La otra cara del rescate: la banca ha costeado una tercera parte de las pérdidas

El Banco de España sitúa en menos de 40.000 millones de euros el coste del rescate bancario para el bolsillo de los contribuyentes y revela que la banca ha perdido 21.071 millones.

Mientras el erario público ha recuperado ya cerca de 3.500 millones de lo inyectado y espera ingresar otros 12.000 millones más, la banca ha reintegrado 673 millones.

Te interesa leer: El Banco de España da por perdidos siete de cada diez euros inyectados en la banca

Linde avisa de que es imposible predecir cuando se normalizarán los tipos de interés

La banca ha sufragado una tercera parte de su propio rescate, o del rescate de las cajas de ahorros como reza el relato oficial acuñado desde 2012 tanto desde el sector financiero español como de las autoridades gubernamentales, según el balance del proceso de reestructuración del sistema financiero difundido este viernes por el Banco de España.

El informe del supervisor bancario concluye que las entidades que necesitaron respaldo financiero durante la crisis recibieron 76.410 millones de euros en ayudas de fuentes públicas y privadas entre inyecciones de capital e híbridos, coberturas de pérdidas a través del denominado Esquema de Protección de Activos (EPA) y todo tipo de garantías, de los que a 31 de diciembre de 2015 sólo se habían recuperado 4.139 millones.

Como quiera que el FROB, el instrumento financiero público que ha gestionado los procesos de recapitalización bancaria, ha estimado que aún puede recuperar 12.198 millones de euros con las participaciones directas y los activos financieros de diferente naturaleza que aún conserva de la banca rescatada, el Banco de España concluye que con la información disponible en la actualidad la factura del rescate bancario ascendería a en 60.613 millones de euros.

La cifra sale del resultado de detraer a esos 76.410 millones inyectados en la banca el dinero efectivamente recuperado por los rescatadores (4.139 millones), el pendiente de recuperar (12.198 millones) y algún que otro ajuste derivado de los enrevesados mecanismos que se activaron en la fase inicial de la crisis para intentar sortear la intervención europea.

Los grandes números del rescate detalladas hasta aquí ya se habían manejado de una u otra forma por los diferentes organismos públicos concernidos en el rescate financiero, especialmente el FROB. Lo que no estaba tan claro era cómo quedaba el reparto de las cargas asociadas al rescate entre el erario público y el sector bancario.

Este cuadro del informe del Banco de España lo aclara todo.

La información recabada por el supervisor precisa que de esa factura total de 60.613 millones de euros que ha costado hasta ahora el proceso de reestructuración bancaria, 39.542 millones han corrido a cargo del erario público, como consecuencia de las actuaciones de estabilización del FROB, y los 21.071 millones restantes a costa del propio sector bancario, a través del Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito, que se financia en exclusiva con las aportaciones de las entidades, según aclaró a lainformacion.com el Banco de EspañaEl 'autorescate' de la banca

La parte del león de la factura del rescate para la banca se concentra en una única operación: la adquisición de la CAM por parte de Banco Sabadell en diciembre de 2011. La entidad catalana pidió que el Fondo de Garantía de Depósitos capitalizara la entidad con 5.249 millones de euros para quedarse la antigua caja mediterránea, un coste que luego se ha duplicado por el esquema de protección de activos aplicado sobre la cartera de activos de la entidad, obligado a absorber una parte de las perdidas generadas por su enajenación y cuyo coste el Banco de España sitúa en 5.853 millones de euros.

La banca también ha sido el principal pagano de la operación de integración de la antigua Caja Castilla-La Mancha en Liberbank y de la estabilización de Unnim, y también participó en las de Catalunya Banc y Novacaixagalicia.

Se da la circunstancia, además, de que los retornos obtenidos en todos estos procesos apenas han sumado 673 millones de euros, frente a los 3.466 millones que ya ha recuperado el erario público. Además, el Banco de España asume que el importe potencialmente recuperable, esos 12.198 millones de euros antes mencionados, irán en su totalidad a las arcas públicas.

Ahora en portada

Comentarios