Bankia-BMN, el cuarto banco con más sucursales... a la espera de cerrar oficinas

La nueva entidad controlada por el Estado sumará 2.515 oficinas. De ellas 1.855 las aporta Bankia. Su presidente no pone fecha al cierre de locales.

La integración de Santander y Banco Popular ha creado un grupo con más de 4.670 oficinas en España. Su red comercial sólo está por detrás de CaixaBank.

Te interesa leer: Goirigolzarri: “Este año se pueden privatizar más acciones de Bankia”

Número de Sucursales de los grandes bancos

“Es demasiado pronto para hablar de oficinas y personas. Tenemos que estudiarlo, tener acuerdos con los sindicatos. Cuanto tengamos tomadas esas decisiones las compartiremos”. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, reconoció ayer abiertamente que la integración de su entidad con BMN va a conllevar cierre de oficinas y, también, un recorte de plantilla, aunque la intención sea pactarlo con los sindicatos.

Una vez sumen su redes, la integración de los dos bancos controlados por el Estado a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) alcanzará las 2.515 oficinas. De ellas, 1.855 corresponden a Bankia y las 660 restantes, a BMN. La firma encabezada por Goirigolzarri se refuerza como el cuarto banco de España por capacidad comercial. No hay fecha ni gasto concreto para el recorte, pero está contemplado dentro de los costes de reestructuración que conllevará la operación: 343 millones de euros.

Tras este movimiento, a la espera de que se concreten nuevas operaciones corporativas, la entidad con más sucursales en España es CaixaBank. Al cierre del pasado ejercicio, el banco catalán superaba las 4.850 oficinas, según su memoria anual. Por detrás, la firma resultante de integración entre Santander y Banco Popular. Juntas suman 4.675 oficinas, según la presentación que realizó Ana Botín hace un mes, cuando anunció la compra de Popular. De ellas, 1.762 las ha aportado el banco liquidado. Botín también asumió una revisión de la red y de la plantilla comercial, que aún se desconoce y que, de nuevo, pretende ser pactada con los sindicatos.

La tercera entidad por red comercial es el BBVA. Al cierre del pasado ejercicio tenía 3.300 locales, pero en febrero pegó un nuevo recorte a su red. Cerró el 4% de sus sucursales ante, justificó, el "creciente" uso de los canales digitales. Y no descartó nuevos cierres. “BBVA analiza de forma permanente su red de oficinas en España”, asumió. Eso sí, garantizó que todas las poblaciones con más de 15.000 habitantes contarán con presencia física del banco presidido por Francisco González. En las pequeñas es otra historia.España es diferente

Ese esquema de recorte de oficinas es generalizado y, de hecho, cuenta con la justificación del Banco de España. “Si se compara el ajuste llevado a cabo por el sistema bancario español con el de los principales países europeos, se observa que a diciembre de 2015 España se mantiene como el sistema con un mayor número de oficinas por habitante, aunque la brecha con otros países se ha reducido de forma muy significativa desde el inicio de la crisis financiera”, aseguraba el supervisor en el Informe de Estabilidad Financiera presentado el pasado mes de noviembre.

El Banco de España apuntaba que España contaba con casi 0,7 oficinas bancarias por cada 1.000 habitantes y el número medio de empleados por sucursal rondaba las seis personas. Este último dato es prácticamente igual al de antes de la crisis. Sin embargo, entonces, en 2007, la proporción de sucursales era más alta: 1 oficina por cada 1.000 habitantes.

“En cuanto al tamaño medio de las oficinas, España destaca por disponer de establecimientos de menor dimensión, situándose a la cola de los países analizados en términos de empleados por oficina y también entre los países con un menor volumen de activos por oficina, si bien este último indicador ha aumentado en los últimos años”, aseguraba el supervisor en noviembre.

Este año, el Banco de España, ha ido más lejos, pidiendo más integración. “Aún existe margen para que las entidades consideren posibles operaciones corporativas, que podrían llevar asociadas ganancias de eficiencia, que contribuirían a afrontar con mayores garantías los elementos de presión a los que está sometida la rentabilidad del sector bancario español”, auguraba en el Informe de Estabilidad Financiera publicado en mayo. Está claro cuál es el camino a seguir.

Ahora en portada

Comentarios