Martes, 18.06.2019 - 16:46 h

El Corte Inglés aún no cumple con su jeque tras un año de crecimiento modesto

La compañía de grandes almacenes, que sigue sin planes de salir a bolsa, eleva un 1,9% sus ventas en 2016 (15.504,5 millones de euros) y en un 2,4% su beneficio (161,86 millones).

Es su tercer año consecutivo de crecimiento pero no logra alcanzar el 12% de repunte de Ebitda que le prometió al jeque Al Thani hace dos años.

Te interesa leer: El Corte Inglés vende coches: abre una tienda (temporal) de Tesla en Marbella

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno.

Hace dos años, El Corte Inglés tiró de ambición. Se marcó unas metas que, a día de hoy, no ha sido capaz de cumplir en su totalidad. La compañía de grandes almacenes acaba de presentar sus resultados de 2016. Un año en el que crece tanto en ventas como en beneficio, pero no con la alegría del pasado. Tampoco está en línea con el reto que se puso al dar entrada en el accionariado al jeque Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani.

El catarí dio aire a las cuentas de El Corte Inglés en agosto de 2015. Inyectó 1.000 millones de euros en forma de préstamo convertible en acciones a tres años, con un tipo de interés anual del 5,25%. Es decir, cada ejercicio, la empresa madrileña le tiene que pagar 52,5 millones de euros. Además, el catarí, de entrada, se queda con el 12,25% del accionariado. Puede llegar más lejos, hasta el 15% si El Corte Inglés no alcanza una serie de objetivos en ese trienio. En concreto, su resultado de explotación bruto (Ebitda) debe crecer a un ritmo anual del 12%. Y el año pasado no lo logró.

En el ejercicio 2016, que concluyó el 28 de febrero, ese Ebitda creció un 7,5% (980,93 millones de euros). En 2015, fue el 10,4%, así que le queda un año para pisar el acelerador. Fuentes de la compañía son optimistas. “Estamos seguros de que lo vamos a cumplir. Es al final de esos tres años cuando se mide”, recalcan. Según explicó El Corte Inglés al desvelar su pacto con Al Thani, si sólo logra cumplir entre el 69% y el 95% de su objetivo de crecimiento de Ebitda, tendrá que dar al jeque otro 1% del accionariado. Llegará al 15% llegaría si se dan otros factores, como la pérdida de valor de la sociedad o la venta de capital por parte de sus accionistas.Crecimiento modesto

Al margen de si cumple o no sus compromisos con el catarí, El Corte Inglés ha presentado los datos de un ejercicio que califica como “bueno”. El motivo: crece por tercer año consecutivo y mejoran todas las líneas de su cuenta de resultados. Eso sí, no crece a la velocidad previa a la crisis. En conjunto, El Corte Inglés elevó un 1,9% sus ingresos durante 2016 (15.504,5 millones de euros) y un 2,4% su beneficio neto (161,86 millones). Uno de los aspectos que han marcado ese beneficio es el impacto de los 178 millones provisionados para su último plan de bajas. De ese resultado, 50 millones irán a manos de los accionistas de El Corte Inglés vía dividendo.

Los resultados que ha aprobado este domingo su junta de accionistas desvelan que no todas las áreas de negocio van por la misma vía. La que más alegrías da al grupo, por volumen de ingresos, son sus grandes almacenes. Aportan el 62% de todo lo que ingresa, más de 9.716,7 (un 2,8% más que el año anterior) y son más de la mitad de su beneficio neto, 184,5 millones (un 8,5% más). Sólo dos de sus nueve grandes filiales reducen ventas. Una Hipercor, que va a fusionarse con el negocio de grandes almacenes y dejará de tener vida propia. Recorta sus ventas un 5,7%, hasta 1.322,14 y mejora su beneficio, que rebasa la cifra simbólica del millón de euros.

También caen los ingresos de Viajes El Corte Inglés. Se recortan en un 1,6% (2.396,72 millones de euros). Es relevante porque es la segunda línea de negocio del grupo por volumen de ventas. Más significativa es su recorte de rentabilidad, del 18,2% (31,16 millones de euros), lastrada por la desfavorable evolución de los tipos de cambio y por “la complejidad del contexto internacional”. En ese lado de la rentabilidad, el otro negocio que se resiente es Sfera, la cadena de moda joven ha reducido su beneficio un 53,1% (11,4 millones) a pesar de que sus ventas crecen más de un 7% (247,6 millones). La filial, que acaba de dotarse de su propio consejo de administración ha sufrido, según la empresa, por el esfuerzo financiero que está haciendo en su internacionalización, y por el impacto de los tipos de cambio.

Mientras unas divisiones caen, la actividad de los Seguros despega. Sus ventas se han disparado un 44%, hasta 273,7 millones; y su beneficio, un 8,2% (51,45 millones). Ya es el segundo negocio por rentabilidad gracias, indica, a la emisión de un importante volumen de primas de los seguros de rentas temporales (un producto de inversión) y al negocio principal de seguros de vida y accidentes que, por primera vez, supera las 500.000 contrataciones al año.

De lo que no da datos es de su venta online. Si en las tiendas físicas tiene 676 millones de visitantes, de su negocio digital sólo señala que ha crecido un 60% el número de pedidos, un 40% la facturación y un 25% el tráfico de la web, pero no en qué números se traduce.

Ante esta evolución, El Corte Inglés cree que 2017 “va a ser mejor” aunque reconoce que “no va a volver a los volúmenes anteriores a 2007”. Uno de los ejes va a ser la fusión societaria de El Corte Inglés e Hipercor, que prevé que le permita aumentar sus ventas y su beneficio y que puede ser uno de las claves para aproximarse a los objetivos prometidos al jeque Al Thani.No hay salida a bolsa a la vista

Otros retos a futuro de El Corte Inglés tiene que ver con su situación financiera y con su crecimiento más allá de la península ibérica. En cuanto a su pasivo, la compañía asegura que su deuda bancaria neta alcanzaba al cierre del ejercicio los 1.718 millones de euros, tras recortarlos en 197 millones durante 2016. Este año, indica, no tiene exigencias por parte de sus acreedores a reducir esa cantidad. En total, entre deuda financiera y obligaciones, este pasivo supera lo 4.322 millones de euros.

Tampoco, afirma, tiene necesidad de desinvertir en inmuebles, aunque reconoce que si llega alguna oferta por alguno de sus activos logísticos que, en conjunto, valora en 18.000 millones de euros, la aprovecharía.

De lo que no tiene intención, al menos a corto plazo, es de salir a bolsa. Tampoco de internacionalizarse con su negocio de grandes almacenes, más allá de los dos centros comerciales que tiene en Portugal. “No hay nada encima de la mesa, ni intención de abordarla”, resume.

Ahora en Portada 

Comentarios