El FMI felicita a España, pero pide subir el IVA y endurecer la reforma laboral

El Fondo reclama que se exiga la búsqueda activa de trabajo y la participación en programas de activación de empleo para recibir el subsidio de paro. 

El FMI destaca la impresionante recuperación económica, pero advierte de los factores externos, como el 'Brexit', que podría frenar el crecimiento español tres décimas hasta 2018.

El FMI confirma su previsión de crecimiento del 2,3% para España en 2017 y mejora la de 2018 al 2,1%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha ratificado hoy sus últimas previsiones de crecimiento para la economía española, que después de crecer un 3,2% en 2016, lo hará el 2,3% este año y el 2,1% en 2018. Sin embargo, ha advertido de que los riesgos para estas perspectivas "se inclinan a la baja", principalmente por el impacto que podrían tener factores externos, como el débil crecimiento de las economías desarrolladas, una significativa desaceleración de los países emergentes o la incertidumbre que rodea las negociaciones sobre el Brexit y el auge del proteccionismo.

El Fondo alaba en su informe anual la impresionante recuperación económica, la fuerte creación de empleo y la rápida corrección de los desequilibrios de España, sin embargo advierte de que el ajuste será incompleto mientras persistan debilidades estructurales como un elevado desempleo y la deuda pública, así como un débil incremento de la productividad.

El Fondo apunta que España ha cumplido con suficiencia el objetivo de déficit del 4,6 % del PIB pactado con Bruselas para 2016 y es factible que logre cumplir también la meta del 3,1 % prevista para este año sin necesidad de ajustes adicionales en caso de materializarse el aumento de recaudación previsto por el Gobierno gracias a las medidas planteadas para 2017, aunque la institución echa en falta una estrategia "creíble" de consolidación fiscal a medio plazo, para lo que recomienda subir el IVA, así como los impuestos indirectos y medioambientales, además de acometer una reforma de la financiación autonómica.

Te puede interesar: La economía creció un 3,2% en el año 2016, lo mismo que el año anterior

Además pide endurecer la reforma laboral, frente a las peticiones del Podemos y PSOE de derogarla, y aboga por eliminar las rigideces laborales, abaratar el despido y facilitar la contratación. Así, insta a que los contratos indefinidos sean más atractivos para las empresas y apunta la necesidad de reducir las diferencias que en términos de protección laboral tienen trabajadores temporales e indefinidos, y apuesta por "simplificar" el número de tipos de contratos entre los que los empleadores pueden elegir.

Otra de las preocupaciones del Fondo es el gasto del Estado en prestaciones. Por ello, reclama a las administraciones reforzar "estrictamente la exigencia de una verificación de la búsqueda activa de empleo". Además pide que se condicione el cobro del subsidio de desempleo a la participación en programas de activación de empleo. 

También asegura que sin el ajuste salarial facilitado por la reforma laboral de 2012 se hubieran perdido casi un  millón de empleos, el equivalente a los puestos de trabajo generados por la economía española entre 2014 y 2015. Además, apunta que si ese ajuste salarial se hubiese aplicado entre 2008 y 2012, "podría haberse evitado" la pérdida de 2 millones de empleos y el aumento de 8 puntos porcentuales de la tasa de paro.

En su análisis de la economía española, el FMI recomienda que la mayor parte del ajuste a medio plazo proceda de mayores ingresos, a la vez que contribuya a generar espacio para apoyar más inclusividad y la creación de empleo.

En este sentido, la entidad considera que, a pesar de existir aún cierto margen para restringir y racionalizar el gasto, la ratio de gasto público primario en relación al PIB "ya es relativamente baja en comparación con sus homólogos de la UE".

De este modo, el FMI apuesta por priorizar las medidas de aumento de la recaudación con menos efecto distorsionador, señalando en primer lugar el déficit de tres puntos porcentuales de España en la recaudación por IVA respecto a la media de la UE, lo que se explica en gran parte por las excepciones y los efectos acogidos a un tratamiento preferencial.

Te puede interesar: Cada español empezará el 2017 debiendo 23.822 euros por la deuda pública

De este modo, a pesar de que España seguirá creciendo a mayor ritmo que la zona euro durante
los próximos años, el FMI augura que la expansión del PIB en 2017 y 2018 se moderará en parte por la
menor contribución de elementos como la política monetaria y el precio del crudo, además de un
previsible, aunque moderado, endurecimiento de la posición fiscal.

"Los riesgos para las perspectivas se inclinan a la baja", apunta el FMI, refiriéndose al impacto potencial del débil crecimiento de las economías avanzadas y emergentes, con la amenaza de una significativa desaceleración en estas últimas, así como por la incertidumbre que rodea las negociaciones de un  acuerdo 'post-Brexit', y por la erosión del apoyo a las instituciones europeas y el aumento del proteccionismo, que pone en peligro la integración internacional y la coordinación del comercio.

Te puede interesar: España no es el único país endeudado: la deuda de Japón es del 249% del PIB

En este sentido, el FMI calcula que la incertidumbre por el Brexit podría restar alrededor de tres décimas al crecimiento de España hasta 2018 por su impacto sobre la confianza y el comercio, mientras que el efecto derivado de las medidas de estímulo esperadas en EEUU podría compensar el relativo empeoramiento de las condiciones de financiación.

A este respecto, la jefa de la misión del FMI para España, Andrea Schaechter, ha señalado en rueda de prensa que la institución no ha cuantificado el potencial impacto sobre economías como México de las medidas recientemente anunciadas por la Administración Trump, por lo que todavía no puede estimarse su impacto para la economía española.Caída de la demanda externa

"La ralentización de la demanda externa pesaría generalmente sobre el canal comercial, mientras las condiciones de mayor debilidad en Latinoamérica se transmitirían principalmente a través de canales financieros, incluyendo la potencial reducción de los beneficios de la banca española", apunta el FMI.

Asimismo, la institución advierte de que, a nivel doméstico, dar marcha atrás a los logros del pasado podría dañar la confianza del mercado, perjudicando a las inversiones y lastrando las  perspectivas de crecimiento a medio plazo. Asimismo, el FMI señala que la débil implementación de los compromisos fiscales podría demorar aún más la reducción de vulnerabilidades presupuestarias, limitando el margen de maniobra en caso de futuros shocks económicos.

De este modo, en sus proyecciones macroeconómicas a más largo plazo, el FMI contempla que el crecimiento del PIB de España se moderará gradualmente al 2% en 2019 y al 1,9% en 2010, mientras que en 2021 la expansión de la economía será del 1,7%.

De este modo, la tasa de paro de España seguirá bajando de forma gradual desde el 19,4% previsto para 2016 al 17,9% este año y el 17% en 2018, mientras que para 2021 la institución anticipa una tasa de paro del 15,3%.

El FMI felicita a España, pero pide subir el IVA y endurecer la reforma laboral

Ahora en portada

Comentarios