Lunes, 20.05.2019 - 08:51 h
Casos de éxito

El millonario que recoge basura de las calles todos los días antes de ir a trabajar

Zhong Congrong, de 51 años, lucha porque sus vecinos se involucren a la hora de proteger el medio ambiente.

Fotografía de Zhong Congrong, millonario que recoge basura en China.
Zhong Congrong sale todos los días a las 8 de la mañana a recoger basura. / Captura de vídeo.

Ser millonario no está reñido con involucrarse en causas medioambientales pero no es nada habitual que las personas con una posición económica de alto nivel desempeñen las labores más duras de estas iniciativas. Sin embargo, no es la primera vez que los ricos se involucran en la lucha contra la basura a pie de calle. Lisa Fiekowski sale a diario de su mansión de Nueva York a recoger latas de los parques por 17 euros al día... y ahora le ha salido un compañero en China. 

Nos referimos al millonario Zhong Congrong, inversor con empresas de bienes inmuebles, compraventa de automóviles y fabricación de materiales para empresas. Este hombre de 51 años recoge basura de las calles cada mañana antes de ir a trabajar en la ciudad de Chongqing y lo hace para mandar un mensaje claro: debemos proteger el medio ambiente. 

Equipado con unas pinzas para recoger los deshechos, Congrong lleva en la otra mano un megáfono con el que manda mensajes para instar a los habitantes de su barrio a que actúen para erradicar los residuos. Asimismo, lleva una camiseta naranja con lemas antibasura.

Esto ocurre todos los días desde hace tres años a las 8 de la mañana y el bueno de Congrong ha sido apodado el "millonario recogedor de basura". “Tiremos o recojamos basura esto no está relacionado con nuestra formación, bagaje cultural, edad o situación socioeconómica”, explicó en una entrevista con el medio 'Sixth Tone'.  

Su tarea comenzó tras un viaje familiar

Congrong ya estaba interesado por el medio ambiente, pero el detonante de su rutina diaria fue un viaje familiar en 2015 al sur de la provincia china de Hainan. Allí conoció a un profesor jubilado de la Universidad de Tsinghua que había estado recogiendo basura de la playa durante cuatro años. 

Desde entonces, el millonario replicó la práctica en los alrededores de su casa llegando a promocionar acciones en favor del medio ambiente en los restaurantes de la zona por las noches.  

De hecho, los empleados de sus empresas se enfrentan a multas de 10 yuanes si hay basura en el trabajo. Congrong les anima a unirse a su iniciativa pero sabe que el problema no se puede resolver de un día para otro y que se deben implementar medidas en un proceso a largo plazo. 

"China necesita leyes más estrictas para evitar los residuos. Basarse en la autodisciplina no es suficiente. Los chinos tienen miedo de sentir vergüenza, por ello les importan poco las multas y mucho más que los de alrededor se enteren de que han sido multados", indica. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios