Ahorrar más 

Tres ventajas de subrogar la hipoteca y pasarse al tipo fijo 

Desde HelpMyCash.com recuerdan que, si además de rebajar el interés o eliminar la vinculación, se aprovecha para cambiar el tipo variable, el cliente podría beneficiarse de ciertas ventajas.

Hipotecas
Tres ventajas de subrogar la hipoteca y pasarse al tipo fijo
Canva

El número de hipotecados que ha apostado por el cambio de banco para mejorar sus condiciones de financiación ha crecido más de un 50% entre mayo y julio de este año con respecto al mismo período de 2019. Esto demuestra que son cada vez más los españoles que, atraídos por unos tipos de interés mucho más baratos que los que firmaron hace años, ven en la subrogación una oportunidad de ahorro

Desde el comparador financiero HelpMyCash.com recuerdan que, si además de rebajar el interés o eliminar la vinculación, se aprovecha este cambio para pasarse del tipo variable al fijo, el cliente podría beneficiarse de ciertas ventajas. A continuación, las tres principales.

1. No te preocupes más por el euríbor 

Para muchos hipotecados, estar pendientes de la caprichosa evolución del euríbor es un dolor de cabeza constante. Aunque en los últimos meses las subidas y bajadas de este indicador han encarecido o abaratado solo unas decenas de euros las cuotas, el temor a que vuelva a las andadas y cotice en positivo se mantiene. Sobre todo, porque la vida de un préstamo hipotecario, que suele ser de unos 20 años, abarca un período demasiado extenso como para hacer predicciones consistentes.

En este escenario, desde HelpMyCash recuerdan que las hipotecas a tipo fijo son la alternativa sin sobresaltos. Además, aunque estos productos suelen ser algo más caros que los créditos variables, ahora viven su mejor momento. Entre las más atractivas, con la Hipoteca Fija de BBVA es posible conseguir un interés del 1% y la Hipoteca Sin Comisiones de Bankia parte de un interés del 1,85%

2. Cámbiate de banco sin pagar ni un euro

La tercera y última ventaja es que el cambio de banco al pasar del tipo variable al fijo podría salir totalmente gratis. Para subrogar la hipoteca, al cliente le corresponde pagar la tasación y la posible comisión por amortización anticipada.

En cuanto al primer gasto, que podría oscilar entre los 250 y los 500 euros, existen bancos como ING que se encargan de sufragarlo para aquellos clientes que se pasen a la Hipoteca Naranja Fija, que tiene un interés del 1,79%

Para terminar, la comisión de subrogación para pasarse del tipo variable al fijo está regulada: es del 0,15% del capital pendiente durante los tres primeros años y del 0% después (en comparación con la penalización de hasta el 2% que podríamos sufrir al cambiar simplemente de entidad). En la práctica, todo aquellos que lleven más de tres años pagando las cuotas, no tendrán que asumir ninguna penalización por parte de su entidad. Y si el cambio se hace dentro de ese período inicial, el coste será de 150 euros por cada 100.000 euros de capital pendiente.

3. Y de paso, escoge el plazo que prefieras

Aprovechando el cambio de banco, los clientes que quieran ir más desahogados con el pago de las cuotas tendrán la posibilidad de negociar un plazo de hasta 25 o 30 años que les permita pagar menos cada mes. Eso sí, como es normal, se devengarán intereses durante más tiempo y el precio total de la hipoteca se encarecerá.

En cambio, para aquellos con buena capacidad de pago, la subrogación podría ser una oportunidad para acortar el plazo y pagar menos a la larga. Además, lo habitual es que las entidades ofrezcan tipos de interés más reducidos por sus hipotecas fijas para períodos de amortización más breves

Mostrar comentarios