El Banco de España pide más impuestos especiales para reducir la deuda

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha comparecido este martes en la Comisión de Economía del Congreso para presentar el informe anual de la entidad. 

"Es un hecho que España destaca por presentar un peso de los ingresos tributarios sobre PIB relativamente reducido", ha dicho. 

Te interesa leer: La otra cara del rescate, la banca ha costeado una tercera parte de las pérdidas. 

El Banco de España pide más impuestos especiales para reducir la deuda

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha insistido hoy en la necesidad de revisar las figuras impositivas en España, sobre todo los impuestos indirectos y los especiales y medioambientales, con el fin de aumentar la recaudación tributaria, al tiempo que ha criticado la dualidad de los contratos.

Linde ha comparecido hoy en la Comisión de Economía del Congreso para presentar el informe anual del Banco de España correspondiente a 2016 y ha incidido en la urgencia de avanzar en la eficiencia del gasto público y en el aumento de los ingresos tributarios.

[Te interesa leer: La deuda pública marca un nuevo récord y se sitúa en el 100,4% del PIB]

"Es un hecho que España destaca por presentar un peso de los ingresos tributarios sobre PIB relativamente reducido, siendo atribuible esta brecha en la comparación dentro de la UEM al bajo peso relativo de la imposición indirecta, particularmente en los ámbitos de los impuestos medioambientales y especiales", ha dicho.

Linde ha afirmado, en este sentido, que "debería considerarse una revisión de la composición de las figuras impositivas", para permitir unos ingresos estables.

Además, ha señalado como prioridad de la política económica del Gobierno la lucha contra el paro de larga duración y ha señalado la importancia de reintegrar a este colectivo en el mercado laboral, ya que el grado de desigualdad de renta de un país está en relación con el nivel de paro.

Ha recordado que la tasa de paro en España está muy por encima de los países de la eurozona, a excepción de Grecia, y ha abogado por reducir las diferencias entre los distintos tipos de contrato, que sería negativa si desincentiva la demanda total del empleo, y porque contribuiría a favorecer el avance de la productividad y la reducción de la desigualdad.

Linde ha dicho que hay aspectos de la regulación laboral que influyen en el débil crecimiento de la productividad y ha señalado que la vinculación de los aumentos salariales a nivel de empresa con la evolución de la productividad sigue siendo muy reducida.Sobre el endeudamiento público 

El gobernador del Banco de España también se ha referido al elevado endeudamiento público, que ha aumentado en más de 60 puntos porcentuales con respecto al nivel previo a la crisis hasta situar la deuda publica sobre el PIB en el entorno del 10% y ha advertido de que las condiciones de financiación de la deuda pública pueden volverse menos favorables que en la actualidad.

"Un aumento de los tipos de interés puede tener un impacto significativo sobre el gasto por intereses", ha alertado, por lo que ha dicho que hay que seguir impulsando la racionalización del gasto.

El gobernador de Banco de España también ha señalado los riesgos de aumento del gasto a medio y largo plazo provocado por el envejecimiento de la población, que presiona al alza partidas como la de la Sanidad, y la de las pensiones.

Al respecto, ha indicado que las reformas en el sistema de pensiones, como el retraso de la edad de jubilación a los 67 años, el factor de sostenibilidad, que liga la pensión inicial al incremento de la esperanza de vida, o el mecanismo de revalorización de las pensiones, "con unos topes máximos y mínimos", han contribuido a contener el aumento del gasto y a reforzar la sostenibilidad del sistema a largo plazo.

[Te interesa leer: Ocho años sin subida salarial a la espera del acuerdo entre patronal y sindicatos]

Sin embargo, ha aseverado que en ausencia de incrementos de los ingresos, el mecanismo de ajuste descansaría sobre una disminución de la pensión media con respecto al salario medio (tasa de sustitución) y ha considerado que, de cara al futuro, "sería conveniente establecer una tasa de sustitución "objetivo", a partir de la cual deben adecuarse los ingresos del sistema para garantizar su sostenibilidad.

También ha dicho que la reforma de las pensiones debe conducir a un aumento de la transparencia del sistema y a un refuerzo de la relación entre las contribuciones y las prestaciones.Avanzar en la integración bancaria dentro de la UE

Por otra parte, Linde ha señalado que los movimientos en el entorno internacional, como la salida de Reino Unido de la UE, son negativos para las perspectivas de recuperación económica de España.

"En el área del euro en la que se desenvuelve nuestra economía será muy importante mantener los objetivos de integración en el ámbito financiero y bancario y abordar el proyecto de unión en el mercado de capitales", ha dicho.

En este sentido, ha señalado que además de conseguir la unión económica en el ámbito financiero, también hay que ir hacia una unión fiscal que incorpore elementos comunes de estabilización dentro del área euro.

El gobernador del Banco de España también ha destacado que la baja rentabilidad de las entidades de depósito españolas implica una dificultad para mantener el crecimiento económico equilibrado.

Al respecto ha recordado que el creciente número de entidades no procedentes del ámbito financiero son cada vez más activas en la oferta de servicios que tradicionalmente proveían las propias entidades bancarias.

Tras su primera intervención, todos los grupos parlamentarios de la oposición han interpelado al gobernador sobre la resolución del Banco Popular por parte de la Junta Única de Resolución y su posterior venta al Banco Santander por un euro y le han preguntado sobre la posibilidad de que existan más entidades financieras en riesgo de ser intervenidas.

Además, la mayoría le ha recriminado el papel del organismo supervisor en el rescate bancario, que asciende a más de 60.000 millones de euros, según el último informe del Banco de España.

Según este documento se concedieron 59.959 millones de euros en ayudas, un 5,6 % del PIB, ya que aunque inicialmente se aportaron 64.098 millones, luego se han recuperado 4.139 millones.

Si se tienen en cuenta además las distintas garantías concedidas durante la reestructuración del sector, la factura se eleva en 10.390 millones, aunque el Banco de España considera que el Estado puede obtener ingresos por su participación en distintas entidades, por lo que cifra en unos 60.613 millones los fondos netos aportados.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios