Hawkers reventará el mercado con gafas graduadas por menos de 100 euros

La tienda de Hawkers es el primer establecimiento en el que no se puede pagar en efectivo, solo aceptarán tarjetas de crédito y en los próximos meses también bitcoins.

El local tiene 150 metros cuadrados distribuidos en dos plantas. En la parte de arriba empezará a funcionar antes de Navidad el servicio de óptica. 

Hawkers abre tienda en Madrid

Hawkers se lanza al mundo offline. La marca de gafas de sol acaba de inaugurar su primera tienda física: el lugar elegido ha sido la madrileña calle Carretas. Con una estética que te hace sentir como si estuvieras en un bar de moda, la tienda se ha convertido en el primer establecimiento en el que no se puede pagar en efectivo, solo se pagará con tarjeta de crédito y en los próximos meses con bitcoins.

El local tiene 150 metros cuadrados repartidos en dos plantas y está decorado con mármol y acero inoxidable. “Hemos tratado de crear un lujo diferente, nuestros clientes no se quiere gastar mucho dinero y nosotros nos preocupamos porque todo esté perfectamente fabricado a precios asequibles. Siempre buscamos un lujo asequible”, ha explicado David Moreno, Co-Fundador y director Creativo de Hawkers.

La start-up facturó el año pasado 60 millones de euros y en sus más de tres años de vida ha vendido 4,5 millones de gafas, llegando ya a más de 50 países. En esta tienda esperan llegar a vender un millón de gafas en 2018. Su idea de venta rápida se fortalecerá con varias máquinas de vending en las que el propio cliente podrá elegir el producto, pagarlo y llevárselo. Tampoco descartan en un futuro vender gorras, camisetas o sudaderas. “Todo dependerá de lo que demanden los clientes”, afirma Moreno.

La tienda ha sido diseñada por el estudio valenciano CuldeSac quien ha jugado con la iluminación para crear diferentes escenas que se adaptarán a las temporadas de la marca e incluso a los diferentes momentos del día. Además, en la fachada hay una pantalla donde se publicarán las imágenes subidas al Stories de Instagram. “Queremos que la tienda no solo sea un punto de venta, sino también un lugar de encuentro para los clientes y la marca. En la segunda planta, los clientes se encontrarán con una máquina Arcade para que, además de probarse unas nuestro producto, puedan pasar un buen rato con nosotros”, añade el cofundador de la compañía.Las gafas graduadas llegarán antes de Navidad

Otra de las novedades de la tienda serán las gafas graduadas. En la segunda planta han dejado un espacio reservado para dar el salto a la óptica. “Las gafas graduadas son caras por eso la gente suele tener una o dos. Nosotros queremos que sean baratas para que también formen parte de la moda. Además, serán de calidad y costarán menos de 100 euros y la gente las podrán comprar en un futuro por internet”, ha apuntado Moreno.

Roma es el siguiente objetivo de Hawkers. En esta ciudad se abrirá la segunda tienda que “no tendrá nada que ver con esta. Será un local especial donde no habrá stocks. Los clientes se probarán las gafas, las elegirán y luego se las enviaremos a donde ellos nos digan gracias a la geolocalización”, concluye David Moreno.

Ahora en portada

Comentarios