Horizon Lines abandona el transporte de mercancías entre EE.UU. y Puerto Rico

La empresa de transporte marítimo Horizon Lines anunció hoy el cese de sus operaciones entre EE.UU. y Puerto Rico, que inició en 1956, ante la falta de perspectivas de poder hacer que su negocio sea viable en la isla, donde acusa un "incierto" panorama económico.

San Juan, 11 nov.- La empresa de transporte marítimo Horizon Lines anunció hoy el cese de sus operaciones entre EE.UU. y Puerto Rico, que inició en 1956, ante la falta de perspectivas de poder hacer que su negocio sea viable en la isla, donde acusa un "incierto" panorama económico.

"Tenemos una historia de 56 años en el comercio puertorriqueño y hemos establecido relaciones realmente valiosas", dijo su presidente y consejero delegado Steve Rubin en un comunicado, en el que explicó que la "difícil, pero prudente y necesaria" decisión anunciada este martes se debe a una "combinación de factores".

Entre ellos, citó "las inciertas perspectivas para la economía de Puerto Rico, las pérdidas en los últimos años y las que se esperan en el futuro, el envejecimiento de los barcos que no podemos permitirnos el lujo de continuar manteniendo o reemplazando, y las próximas adiciones de capacidad por parte de otros dos portadores".

Aunque en 2012 la compañía ofrecía sus servicios con cuatro buques, en la actualidad solo opera dos, que son de los años 70, "debido a la prolongada caída de la demanda y la necesidad de reducir los costos".

Mientras que la compañía asegura que necesita entre 16 y 20 millones de dólares para ajustar sus dos barcos a los requerimientos federales de mantenimiento durante 2015, "otras compañías tienen previsto introducir cuatro nuevos buques eficientes en el servicio que ampliarán considerablemente su capacidad", explicó.

Horizon Lines detalló en su comunicado cómo planea proceder para que el cese, que le costará entre 90 y 100 millones de dólares en su mayor parte por indemnizaciones y penalizaciones por cancelación de contratos, sea ordenado y ayude a sus clientes a buscar alternativas.

"En nombre de todo nuestro Consejo de Administración y equipo directivo, quiero expresar nuestro profundo agradecimiento a nuestros empleados, clientes, proveedores, socios sindicales y ciudadanos de Puerto Rico por su esfuerzo y apoyo en los últimos años", dijo Rubin, que dijo haber hecho todo lo posible por evitar esta decisión.

Además, anunció que, una vez liquidado el servicio a Puerto Rico, está planeada la venta por partes de la compañía, comenzando por el negocio que ofrece transporte a Hawai, que se lo venderá por 69 millones de dólares al grupo Pasha, uno de sus principales competidores, que también se hará con la deuda acumulada por esa línea de negocio, lo que eleva el importe de la transacción a cerca de 142 millones de dólares.

La firma insistió en que ese acuerdo nada tiene que ver con la salida de la isla caribeña. Con sede en Carolina del Norte, también ofrece transporte marítimo entre EE.UU. y Alaska.

Para la actividad de Alaska ha alcanzado un principio de acuerdo con Matson para que este grupo adquiera la compañía una vez que se haya desprendido del negocio de Hawai.

En EE.UU. existe una ley que obliga a que todos los bienes transportados por mar entre puertos estadounidenses deben ser trasladados por barcos con bandera de este país, y construidos, poseídos y operados por personal local.

Esta ley es muy criticada en territorios no continentales como Puerto Rico, que tiene que importar un enorme porcentaje de lo que consume y considera que la legislación vigente encarece en gran medida sus importaciones.

Las principales navieras que transportan mercancías entre EE.UU. y Puerto Rico son Crowley, Sea Star Line, Trailer Bridge y Horizon Lines, que utilizan mayoritariamente como puerto de partida Jacksonville, en Florida.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios