El Gobierno anuncia el cierre definitivo de Garoña por falta de consenso político

El ministro Álvaro Nadal anuncia que el Energía no renovará la concesión de explotación del complejo burgalés.

Asegura que las circunstancias políticas no garantizan que la central pueda operar con normalidad.

Te interesa leer: La basura nuclear rebosa: tratarla supera el coste previsto en el Plan de Residuos.

El Gobierno cierra Garoña por falta de certidumbre política

Decisión cerrada. El Gobierno no reabrirá la central nuclear de Garoña, parada desde hace cinco años, por la falta de una mayoría parlamentaria para que el complejo pueda operar con normalidad. 

El ministro de Energía Álvaro Nadal ha anunciado que Energía emitirá en los próximos días una orden ministerial en la que se denegará la renovación de la concesión. Tras ello, se procederá a desmantelar el complejo.

El ministro ha acusado principalmente a PSOE y Podemos de querer hacer política utilizando a la central de Garoña. Esa falta de consenso parlamentario, según Nadal, obliga a que el complejo no pueda reabrir con garantías de futuro.

El PSOE presentó el pasado mes de febrero una proposición de ley en el Congreso en la que instaba al cierre definitivo de todas las centrales nucleares cuya actividad fue suprimida por el Gobierno de Zapatero. La iniciativa fue aprobada por todos los grupos a excepción del PP. A lo largo de esta legislatura, además, se han aprobado varias PNL pidiendo el cierre de Garoña.

La decisión de cerrar Garoña es contraria a la política del Gobierno en asuntos nucleares. El Ejecutivo es partidario de mantener el parque nuclear. A pesar de ello, fuentes cercanas del ministro explican a La Información que cerrar este tema complejo era de quebradero de cabeza para Nadal y, aunque la decisión de clausurar Garoña no es de su agrado, se alegra de haber podido dar carpetazo a la polémica antes de las vacaciones. La próxima decisión trascendental se deberá tomar en 2020 en relación a la central nuclear de Almaraz.

El Gobierno se ha comprometido a impulsar un plan de recolocación de los trabajadores afectados y de prejubilaciones para los empleados de mayor edad. El cierre definitivo de la central nuclear de Santa María de Garoña es una decisión que no va a suponer ni a condicionar la decisión que se tome sobre otras centrales nucleares.

Ahora en portada

Comentarios