.

Otros de los puntos que mayor interés suscitan también entre los turistas son, por ejemplo, la Plaza de la Victoria o la tumba de Kant, uno de los filósofos más influyentes del siglo XVIII, fallecido en 1804. Ubicada a más de mil kilómetros de Moscú, la capital de Rusia, Kaliningrado dispone también de un maravilloso centro artesanal denominado ‘El pueblo de los pescadores’, uno de los puntos más populares de la ciudad. Existente desde 2006, el pueblo cuenta ahora con prácticamente de todo: hoteles, restaurantes, tiendas de regalos, su propio puerto… incluso algún mirador como El Farol.

Comida rápida


- Blintza-Tza: en este establecimiento podrás probar uno de los platos base de la gastronomía rusa junto con la patata: las crepes. Perfecta opción si tu parada va a ser corta o si prefieres continuar tu visita turística al tiempo que comes.

- Kruassan: perfecto para solucionar desayunos, comidas y cenas con opciones variadas: desde quesos y huevos fritos, hasta cruasanes salados o dulces, sopas, sándwiches, mejillones, tartas y los clásicos ‘macarons’ que puedes encontrar en Francia.

Bufet o autoservicios


- Lozhka: un autoservicio ubicado en pleno centro de la ciudad donde disfrutar de menús de especialidades. La principal oferta está compuesta por una sopa o ensalada, un segundo plato y una bebida a muy buen precio. Eso sí, es importante tener que cuenta que cierra los fines de semana.

- Povareshka: esta cafetería ubicada es recomendable por dos razones: una buena calidad precio a pesar de su céntrica ubicación y un entorno verde gracias a una decoración que juega con la vegetación.

Restaurantes


- Hmel: un lugar perfecto para probar especialidades rusas cuidadamente presentadas y acompañadas de una buena cerveza en un céntrico edificio de dos plantas decorado con aire industrial.

- Borsch & Salo: este restaurante ha apostado por acompañar sus recetas rusas con una detallada decoración que recrea el ambiente hogareño de una granja.

- Chaikovsky: aunque el famoso compositor ruso nació a más de 2.000 kilómetros de Kaliningrado, en la ciudad de Vótkinsk, este hotel ha sido bautizado con el mismo nombre. Su restaurante mima con lujo tanto la decoración como los platos de su menú.

Ahora en Portada 

Comentarios