Fiat y Volkswagen ceden ante Trump e invertirán en Estados Unidos

Fiat Chrysler Automobiles (FCA) anunció la inversión de 1.000 millones en Estados Unidos mientras que el grupo alemán afirmó que producirá sus coches eléctricos allí cuando Trump llegue a la Casa Blanca.

Las amenazas contra otras grandes del motor como Ford ha calado hondo y las compañías han optado por dar el paso antes de que el presidente electo las amenace. 

Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos

Donald Trump parece haber asustado al mundo del motor con sus amenazas vía Twitter. Una forma de comunicar sus políticas que ya ha supuesto que Ford, General Motors y Toyota sepan a lo que se enfrentan en caso de mantener su producción en México.

"Toyota Motor dijo que construirá una nueva planta en Baja California, México, para construir coches Corolla para EE.UU. O construye una planta en Estados Unidos o pagará un arancel mayor", afirmó en su cuenta de la red social Trump. Mensaje que provocó un desplome del 3% de las acciones del grupo japonés.Toyota Motor said will build a new plant in Baja, Mexico, to build Corolla cars for U.S. NO WAY! Build plant in U.S. or pay big border tax.— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 5 de enero de 2017

General Motors también fue avisada de que si seguía fabricando en el país vecino pagaría más impuestos y Ford, objetivo predilecto durante la campaña del republicano, decidió cancelar una inversión de 1.600 millones de dólares en la localidad mexicana de San Luis de Potosí.Se nota la presión ejercida por Trump

Antes de que el presidente electo de Estados Unidos les mencione utilizando menos de 140 caracteres Fiat y Volkswagen han decidido reaccionar. El grupo ítalo-estadounidense Fiat Chrysler Automobiles (FCA) anunció que creará 2.000 nuevos empleos en Michigan y Ohio gracias a una inversión de 1.000 millones. Los modelos producidos serán el Jeep Wagoneer y del Grand Wagonne.

"FCA USA está mostrando su compromiso con el fortalecimiento de su base manufacturera en Estados Unidos", indica el comunicado. Este plan estaría de diseñado desde el pasado verano, pero lo cierto es que tanto Michigan como Ohio son dos de los Estados gracias a los que Trump ganó las elecciones. Ambos han visto como la salida de empresas del país se cebaba especialmente con su mercado laboral.

Por su parte, el grupo alemán Volkswagen certificó el domingo que mantendrá sus plantas en México, pero prometió producir coches eléctricos en Estados Unidos cuando Donald Trump llegue a la Casa Blanca.

"México es un importante mercado para nosotros", aseguró Herbert Diess, director de Volkswagen, cuando se le preguntó si mantendrá sus fábricas en Puebla, México, y señaló que su empresa no ha entrado en contacto con el presidente electo de Estados Unidos. La compañía alemana, inmersa en el escándalo de los motores trucados, parece no querer más problemas.

"Serán producidos en Estados Unidos (...) pero no hemos decidido" el lugar, dijo Diess cuando llegó a Detroit para participar el tradicional Salón del Automóvil. También insinuó que podría ser ampliada la fábrica de Chattoonaga (Tennessee) donde trabajan unas 3.200 personas y en la que fabrica el modelo Passat.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios