Sábado, 19.10.2019 - 15:18 h
Cómo pasar de tres habitantes a 150

'Vellosillo dreams': el Silicon Valley de la repoblación en España está en Segovia

El pueblo, de apenas tres habitantes empadronados, pretende crecer hasta los 150 en 10 años mediante proyectos sostenibles y económicamente viables.

El pueblo de Vellosillo, el Silicon Valley de la repoblación.
El pueblo de Vellosillo, el Silicon Valley de la repoblación.

Vellosillo es un pueblo que no es ni pueblo.  Es un núcleo de (des)población agregado del municipio de Sepúlveda (Segovia), en el nordeste de la provincia y en el que apenas hay tres personas empadronadas (la media en los últimos 50 años es de cuatro empadronados) y sólo dos de ellas, Jorge Juan García y su esposa Ruth, viven allí todo el año... sin agua potable y muchas veces sin luz. "El pasado invierno estuvimos 25 días sin luz eléctrica" y con una conexión a internet mala, ‘a pedales’, y cara, ya que pagan "59 euros por una conexión de 20 megas".

Pues bien, Vellosillo, que aunque se encuentra a solo 120 kilómetros de Madrid, es poco menos que la ‘zona cero’ de la despoblación de la España vaciada -la comarca tiene una densidad de 5 habitantes por kilómetro cuadrado- pretende convertirse en una especie de ‘Silicon valley’ de la repoblación en España. Un laboratorio de la repoblación, del renacimiento de los pueblos abandonados o casi abandonados, "autosuficiente económicamente y sostenible medioambientalmente". Hay que tener en cuenta que Vellosillo contaba con 81 vecinos en 1850, y que la emigración masiva y la despoblación del pueblo con el cierre de la escuela, de la tienda y del bar del pueblo, se produjo a mediados de la década de 1960.

Los vellosillanos tienen un plan y, aunque de momento han recibido la negativa de la Junta de Castilla y León, la Diputación de Segovia y del propio Ayuntamiento de Sepúlveda, o por lo menos las tres instituciones miran para otro lado,"lo vamos a llevar adelante con ellos o sin ellos". Es el ‘Vellosillo dreams’ (sueños de Vellosillo), así se llama el fondo de capital comunitario de 200.000 euros creado por la Asociación de Vecinos de Vellosillo (unos 150 miembros) con el que se cofinancian los proyectos empresariales y de vida de quienes se quieran afincar en el pueblo. De momento, de las más de 300 solicitudes recibidas en su momento, 70 pasaron la criba y actualmente hay 14 seleccionadas. Todas deben de ser “autosuficientes y sostenibles” y la primera de ellas ya está en marcha: Velosiellum, nombre celtíbero del lugar, un parque arqueológico que ofrecerá a los visitantes un museo sobre las diferentes etapas de poblamiento en la región y en la que se recreará, entre otras cosas, una vivienda de hace 3.800 años, de la Edad del Bronce, y que pretenden que esté en funcionamiento “en septiembre de 2020”.

Y es que "por culpa de la burocracia" todo va "más lento de lo previsto", reconoce Jorge Juan García, asesor financiero de profesión, quien hace siete años decidió dejar la ciudad para instalarse junto a su esposa en Vellosillo. Hoy, desde el pueblo, continúa trabajando como asesor financiero a través de internet, pero además es granjero y domador de caballos. "El multitrabajo del mundo rural", reconoce.

La Asociación de Vecinos de Vellosillo se creó en los años 70, cuando los padres de los actuales miembros de la misma la crearon para mantener su pueblo. Amor por dicho pueblo y trabajo comunitario para crear zonas verdes, asfaltado de calles, aunque poco a poco la población se fue quedando sin gente hasta estar casi despoblada a mediados de los años 70... sólo recobraba cierta vida los veranos, cuando los vellosillanos emigrantes por toda España (Barcelona, Valencia, Galicia, Madrid…)  regresaban a las tierras de sus ancestros. La Asociación, presidida por Lourdes García y compuesta por ingenieros, arquitectos, médicos, abogados o asesores financieros, decidió hace dos años dar un paso más y crear su particular Plan de Nuevo Modelo Rural de Repoblación.

Un manual que han presentado en universidades, foros contra la despoblación, etc. Y que pretende que los pueblos tengan interés para atraer a personas a vivir en ellos. El objetivo: lograr una población residente en 15 años de entre 150 y 200 personas a partir de un modelo económico y social "sostenible, innovador" y que se pueda aplicar en "decenas y cientos de pueblos como Vellosillo" por toda España. Eso sí, Jorge Juan, verdadero ideólogo del Plan, reconoce que "no es lo mismo tratar de hacer esto aquí, a hora y media de Madrid, que en mitad de un páramo donde la gran ciudad más cercana está a tres horas de camino".

Los tres fundamentos en los que se basa el plan son una economía sostenible a través de ideas innovadoras y emprendedores, construcción de viviendas sostenibles para quien "traiga aquí sus plan de vida, su idea empresarial, principalmente empresas pequeñas y medianas de 4 o 5 empleos, o su teletrabajo", y un plan para recuperar la biodiversidad y declaración del entorno como reserva ecológica. Todo ello apoyado por ese fondo de capital llamado Vellosillo Dreams en el que han invertido todos los vellosillanos de la Asociación y que cofinancia los proyectos elegidos. El objetivo, una economía circular en la que se combinen teletrabajo y empresas afincadas allí de todo aquél que quiera abandonar la ciudad.

