Viernes, 23.08.2019 - 02:21 h
Una propuesta nunca vista en España

El programa económico de Vox: recortar funcionarios y vender empresas públicas

El partido de Abascal considera necesario un plan urgente de 24.236 millones a aplicar en dos años. Reformaría pensiones, Sanidad, Educación...

El programa económico de Vox: un duro ajuste por 24.236 millones en dos años
El programa económico de Vox: un duro ajuste por 24.236 millones en dos años / Vox

Vox ha preparado un ambicioso programa económico, nunca antes visto en España, para las elecciones del 28 de abril. La formación presidida por Santiago Abascal propone un duro ajuste de 24.236 millones de euros, el equivalente a dos puntos del PIB, acompañado de un aumento de los ingresos cíclicos del 0,5% del PIB para 2019 y del 0,3% para 2020. En él se contempla, además, la mayor rebaja de impuestos de la democraciaLa Información ha tenido acceso al documento interno del partido en el que se recoge este plan de consolidación fiscal-presupuestaria y en el que destaca una reducción de la plantilla de funcionarios. Lo llamativo, además, del alcance, es el 'timing': en dos años, es decir, a lo largo de 2019 y 2020. 

'Bienestar para todos'. Así se titula la parte financiera del programa electoral de Vox, un texto en el que se alerta de la preocupante situación que atraviesa la economía española. Para revertir la tendencia, Vox propone un recorte de 16.326 millones en la Administración Central del Estado, sus organismos autónomos y la Seguridad Social; y otros 8.000 en comunidades autónomas y corporaciones locales. Una auténtica revolución que busca recuperar al país de lo que califican como "la Gran Recesión 2008-2013". 

Vox plantea la supresión de cargos y empleo no funcionarial en las tres administraciones. En concreto, hablan del "reordenamiento de organismos públicos y estamentos de la administración", un objetivo contemplado en el Plan de Racionalización del Sector Público aprobado por el Gobierno del PP y que nunca llegó a materializarse. La formación plantea recuperar una tasa de reposición no superior al 50% en la administración central, "revisando los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado" y de las Fuerzas Armadas. Y apuestan por "acelerar la desaparición del régimen de Clases Pasivas y las Mutuas".

El partido de Abascal promete también una reforma del sistema de financiación autonómica, pero en un sentido muy diferente al que plantean el resto de partidos: para que el Estado fuerce a las comunidades a rebajar su gasto. Más reducciones de partidas: las pensiones de clases pasivas, los cursos de formación, la violencia de género, la asistencia sanitaria a inmigrantes irregulares... así como una nueva Ley de Paro que reduzca a 20 días la indemnización por despido. También plantea acabar con las ayudas y subvenciones a partidos políticos, sindicatos y patronales. En el siguiente gráfico se pueden observar todas las propuestas y el ahorro estimado que supondrían:

Las medidas de ajuste de Vox

Vox es partidario de poner en marcha la privatización de empresas públicas. Empezando por AENA, que -según consideran- tiene que ser vendida, así como la participación del Estado en Indra. También plantea la opción de que el sector privado pueda desarrollar nuevas infraestructuras ferroviarias de manera total o a través de la concesión de explotación de actividades. En el sector energético el partido de Abascal quiere vender Red Eléctrica y Enagás, privatizar todas las televisiones y el cierre progresivo de todas las empresas públicas que generan pérdidas. 

Propuesta para las pensiones

En materia de pensiones, uno de los grandes retos económicos del futuro, Vox defiende "derogar el retraso a 2023 de la entrada en vigor del factor de sostenibilidad". También defienden un incremento de los años de cotización, el retraso de la edad de jubilación, la reducción en el porcentaje de la base reguladora por cada año extra de cotización e introducir incentivos para la prolongación de la vida laboral.

No obstante, Vox admite que son meros "parches" para atajar el déficit de la Seguridad Social. La solución definitiva que proponen pasa por "un sistema mixto basado mitad en la capitalización y mitad en el reparto". Así lo explican: "El trabajador depositará en una cuenta personal residenciada en unas entidades creadas para el fin (cuentas que en otro países se llaman "Administradoras de Fondos de Pensiones"). Cada trabajador aportará obligatoriamente la mitad de su salario a las AFP, menos un 3% para un seguro para cubrir imprevistos o siniestros. Los menores de 25 años y quienes se afilien por primera vez se incorporarían automáticamente al sistema mixto. Los de entre 25 y 45 años tendrían libertad para permanecer en el régimen de reparto o trasladarse al mixto. Y los mayores de 45 años se quedarían en el de reparto".

Las propuestas de Vox en Educación y Sanidad

"El control político de la enseñanza no solo es ineficiente, sino también un foco de división social y una amenaza para la libertad individual", defiende Vox. Para solucionarlo la formación propone traer a España el bono o cheque escolar. ¿Qué es? "Los padres recibirán del Gobierno un bono por un importe equivalente al coste medio de un puesto escolar en un centro público; con él decidirán a qué colegio quieren llevar a sus hijos y si optan por uno privado pueden complementarlo con contribuciones personales". Esta fue una idea propuesta por Milton y Rose Friedman en 1980 y que Suecia ya aplicó en los años noventa.

En Sanidad, Vox apuesta por la posibilidad de un descuelgue del sistema sanitario público a aquellos ciudadanos que opten por la sanidad privada a través de deducciones en el IRPF. También por incrementan la plantilla de administrativos, para que los médicos no se dediquen a estas labores y puedan ofrecer una mayor calidad en el servicio. Y, por supuesto, cerrar la sanidad pública a los inmigrantes ilegales. El único copago que plantean es el aplicable a inmigrantes con residencia inferior a cinco años en España.

Vox propone, en definitiva, reducir el peso del Estado en la economía, caminando hacia una participación del gasto y de los impuestos en el PIB no superior al 35%. Asimismo, su idea es la sustitución del vigente Estado de las autonomías por "un Estado Unitario", que acabe con la descentralización y las "barreras aduaneras". Mientras llega ese "Estado Unitario", a modo transitorio, se aprobaría una Ley Orgánica que obligue a todas las autonomías y ayuntamientos a cerrar anualmente sus ejercicios presupuestarios en equilibrio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios