Jueves, 22.08.2019 - 22:39 h

España deja otra cifra para la historia: 520.301 altas de empleo en un solo día

Más de medio millón de personas fueron dadas de alta en la Seguridad Social el primer día hábil del mes de julio, una cifra sin precedentes en los registros públicos.

Ese histórico lunes, 3 de julio, tiene su reverso tenebroso: ese mismo día fueron dadas de baja 297.455 personas.

Te interesa leer: El paro baja en 26.587 personas en la menor caída desde 2009.

Bajadas del paro en el mes de julio

El mercado de trabajo español es un sujeto digno de estudio. Se mueve a convulsiones. Genera cientos de miles de puestos de trabajo con la misma facilidad que los destruye. Crea y liquida contratos a una velocidad de dos millones al mes, sin parangón alguno en Europa, y mantiene a una bolsa de unos dos millones de trabajadores en rotación permanente entre el empleo y el paro porque es así cómo gana el margen de flexibilidad que al parecer no le permite el marco normativo.

El mes de julio abundó en ese patrón imprevisible que caracteriza al mercado de trabajo español. En plena crecida del empleo y con las previsiones apuntando a una fuerte creación de empleo y una no menos relevante caída del paro, resulta que los datos conocidos este martes se movieron en la contención: el paro cayó en 26.587 personas, lo que supone la reducción más moderada en este mes desde el año 2009, la afiliación a la Seguridad Social aumentó en 56.222 personas, el dato más suave desde que se inició la recuperación económica.

Pero el mercado laboral español nunca defrauda y dejó para la historia otra de esas cifras que quitan el aliento. El lunes 3 de julio, primer día hábil del mes, los registros de la Seguridad Social tramitaron 520.301 nuevas altas de trabajadores, una cifra para la que es complicado encontrar precedentes.

Fue, sin duda, un día atípico, en el que cerca de un millón de personas vieron como variaba su situación laboral. Más de medio millón de trabajadores empezaron o reiniciaron una relación laboral, pero es que cerca de 300.000 (297.455, para ser exactos) fueron dados de baja en otro de esos movimientos convulsivos que caracterizan al mercado de trabajo.

Como los que por estas fechas se producen siempre en el sector de la Educación. El fin del curso escolar supone también el fin de su contrato de trabajo para un importante colectivo de trabajadores que, en muchos casos, vuelve a reintegrarse al empleo en septiembre, con el inicio del curso. Profesores en situación de interinidad, personal de apoyo de los centros escolares con contratos fijos discontinuos...son dados de baja sistemáticamente en estas fechas. Según los datos proporcionados este miércoles, este año han sido cerca de 100.000 los afiliados del sector de la Educación que han dejado de serlo entre junio y julio.

Ahora en Portada 

Comentarios