El Santander compra Popular por sólo un euro y amplía capital en 7.000 millones

El Santander asume que la venta ha sido "resultado de un proceso competitivo de venta organizado" en el marco de un esquema de resolución y ejecutado por el FROB.

La entidad presidida por Ana Botín explica que con los 7.000 millones cubrirá las necesidades de capital y provisiones que requiere el Popular.

El Santander compra Popular por sólo un euro y amplía capital en 7.000 millones

Ha sido cuestión de horas. El banco Santander ha salido al rescate del Popular. Lo ha comprado por sólo un euro, aunque tendrá que realizar una ampliación de capital de 7.000 millones, y con el visto bueno del Gobierno y de Bruselas, según ha explicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) antes de la apertura del mercado.

La entidad presidida por Ana Botín ha explicado al regulador que la adquisición del 100% del capital social del Popular ha sido "resultado de un proceso competitivo de venta organizado en el marco de un esquema de resolución adoptado por la Junta Única de Resolución y ejecutado por el FROB", el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, y siguiendo la legislación europea sobre resolución bancaria. Es decir, ya se habían activado los protocolos de rescate ante la crisis del Popular, ha habido una subasta y Santander ha salido adjudicataria.

Esa operación ha derivado en la compra, por sólo un euro, como cantidad simbólica. "Como parte de la ejecución del mencionado dispositivo de resolución se ha producido la amortización íntegra de la totalidad de las acciones de Banco Popular en circulación al cierre de ayer", así como de la deuda convertible. Todo por el citado euro.

Los acontecimientos se precipitaron ayer. El FROB reconoce que con "fecha 6 de junio de 2017, el Banco Central Europeo ha comunicado a la Junta Única de Resolución la inviabilidad de la entidad (...) por considerar que no puede hacer frente al pago de sus deudas o demás pasivos a su vencimiento o existan elementos objetivos que indiquen que no podrá hacerlo en un futuro cercano". Por eso, la primera medida fue la "reducción del capital social de la entidad a cero mediante la amortización de las acciones actualmente en circulación". Y ahí entra el Santander.

"Como parte de la operación, Banco Santander tiene previsto realizar una ampliación de capital de aproximadamente 7.000 millones de euros que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular. Las actuales acciones de Banco Santander tendrán derecho de suscripción preferente en el aumento de capital. Banco Santander cuenta con compromisos para el aseguramiento por el total del referido importe", argumenta la entidad.

La ampliación es de 7.000 millones, pero la factura es más alta. Santander tiene que hacer "provisiones adicionales" por 7.900 millones de euros "para activos improductivos, incluidos 7.200 millones de euros para activos inmobiliarios. Eso llevará el nivel de cobertura del riesgo vinculado a la actividad inmobiliaria del 45% al 69%, significativamente por encima de la media del sector que es del 52%". Así que le va a tocar volver a vender ladrillo. "El grupo espera reducir los activos inmobiliarios de Banco Popular significativamente, como ha hecho en Banco Santander en los últimos años", apunta el banco.Todo será Santander

“Damos la bienvenida a los clientes de Banco Popular, que pasan a formar parte del grupo Santander", asegura Ana Botín a través de un comunicado. "Vamos a trabajar duro para ofrecerles el mejor servicio durante este periodo de transición y en el futuro. El banco resultante de la integración de Santander y Popular fortalece la diversificación geográfica del grupo en un momento de mejora del ciclo tanto en España como en Portugal, lo que nos permitirá cumplir con todos nuestros compromisos con clientes y accionistas”.

Los accionistas del Santander correrán a cargo de la ampliación de capital y, a cambio, reforzarán la posición del banco en España. Aquí, en su mercado doméstico, "la entidad resultante, que operará con la marca Santander, se convertirá en el banco líder en créditos y depósitos, con 17 millones de clientes", apunta la firma cántabra.

"Tendrá una cuota de mercado en crédito del 20% y una cuota del 25% en pymes, un segmento clave para el crecimiento de la economía española. Aumentar el negocio de pymes figura entre las prioridades estratégicas del Santander en España y la integración permitirá mejorar la diversificación de la cartera de negocio, con más peso en segmentos que aportan mayor rentabilidad en un momento positivo del ciclo económico", argumenta.

Y el retorno tardará un par de años. "Está previsto que la operación genere un retorno sobre la inversión del 13-14% en 2020 y un aumento del beneficio por acción en 2019", indica Santander. "La entidad resultante aumentará su rentabilidad y generará sinergias de costes cercanas a los 500 millones de euros anuales a partir de 2020".

Ahora en portada

Comentarios