Vellosillo, el Silicon valley de la repoblación.
Vellosillo, el Silicon valley de la repoblación.

De momento, y a la par que se lleva a cabo el proyecto Velosiellum, impulsado por Jesús Iglesias, de Ávila, y 'Vellosillo Dreams', para "lo que ya tenemos todos los permisos, pero no se puede comenzar a construir hasta la próxima primavera porque en invierno es imposible hacerlo", la Asociación también participa en el proyecto de Nordesnet, impulsado por el informático Emilio Utrilla, de la localidad de Castroserracín, con el fin de dotar a la comarca del nordeste de Segovia y a buena parte de la provincia de banda ancha de acceso a internet de un giga de velocidad y a precios razonables. "Algo vital", explica Jorge Juan García.

Y como el 'Vellosillo dreams' va "paso a paso" y sin comenzar un proyecto si no se acaba el anterior, le tocará el turno luego a una cooperativa de viviendas sostenibles, "Unas 10 o 15" para dar cobijo a quienes se instalen con sus proyectos en Vellosillo. Jorge Juan García asegura que al final han decidido construir las viviendas porque "en la España vaciada apenas existe un mercado de activos inmobiliarios". En Vellosillo "hay unas 35 casas y la mitad de ellas no se usan ni un solo día al año. Están cerradas y acabarán, muchas de ellas, en ruinas. Pero la mentalidad rural, de los pueblos, impide a mucha gente de toda España poner a la venta la casa de sus ancestros y prefieren que se caigan. Por eso no salen a la venta. Y las que sí podrían salir, muchas de ellas, no tienen ni escrituras, ni declaración de herederos… Y es imposible poner de acuerdo a 35 herederos de una casa para su venta". Por ello, "decidimos construir las viviendas, que también serán sostenibles medioambiental y económicamente, ya que los terrenos nos los venderá su propietario a cambio de que hagamos una vivienda para él".

La comarca de Sepúlveda (1.500 habitantes) "está en la ruina" cuenta Jorge Juan García. "A pesar de la primera impresión y el envoltorio de toda la gente que llega a comer lechazo los domingos, a las hoces del Duratón… cuenta con un grave problema de despoblación y de servicios y no se pueden cubrir las plazas de guardias civiles, maestros o bomberos". Al ser cabecera de partido judicial, trabajan allí 100 empleados públicos, "pero 95 viven en Segovia capital, Valladolid o Madrid", cuenta la Asociación de Vecinos de Vellosillo a modo de ejemplo. "Cuando un pueblo se vacía comienza su destrucción total porque se pierde el control del territorio", explica Jorge Juan García, "y empieza la caza furtiva, los vertederos ilegales… Cuando mi mujer y yo llegamos a Vellosillo hace siete años aquí había cinco vertederos ilegales, alguno de ellos de 30 metros de altura", asegura.

La Asociación, asesorada por un bufete de abogados madrileño, propuso hace unos meses a las tres administraciones, autonómica, provincial y local, un consorcio con el ayuntamiento de Sepúlveda con el fin de que ellos, los vellosillanos, gestionaran el 50% de los impuestos recaudados en Vellosillo, "IBI y licencias de obra, algo totalmente legal", para "gestionar nosotros esa dinero con el fin realizar el alumbrado público, acometidas de aguas, saneamientos, asfaltado de calles… No era para crear dos o tres sueldos, pero se nos negó diciendo que si se nos daba a nosotros habría cola detrás". Y es que hay que tener en cuenta que Sepúlveda, además de Vedllosillo, cuenta con otros doce núcleos de población agregados. "Nos ven como a los malos de la película, pero todo el mundo quiere venir aquí ahora y sin las instituciones o con ellas vamos a seguir adelante", aseguran en Vellosillo. "Hay cosas que plantean que son de Marte por irreales. Todos los proyectos están todavía en el aire", ha declarado recientemente el alcalde de Sepúlveda, el socialista Ramón López.

"Hay gente que quiere abandonar la ciudad y volver a los pueblos y nosotros pretendemos crear un hábitat sostenible y autosuficiente para que así sea y quien quiera pueda venir a establecerse en el pueblo". Jorge Juan y Ruth fueron los primeros, ahora, en unos meses llegará Jesús Iglesias con su Velossiellum, luego llegará la conexión a internet "digna", las casa sostenibles de la cooperativa, los proyectos empresariales y emprendedores seleccionados. Vellosillo, una arcadia rural autogestionada o el nuevo Silicon Valley de la repoblación en España parece que echa a andar, aunque los vellosillanos son conscientes de que en el fondo son como la aldea de los irreductibles galos Asterix y Obelix frente al imperio urbanita que devora y engulle a los pueblos de media España. O unos 'marcianos', como dice el regidor sepulvedano. Es la España vaciada, que alza la voz.

Ahora en Portada 

Comentarios