El 95% de las grandes empresas blinda a sus directivos mientras se abarata el despido

Los tentáculos de la reforma laboral son limitados y les cuesta llegar a lo más alto de las compañías del Ibex 35, índice que agrupa a las mayores empresas de la bolsa española, donde la mayoría de los altos directivos se garantizan despidos de oro mediante blindajes o cláusulas indemnizatorias.

Ni 20, ni 33, ni 45 días. Un importante puñado de directivos de las grandes compañías tienen garantizados varios años de sueldo en caso de despido e, incluso, si deciden abandonar la compañía por propia voluntad, siempre y cuando aleguen haber visto alteradas las funciones para las cuales fueron contratados.

Hasta el 95% de las empresas del Ibex 35, índice que agrupa a las mayores compañías de la bolsa española, tiene blindajes para sus altos directos, grupo en el que entran los miembros del comité de dirección.

Además, la mayoría de ellas también cuenta con cláusulas de indemnización para otros cargos directivos de menor nivel, como responsables de áreas, cuyos importes varían, en general, entre uno y tres años.

Estos acuerdos contrastan con la flexibilidad que desde la patronal (CEOE) se ha pedido al Gobierno introducir dentro de la reforma laboral, y que ha terminado quedando recogida en forma de abaratamiento del despido y mayor libertad para cambiar la jornada de los trabajadores.

La nueva normativa, que todavía es susceptible de modificarse durante su tramitación en el Congreso de los Diputados, reduce de 45 a 33 los días de indemnización por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades, frente a las 42 anteriores.

Además, por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, la empresa puede despedir con 20 días, con un máximo de 12 meses, y cambiar las condiciones tanto laborales como de distribución de la jornada de los trabajadores.

Unas condiciones que no afectan a los más de 250 altos directivos de las grandes compañías españolas que cuentan con blindaje. Un grupo compuesto, exclusivamente, por presidentes ejecutivos, consejeros delegados y miembros de la alta dirección.

Abanico de indemnizaciones

En cuanto a número, destacan los casos de Banco Sabadell y Endesa, que han garantizado estas armaduras a 24 y 23 ejecutivos, respectivamente. La otra cara de la moneda corresponde a Abengoa, Popular, Bankinter y OHL, que carecen de blindajes entre los miembros de su primera fila directiva.

Las características de estos blindajes varían de una empresa a otra. Por ejemplo, entre las más austeras destaca el grupo de supermercados de descuentos DIA, que sólo reconoce un año de salario bruto a su consejero delegado.

La banca, en cambio, es la más espléndida, con fondos y planes en los que van acumulando paracaídas de oro para sus primeros espadas. Éstos han dado lugar a indemnizaciones multimillonarias, cuyo máximo exponente fue hace una década Ángel Corcóstegui, por aquel entonces consejero delegado de Santander Central Hispano, que dejó la entidad con un finiquito de 108 millones de euros.

Más recientes es la marcha de Francisco Luzón, número tres del banco, que dejó la entidad presidida por Emilio Botín con un fondo de pensiones acumulado de 56 millones, más otros cerca de 9 millones en seguros.

BBVA también figura entre las compañías más generosas con sus directivos. Además de los blindajes que tienen los 13 altos ejecutivos del banco, la entidad reconoce contar con cláusulas indemnizatorias específicas para 43 directivos de menor nivel y 50 técnicos, beneficio que, en algunos casos, tienen derecho a percibir incluso en caso de dimisión.

Iberdrola, por su parte, ha modificado su política de retribuciones en el último año y ha reducido a dos anualidades la indemnización que tienen derecho a recibir sus empleados de mayor rango, frente a los cinco que tenían hasta ahora.

No obstante, aquellos contratos que recojan la anterior política, conservan sus derechos adquiridos, algo que contrasta con la modificación introducida en la reforma laboral para los contratos indefinidos, que sólo reconoce los 45 días para los años trabajadores antes de la entrada en vigor de la reforma; ya que a partir de ese enero, todos pasan a medirse con 33 días.

Algunas compañías, como Ferrovial, incluyen estas claúsulas indemnizatorias para compensar, por ejemplo, el compromiso que obligan al directivo a firmar de que, llegada una determinada edad, muy anterior a la de jubilación, la empresa puede prescindir de sus servicios. Un escenario para el que la empresa se cubrió el año pasado depositando 2,6 millones para cubrir esas futuras pagas.

FCC, por su parte, justifica este tipo de acuerdos como un premio de cara a la jubilación, ya que no tiene suscritos planes de pensiones privados a favor de sus directivos; mientras que Grifols inlcuye este a 98 personas, muchas de ellas fuera del cuerpo directivo, entre los beneficiarios de cláusulas que reconocen pagos de entre dos y cinco años.

Mediaset, cabecera de Telecinco y Cuatro, amplía este tipo de blindajes a algunas de sus estrellas, como el director de Informativos;  mientras que en Repsol las indemnizaciones varían en función del puesto, la responsabilidad y la antigüedad.

También llama la atención que casi la mitad de las empresas del Ibex no informa a sus accionistas en la Junta General sobre estos blindajes, algo que atenta contra los principios de transparencia que defiende el Buen Gobierno.

Tu navegador no soporta iframes, aquí puedes ver el gráfico de los nominados a los <a href="http://utils.lainformacion.com/static/graficos/HTML/economia/blindadosibex/index.html">Los contratos blindados del IBEX</a>

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios