Miércoles, 20.02.2019 - 19:37 h

Liberbank lanza una mega ampliación de 500 millones para evitar una opa

Los recursos irán a reforzar las provisiones para acelerar la venta del ladrillo. Subirá del 40 al 50% su cobertura y prepara la venta de 800 millones en dudosos este mismo año.

Masaveu, Tinajero y Oceanwood acudirán para mantener su 25% y las cajas minimizarán la dilución de su posición. Se anuncia en vísperas de que la CNMV levante los cortos. 

Liberbank ampliará capital en 500 millones para acelerar la reducción de inmobiliarios y dudosos

Liberbank se lo juega todo para eliminar las dudas sobre su viabilidad y apuntalar su independencia casi en vísperas de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levante el próximo día 12 la prohibición de los cortos. El banco realizará una macroampliación de hasta 500 millones para sanear el balance y deshacerse de la abultada carga de ladrillo que ha estado alentando expectativas de resultar engullido por otra entidad.

El mensaje de apuesta por el proyecto llega esta vez por parte del ‘núcleo duro’. El fondo Oceanwood Capital, el inversor mexicano Ernesto Tinajero (a través de la sociedad Aivilo Spain) y Masaveu, dueños del 12,6 por ciento, 7,4 y 5 por ciento del capital respectivamente piensan acudir a la operación para mantener su posición según ha detallado el banco. Y la Fundación bancaria acudirá para minimizar la dilución de su 43,8% sin gastar dinero -comprará títulos con el dinero que recaude vendiendo los derechos-. Tomando en consideración que su capital social y capitalización bursátil rondan los 900 millones, la participación de las antiguas cajas podría diluirse a un máximo del 25-30%.

La macrooperación, que supondrá ampliar el capital en alrededor del 50%, deberá ser aprobada en una junta de accionistas convocada para el día 6 de septiembre, pero se desvela en un momento clave. Por un lado, los bancos ya han recibido los resultados del examen de estrés efectuado por el Banco Central Europeo (BCE) y conocen cuánto capital les demandará para el próximo ejercicio en función de su perfil de riesgo.

El banco se enfrenta además a un escrutinio especial cuando el martes de la próxima semana la CNMV retire la restricción a los cortos, cuyas posiciones especulativas pasaron del Popular a Liberbank hundiendo la cotización de forma alarmante. Desde ese 12 de junio, la cotización de la entidad se ha recuperado por completo. Ahora bien, amparada también por un goteo de decisiones de calado.Impacto en beneficio y dividendos

La última, Liberbank vendió su inmobiliaria Mihabitans a Cerberus, al que ha contratado durante siete años para enajene a ritmo acelerado los pisos. Los 85 millones recaudados con la venta de la filial entraron directo al capital. Poco antes y aprovechando que la CNMV había parado el tiempo con los bajistas, el propio consejero delegado Manuel Menéndez reformulaba el plan para vaciar el balance de activos improductivos con objetivos mucho más exigentes. Su objetivo era dar salida a adjudicados por alquileres y ventas por unos 410 millones este mismo año, 625 millones el próximo ejercicio y llegar a los 850 millones en 2019. Y en morosidad, reducirla desde el 11,3% al 9% este año y al 3,5% en 2019.

Ahora se propone redoblar el esfuerzo de provisiones a fin de que la cartera de activos tóxicos -inmuebles y créditos dudosos- cuenten con un 50% de dotaciones frente al 40% actual, lo que permitirá vender más unidades sin sufrir quebrantos. Un esfuerzo que amenaza con pasar factura a resultado y solvencia. Si entra en pérdidas impedirá el pago de dividendos con cargo al resultado de 2017.

Ahí entra en juego la ampliación reforzando su capital al 11,6% fully loaded con cifras reformuladas al pasado mes de junio. Dentro de esta vuelta de tuerca el banco desveló que prepara la colocación de una cartera de deuda de 800 millones de euros de nominal para este mismo año. Hacia 2020 se propone situar la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) en el 8% y prevé abonar dividendos con cargo al ejercicio 2018.

Ahora en Portada 

Comentarios