Diageo, el dueño de J&B, sospecha de un aumento del 'garrafón' en hostelería

La multinacional británica advierte de “un brote de consumo en hostelería” de la marca blanca de bebidas de alta graduación alcohólica.

La compañía dueña de enseñas como J&B, Tanqueray o Baileys mantiene estancadas sus ventas y su beneficio en España. Aquí ingresa casi 222 millones de euros.

Marcas de Diageo en un establecimiento de hostelería.

Es uno de los temores de los grandes fabricantes de bebidas alcohólicas: que los consumidores obvien las grandes marcas en bares y restaurantes y no les importe beber enseñas de marca blanca. Eso es lo que ha alertado Diageo, el gigante británico de las bebidas espirituosas. "El consumo en hogares de las denominadas ‘marcas blancas’ continúa siendo tendencia, si bien se ha experimentado un pequeño brote de consumo en la hostelería", explica en su memoria de resultados del ejercicio 2016, que concluye a 30 de junio.

El grupo dueño de marcas como J&B, Tanqueray, Baileys y de enseñas de whisky de alta gama como Lagavulin, Oban o Talisker, no da datos exactos de cómo va la marca blanca en hostelería. De hecho, el último dato de la patronal del sector, la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), apuntaba una caída del 3,7% en el consumo global de bebidas de marca blanca durante 2016. Así, según el apunte de Diageo, ese recorte se había producido en los hogares, compensando lo ocurrido en bares y restaurantes.

La presencia de la marca blanca en las bebidas de alta graduación es significativa porque, en parte, ha sido uno de los cambios producidos durante los años de crisis económica, aunque el sector ya llevaba años sufriendo. De hecho, las ventas de alcohol de alta graduación encadenaron una década de caídas, entre 2004 y 2014. El sector empezó a remontar el vuelo hace sólo dos años. Por ejemplo, en el último año, el consumo de espirituosas creció un 4%, hasta alcanzar los 214 millones de litros, según FEBE.Marcas caras

A este aumento de la marca blanca, Diageo ha respondido con el "desarrollo de su portafolio de productos premium". Marcas más caras que dejan un mayor margen a los fabricantes. Además, empieza a ver un cambio de tendencia. "Las expectativas de consumo en el medio plazo son de una gradual recuperación de las caídas y tendiendo a una situación más estable".

Un cambio de contexto propiciado por el turismo. "La recuperación económica iniciada en el año 2015 sigue incidiendo positivamente en el consumo. Tanto el turismo interno como el externo ha continuado creciendo afectado positivamente a la distribución de bebidas espirituosas", argumenta en su memoria.

En este escenario, tanto los ingresos como el resultado de Diageo en España están prácticamente estancados. La multinacional británica ingresó el pasado año en España 221,9 millones de euros, la misma cifra que el año anterior. Mientras, su beneficio neto se redujo sensiblemente. Pasó de 4,6 millones de euros en 2015 a 4,05 millones al cierre del último ejercicio.

En cuanto a su evolución (y también por la situación del consumo en hostelería), Diageo aumentó su plantilla en España en 31 personas, hasta 370 empleados. "La razón fundamental de este incremento es el refuerzo del equipo de ventas en el canal de hostelería y 'off trade' [tiendas de distribución al margen de las grandes cadenas] tanto en la península como en Canarias". Y, además, deja claro el camino porque, junto con apostar por marcas premium, la prioridad de Diageo para este 2017 es "la estrecha colaboración con la hostelería".

Una apuesta que ya le está dando resultados. Diageo aún no ha presentado sus cuentas del ejercicio 2017 en España, que concluyó el 30 de junio, pero sí ha desvelado cómo le fue hasta esa fecha en la región Iberia, que también comprende sus operaciones en Portugal. En la Península, la británica ha registrado un crecimiento de ventas netas del 7%, impulsada por la positiva evolución de marcas como Johnnie Walker, que creció un 7%; Tanqueray, que repuntó un 9%; y J&B, que creció un 3%.

Ahora en portada

Comentarios