Jueves, 24.01.2019 - 04:20 h
La ecología llega a la cinegética

España tendrá la única planta del mundo de cartuchos para cazar biodegradables

Bio Ammo ha conseguido la patente mundial para producir munición que genera biomasa una vez utilizada. La fábrica estará en un pueblo de Segovia.

Una firma segoviana busca revolucionar la caza con sus cartuchos biodegradables
España tendrá la única planta de cartuchos de caza biodegradables / Bio Ammo

La transición ecológica llega a la caza. Y, además, lleva sello español. Una empresa con sede en Segovia ha conseguido la patente mundial para fabricar cartuchos cinegéticos biodegradables y que, por tanto, no contaminan una vez que son disparados. Se trata de Bio Ammo, una firma que pretende eliminar los plásticos del proceso de fabricación. Con esta solución se pondría fin a los problemas de contaminación que genera un sector que representa en torno al 0,3% del PIB español.

La fábrica de cartuchos biodegradables será una realidad en los próximos meses. Ya se están levantando las naves que estarán ubicadas en el municipio de Santa María la Real de Nieva y que albergarán tanto el centro de producción como unas instalaciones tecnológicas para continuar desarrollando los conocidos como 'bioshots', la munición limpia que se producirá para calibres de 12mm, 16mm y 20mm.

El presidente de Bio Ammo, Enrique López-Pozas, explica algunas características de sus cartuchos que serán pioneros a nivel mundial. Investigaron durante años para poner fin al plástico de polietileno y ahora tienen esa patente mundial del mundo cinegético. Los cartuchos verdes se autodegradan y desaparecen con el tiempo. ¿Cuántos meses? Depende del terreno en el que caigan pero los promotores calculan que desaparecerían en un periodo de entre seis meses y dos años sin generar daños a la naturaleza.

Otra de las ventajas de los cartuchos verdes 'made in Spain' es, según el principal ejecutivo de la firma, su capacidad para generar biomasa. La munición una vez utilizada se convertirá en abono, acabando así como los microplásticos de los cartuchos tradicionales que, finalmente, acaban en la tierra y van a parar al mar. 

La fábrica de Santa María la Real de Nieva arrancará la producción en el mes de junio, según los planes iniciales de Bio Ammo. Ya cuentan con la financiación necesaria de bancos y entidades privadas para generar en torno a 110 millones de cartuchos al año, según detalla el presidente de la firma. Prevé crear en torno a cincuenta puestos de trabajo en una zona rural especialmente significativa y, además, poner en marcha un plan de formación para las futuras generaciones de la región.

El negocio de la caza en España

La caza generó en el año 2016 (la última cifra disponible) un total de 6.475 millones de euros y mantuvo 186.758 puestos de trabajo en España, el equivalente al 1 por ciento de la población activa. Son datos contenidos en el informe 'Impacto Económico y Social de la Caza en España', elaborado por Deloitte para la Fundación Artemisan, lo que ofrece una idea de la importancia que tiene el sector para la economía nacional. 

El gasto directo de la actividad cinegética superó los 5.470 millones de euros y los 6.475 millones generados de su actividad representan el 0,3% del Producto Interior Bruto español, lo que, según el estudio, equivale a las ventas netas del vino; al 13% del sector agrícola, ganadero y pesquero; al 4% del sector de la construcción; o al 9% del sector financiero.

Asimismo, la caza generó 614 millones de euros de retornos fiscales para las arcas públicas, de los que el 33% fueron aportados directamente en concepto de tasas e impuestos por cazadores, rehaleros y gestores de terrenos. Esto supone que por cada euro de gasto en caza se generaron 1,18 euros de contribución al PIB nacional.

Ahora en Portada 

Comentarios