Comités de Empresa de Tubos Reunidos denuncian que las primeras medidas del plan estratégico "eliminan" empleos

Los comités de empresa de Tubos Reunidos Industrial (TRI) y Productos Tubulares han denunciado que las primeras medidas del plan estratégico anunciadas por la dirección del Grupo suponen "la eliminación de puestos de trabajo tanto eventuales como de contratas" y "precarizan las condiciones laborables, poniendo en riesgo la seguridad de las personas".

Tubos Reunidos anunció a principio de verano su objetivo de aumentar su ebitda (resultado operativo) en 45 millones a partir de 2019, tras ejecutar su plan "Plan Creación de Valor-Transformación 360", con el que pretende definir un nuevo modelo de negocio mediante la mejora de costes o el incremento de la productividad por empleado en un 20%, y que incluye acabar con su 9% de absentismo laboral.

En un comunicado, los comités de empresa de ambas compañías, pertenecientes al grupo Tubos Reunidos, han manifestado su "rechazo" a las primeras medidas anunciadas por la dirección de la empresa y recogidas en el "Plan Creación de Valor-Transformación 360" presentado por el vicepresidente ejecutivo Guillermo Ulacia y confeccionado con la consultora McKinsey.

Los representantes de los trabajadores han calificado de "error" la intención del Consejo de administración de "pretender reducir la deuda, de mas de 300 millones de euros, a base de eliminar puestos de trabajo y empeorar las condiciones laborables de los trabajadores".

A su juicio, el Consejo en lugar de "corregir errores", vuelve a "repetir los graves problemas de gestión". En este sentido, han censurado el préstamo de 170 millones para la recompra y amortización de acciones con la que retribuyeron a los accionistas, "aumentando la deuda hasta los 200 millones de euros en el año 2007", las "pérdidas generadas con la desinversión en el negocio de distribución nacional de Almesa, aprovisionando 25 millones de euros en el año 2010 para venderlo en el año 2017 por 2,7 millones de euros", así como la venta de Inauxa, "única empresa del grupo con beneficios en el 2016".

"Este tipo de gestión es la verdadera causa por la que Tubos Reunidos Industrial y Productos Tubulares están atravesando una situación tan difícil", han advertido.

Según han recordado, Tubos Reunidos ha obtenido un beneficio de 214 millones de euros en el periodo comprendido entre 2007 y el 2014, y han retribuido al accionista con más 244 millones de euros.

Por ello, cree que "la eliminación de puestos de trabajo tanto eventuales como de contratas" que se plantea, así como "la falta de información", no hace "mas que precarizar las condiciones laborables, poniendo en riesgo la seguridad de las personas".

Además, han recordado que Tubo Runidos Industrial lleva 10 meses "con el convenio denunciado y sin visos de que la dirección quiera sentarse a negociar".

Ante esta situación, los comités han hecho un llamamiento a las instituciones y en especial al Gobierno Vasco, para que velen por el mantenimiento y la calidad de los puestos de trabajo y eviten "que una mala gestión de la crisis" coloque al grupo "en una situación más complicada en la que peligre la viabilidad de Tubos Reunidos, como está sucediendo en otras empresas importantes del tejido industrial vasco".

Por otra parte, han demandado una política industrial pública "que apueste por el valor añadido y no por la precariedad" con el objetivo de "evitar que se deje en manos de los mercados y de los grandes fondos de inversión el futuro de nuestra industria".

Ahora en portada

Comentarios