Una ministra holandesa pone en apuros al Gobierno por mentir sobre su marido

  • La ministra holandesa de Infraestructuras y Medio Ambiente, Melanie Schultz, ha puesto en serios apuros al Gobierno del liberal Mark Rutte por haberle ocultado que su marido tenía acciones en una compañía vinculada a la actividad de su Ministerio.

Bruselas, 28 jun.- La ministra holandesa de Infraestructuras y Medio Ambiente, Melanie Schultz, ha puesto en serios apuros al Gobierno del liberal Mark Rutte por haberle ocultado que su marido tenía acciones en una compañía vinculada a la actividad de su Ministerio.

Schultz informó a Rutte en 2010 de que su marido iba a dejar el puesto de consejero en la compañía Kiwa, dedicada a la expedición de permisos en el sector del transporte, para evitar un posible conflicto de intereses, pero no le contó que mantendría las acciones que poseía de la empresa, publica hoy el diario "Volkskrant".

Haro Schultz, marido de la ministra, asegura que no era necesario informar a Rutte porque su papel en la empresa tras la renuncia era irrelevante y se limitaba a la de accionista indirecto sin influencia.

Sin embargo, en 2011 se embolsó 2,9 millones de euros fruto de la venta de la compañía al fondo de adquisición NPM Capital, una operación que multiplicó los beneficios de todos los accionistas, asegura el diario.

El 25 % de las acciones de Kiwa que poseía la compañía Malink Beheer, de la que forma parte el marido de la ministra, pasó de valer 650.000 euros antes de la operación a costar casi 40 millones de euros.

Durante todo este proceso, el Ministerio de Infraestructuras y Medio Ambiente fue el encargado de autorizar los precios que cobraba Kiwa, así como el responsable de las inspecciones medioambientales a las que se sometía a la empresa.

Además, la ministra defendió personalmente en diversas ocasiones a Kiwa en el parlamento y ante sus competidores, que acusaban a la compañía de ejercer un monopolio y cobrar tarifas demasiado elevadas.

La autoridad de competencia en el mercado en Holanda (ACM) nunca detectó la existencia de un posible conflicto entre los intereses comerciales de Haro Schultz y la influencia política de su esposa, que sí aparece expresamente citada en un documento oficial de su homóloga italiana, la Autorità Garante della Concorrenza e del Mercato.

La oposición ya ha solicitado tanto a Schultz como al primer ministro Rutte que comparezcan ante el Parlamento para dar explicaciones sobre lo ocurrido, según la cadena de televisión NOS.

Mostrar comentarios